El león, la bruja y el armario
FANTASÍA JUVENIL
 
     
 
 
 
 

EL LLEÓ, LA BRUIXA I L'ARMARI
The lion, the witch and the wardrobe
(1950)

C.S. Lewis

Editorial:
Destino Infantil & Juvenil (2005)

Colección:
Les Cròniques de Narnia

Nº:
2

Páginas:
235

Lecturas relacionadas:
El sobrino del mago
El caballo y el muchacho
El príncipe Caspian


Otras ediciones:

CATALÁN:
1991 Edhasa, Clàssics moderns

CASTELLANO
1987
Editorial Andres Bello, Crónicas de Narnia, 1

1995 Alfaguara, Crónicas de Narnia, 1

2000 Editorial Andres Bello, Crónicas de Narnia, 1

2003 Editorial Andres Bello, Crónicas de Narnia, 1

2005 Destino Infantil & Juvenil, Las Crónicas de Narnia, 1


 
     
El León, la bruja y el armario

Es curioso como la memoria juega contigo. Uno de aquellos flashes que te vienen a veces a la cabeza, una de aquellas sensaciones que corren por tu mente muy de tanto en tanto y que no sabes muy bien de dónde salen, una imagen concreta y bien definida pero que cuesta de situar en el tiempo… todo esto y más es lo que me evoca El León, la bruja y el armario. Pero no estoy hablando de la novela de C.S. Lewis que intentaré reseñar en estas líneas si no de la pelicula, y no de la última, estrenada hace pocas semanas en las pantallas de medio mundo (la cual vale la pena ver también, ni que sea para poder contemplar un castor vestido con cota de mallas), si no de la primera versión de esta, en dibujos animados, de mediados de los años 80 (creo). Aquella por película, junto con la lectura de El Hobbit algo más tarde, fue uno de mis primeros encuentros con la fantasía… y siempre más me ha acompañado sin saberlo, sólo despertando en mi memoria en alguna conversación melancólica con viejos amigos.

Soy un melancólico nato, miro a menudo al pasado y poco al futuro y cuando vi el trailer cinematográfico de El León, la bruja y el armario bajo el nombre de Crónicas de Narnia pensé simplemente: "Parece espectacular", pero cuando leí el subtítulo: El León, la bruja y el armario todas estas sensaciones y melancolías varias despertaron de golpe como por arte de magia. Con todo esto quiero remarcar que estas palabras despiertan todavía ahora en mí algo semejante a una escalofrío y una emoción porque recuerdo que la película me gustó mucho, aun cuando pasaban cosas terribles.

Los tiempos han cambiado y ahora por fin me he leído el libro. Este fue el primero que escribió Lewis dedicado a las crónicas de Narnia, aun cuando cronológicamente está situado tras El sobrino del mago. Las aventuras esta vez rodean a cuatro hermanos que han debido marcharse a vivir al campo inglés para huir de la Segunda Guerra Mundial. Allí encontrarán una puerta mágica que los trasladará al mágico mundo de Narnia donde parece que ya los esperen para ayudar a combatir la terrible bruja blanca. Por el camino conocerán todo tipo de animales que los irán ayudando en sus tareas, pero también habrán de convivir con la traición y con el sacrificio de estos (para mí el mejor momento del libro y también de las películas… ahora ya se porqué me venía aquel ligero escalofrío cuando pensaba en la versión de dibujos animados).

Lewis resalta los valores que cree deberian tener los niños (al menos entonces): Amistad, sacrificio, ayuda, valor… pero lo hace de una manera poco sutil, muy dirigida a parecer una doctrina aleccionadora, por cierto de cariz bastante machista. El autor plantea la novela con un estilo todavía más conservador que en El sobrino del mago. Tampoco me ha gustado la aparición estelar y algo absurda de Papa Noel que sinceramente creo que el autor se la podía haber ahorrado. Obviamente pero, el talento y la imaginación por describirnos las aventuras en Narnia se palpan en las páginas del libro, pero este marcado tono infantil me inquieta. Pero se claro, la novela va más dirigida al Eloi de hace 25 años que al actual.

En fin, con El León, la bruja y el armario, continuaremos disfrutando (sobre todo los más pequeños) de una buena combinación de aventura y fantasía. Perfectamente legible en una tarde de aburrimiento ni que sea para despertar los viejos recuerdos que tenemos escondidos en la cabeza y para recordarnos lo que nos asustaba o emocionaba cuando eramos (un poco) más jóvenes.

 

Premios:

 

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: