Pandora en el Congo
TERROR FANTÁSTICO
 
     
 
 
 
 

PANDORA AL CONGO

(2005)

Albert Sánchez Piñol

Editorial:
La Campana (2005)

Colección:
Tocs de Ficció

:
47

Páginas:
592

Otras ediciones:

ESPAÑOL:
2006 Punto de Lectura. Punto de Lectura 116/1

2005 Suma de letras

 
     
Pandora en el Congo

Cuando acabé de leer el último capítulo de Pandora en el Congo, una euforia se manifestaba en mi cabeza en forma de un torrente de imágenes y de sensaciones. Tenía la necesidad imperiosa de ponerme a escribir todo el que pensaba, todo lo que me venía a la mente. Pero me tranquilicé y puse sólo unas cuántas notas por escrito y seguidamente me prometí no reseñarla hasta al menos el día siguiente. No es bueno hacer un comentario con turbulencias en la cabeza. En aquel momento mi valoración se hubiera salido de la escala. Ahora, 12 horas más tarde mi objetividad sólo ha servido para afirmar quePandora en el Congo no se sale de la escala decimal en que normalmente valoro los libros pero que seguro se encuentra en el escalón de más arriba.

Albert Sánchez Piñol nos ha engañado. Pero nos ha engañado de una manera sublime y deliciosa, nos ha hecho soñar y nos ha sacudido con la dura realidad. Aun cuando en su defensa debería decir más bien que nosotros lo lectores nos hemos dejado enredar. Y yo lo continúo estando… y me encanta.

Es imposible no establecer comparaciones entre este segundo libro de Piñol y su obra magna (hasta ahora): La piel fría. Esta última nos explicaba una historia turbulenta en una isla perdida en el Océano Antártico dónde un seres atacaban sin cesar a dos metereólogos que luchaban contra estos y contra su propia locura. Esta fue una novela visceral, dura, precisa, con algunos cabos sueltos pero que reflejava las emociones extremas de los protagonistas de forma estremecedora.

Pandora en el Congo es en parte una revisión de la misma historia, de los mismos escalofríos, de la misma claustrofobia (aquí mucho más acusada), con otros seres y con otras motivaciones, reflejando más intensamente emociones como el amor y el odio y en cambio apartando a momentos puntuales el terror. Sí, es el mismo argumento, repetido y ampliado, pero sobre todo mejorado.

Pero no se acaba aquí. Piñol a tejido dos historias en una, perfectamente entrelazadas: Por una parte un juicio a un hombre, Marcus Garvey, que ha sufrido experiencias extremas en el Congo luchando contra una raza de seres subterráneos. Thomas Thomson es llamado a escribir el libro de las peripecias del reo para mirar que estas sirvan para ayudar en su juicio por asesinato. Un escritor joven e inexperto que se enamora de la historia de Marcus Garvey como si fuera propia y dónde vierte todo su talento. Las aventuras de Garvey en el Congo son la segunda historia, el grueso de la novela. Allí encontrará el terror absoluto y el amor más tierno, la esclavitud y la libertad, el hostigamiento y la redención. En el Congo todo es posible.

Las dos historias encajan y se complementan a la perfección. Todos tendremos nuestra preferida, todos querremos que una se imponga a la otra pero el autor nos traiciona, nos humilla con su retórica porque nos hace estar pendientes de cada línea escrita sin darnos cuenta de lo que pasa a nuestro alrededor. Pero consigue que tanto las aventuras en la selva de Marcus Garvey como el proceso de escritura del libro por parte de Thomas Thomson en una Londres en plena 1ª Guerra Mundial perduren en nuestras mentes pese al intento casi de genocidio que propone el autor de parte de su novela. Las dos historias tienen dos clímax de forma que disfrutaremos del libro por partida doble, y entre alegrías y frustaciones podremos afirmar haber leído una obra universal que puede pasar por una de las mejores de los últimos años.

Pandora en el Congo versa sobre muchos temas: Uno de los principales es la literatura, el autor nos hace ver como pocos lo que un libro es capaz de hacer, como las palabras escritas con pasión pueden cambiar la estructura de las cosas, el estilo y la ambición del antropólogo (Piñol lo es) consigue que las facciones de nuestro rostro canvien constantemente: Angustia, emotividad y sorpresas, muchas sorpresas. Podemos pasar de la frustación a la complacencia y viceversa en pocos instantes.

La clasificación de la novela es un tema complejo. Se mueve entre la novela policiaca y el género fantástico, con toques importantes de terror, aventuras y hechos históricos. Casi haciendo un chiste podemos decir que Pandora en el Congo es una novela antropológica pues la humanidad con sus ambigüidades y con sus sentimientos viscerales es en último término la protagonista absoluta de esta obra maestra.

¿He dicho obra maestra? Me extraña que no lo haya afirmado antes. Sí, una obra maestra. Si La piel fría ya ha sido traducida del catalán a 30 lenguas, Pandora en el Congo no se debería quedar corta, al contrario, debería superar por lógica este hito.

 

Premios:

 

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: