CF- VIAJES EN EL TIEMPO
 
     
 
 
 
 

LA PATRULLA DEL TIEMPO
The time patrol
(1991)

Poul Anderson

Editorial:
AEdiciones Bl
(2016)


Colección:
Nova

Núm:
---

Páginas:
723


 
     
La patrulla del tiempo

A veces creo que Poul Anderson fue un escritor sin suerte, o al menos sin tener el reconocimiento que se merecería. En 1954 publicó una grandísima obra como es La espada rota... el mismo año que un tal Tolkien sacaba El señor de los anillos. En el prólogo de esta edición me entero que un año después, en 1955, publicó la primera de las historias que integran La patrulla del tiempo, justo el mismo año que un tal Isaac Asimov editaba una de sus obras magnas que hace sombra a cualquier otro novela sobre viajes temporales: El fin de la eternidad. Y claro, Poul Anderson tuvo que competir con estos dos gigantes... Nadie duda de la capacidad y la prosa del autor pero sí es cierto que luchar contra estos dos monstruos como son El señor de los anillos y El fin de la eternidad más bien no lo ha beneficiado precisamente.

La actual edición de La patrulla del tiempo, publicada hace pocas semanas por Ediciones B en su colección insignia, Nova, es la edición más completa que se ha hecho nunca en castellano. Y lo ha hecho a todo lujo: Tapa dura, portada espectacular y sobre todo, todas las historias de los viajes temporales protagonizadas por la patrulla del tiempo, un organismo creado desde un lejano futuro por una poderosa raza -los dalenianos- para tratar de mantener sin cambios la línea de la historia que los ha llevado a ser la civilización que son ahora.

Todas estas novelas y cuentos ambientados en este universo están protagonizados en mayor o menor medida (pues a veces aparece como simple secundario) por Manse Everad, un agente reclutado a mediados del s. XX para convertirse en agente NO asignado; que significa ser un miembro de la patrulla sin época concreta y que tiene potestad para intervenir donde crea que es necesario para salvar la historia. Manse Everad será los ojos de la patrulla en épocas donde existe la posibilidad de que alguien cambie la historia, sea por accidente o de forma expresa.

Huelga decir que los viajes en el tiempo no tienen una dinámica hard, por lo que el autor no se entretiene a decirnos cómo funcionan las máquinas temporales o qué tecnología se aplica y de donde proviene. Simplemente funcionan y llevan a los miembros de la patrulla a la época y el lugar que desean. Es un ejemplo de ciencia ficción completamente soft, volcada a la calidad literaria y mostrarnos lo que Anderson realmente quería: La recreación histórica y como modificarla.

Anderson era un enamorado de la historia y un narrador increíble. En obras como La nave de un millón de años donde repasaba la vida de un seres inmortales o por ejemplo en la recién recuperada La saga de Hrolf Kraki donde plantea una fantasía historia que adapta mitos vikingos, nos damos cuenta que el autor sabe de qué hablaba... o al menos que se documentaba bastante bien – pese a algún pequeño detalle fuera de lugar-. Y su manera de expresar este amor por la historia de nuestro mundo ha sido, en buena parte creando las tramas argumentales de la patrulla del tiempo. De esta manera nos puede transportar al pasado de forma instantánea y jugar, especular con lo que podría haber pasado si en momentos claves se hubiera cambiado la historia. Y curiosamente, como que la historia ya está escrita, estas posibles variaciones se crean a partir de la invención de las máquinas del tiempo de forma que las roturas históricos se convierten casi siempre en paradojas temporales que la misma patrulla - u otras entidades- han provocado al viajar a través del tiempo.

Porqué los agentes del tiempo asignados, por ejemplo, son personas, estudiosos, que viven en épocas pasadas buscando información o estudiando las vidas del momento, pero a veces alteran el curso normal de la historia de forma significativa (los pequeños cambios ya son corregidos de forma natural por continum espacio-tiempo). Podemos encontrar desde agentes que han suplantado personalidades de la época, u otros que se han visto en peligro y han sido descubiertos o también el caso de las alteraciones históricas para el propio provecho que realizan de cuando en cuando una secta llamada los exaltacionistas.

El hecho es que Manse Everard estará allí para intentar que las aguas vuelvan a su cauce. Y lo hará disfrazado o no pero siempre estudiando el terreno de forma que queramos o no, aprenderemos muchísimo de por ejemplo los fenicios, los godos, los romanos o los incas por poner algunos ejemplos. Cierto es que me hubiera gustado más presencia de los exaltacionistas, al menos para poder equiparar los esfuerzos de Manse Everard con otras potencias de la misma importancia que la patrulla del tiempo.

Los relatos y novelas que aparecen en el presente volumen fueron escritas desde 1955 hasta el 1991. Estamos hablando pues de 36 años de diferencia. Se pueden leer en cualquier orden pero quizás vale la pena seguir el que ya nos viene indexado al volumen, especialmente es interesante empezar por "Patrulla del tiempo" (1955) que es cuando Manse Everard es reclutado. Yo recomiendo leer el libro de forma pausada e incluso intercalando otras lecturas entre cuento y cuento. Esto da más frescura al libro pues si es leído seguido quizás se encontraréis situaciones que os hacen pensar en otras que se parecen. Yo la he disfrutado durante cosa de cinco semanas mientras leía también 2 o 3 novelas entre las pausas de las narraciones.

Si nos ponemos a resumir brevemente las historias que integran este volumen encontraremos básicamente situaciones, un tanto diferentes todas ellas, de cómo alterar la línea temporal establecida interactuando de una forma u otra con los habitantes de la época. Nos adentraremos en los reinos persas, en la América precolombina descubierta por chinos, a millones de años en el pasado para contemplar procesos geológicos de magnitud nunca vista, en universos ucrónicos que parecen orbitar alrededor del mundo celta, en la Europa antigua dominada los romanos pero bajo la perspectiva de los godos y otras tribus germánicas y también conoceremos los fenicios que unieron el mediterráneo con el comercio marítimo o contemplaremos las invasiones españolas al imperio inca.

Quizás las narraciones que me han gustado más serían "Delenda est" (a pesar de poseer un final demasiado precipitado), "Marfil, monas y pavos reales", "El año del rescate" y muy especialmente me ha impactado "El pesar de Odín el godo "que creo es la mejor historia de la patrulla del tiempo - curiosamente aquí Manse Everard apenas participa-. En cuanto a "Las cascadas de Gibraltar" es más intrascendente y quizás "Estrella del mar" me ha aburrido un poco. En todo caso son todas historias narradas de forma magistral y que valen todas ellos mucho la pena.


Eloi Puig, 06/06/2016

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.