Àxon
CF- PODERES MENTALES
 
     
 
 
 
 

ÀXON

(1985)

Pere Verdaguer

Editorial:
la Magrana (1998)

Colección:
L'Esparver

Núm:
41

Páginas:
120

Otras ediciones:

Ignoro si hay traducción al español

 
     
Àxon

Pere Verdaguer es un completo desconocido para mí. No conocía su obra, ni probablemente la hubiera conocido nunca si mi mujer no me hubiera insistido en que leyera Àxon, una novela corta que le impresionó en su adolescencia y que fue uno de sus primeros contactos con la ciencia ficción.

Àxon nos cuenta la sorprendente historia de Lluís, una joven profesor de instituto que de pronto un día observa como el mundo a su alrededor se ralentiza: Pájaros que vuelan poco a poco, conversaciones a cámara lenta… pero dónde también ocurren otros hechos inexplicables en un entorno de instituto privado y clerical.

Es un comienzo prometedor pero que el autor no sabe desarrollar. El gran problema de esta novela corta es que Pere Verdaguer ha querido presentar su obra bajo dos enfoques diferentes: El de la intriga policiaca y el de la ciencia ficción dura. La cuestión es que no se decanta por ninguno de los dos y acaba por no profundizar en nada. También es verdad que las teorías que apunta quedan resueltas pero sin atar todos los cabos. Algunos aspectos se obvian al final del libro.

La novela tiene dos partes bien diferenciadas. Los primeros cuatro capítulos son densos, lentos; en ellos se presenta un escenario dónde se desarrollará una futura trama pero que sólo apuntala brevemente el tema principal. El autor tiene tendencia a irse por las ramas describiéndonos las biografías de personajes secundarios, para que el lector tenga un abanico de personajes sospechosos, el problema es que en aquel momento no son sospechosos de nada y la lectura se hace flácida y aburrida.

Aun así, tras el capítulo cuatro, hay un cambio de inflexión, Verdaguer escribe para ir al grano, se quiere mover dentro la intriga policiaca mientras nos aporta mucha información técnica sobre el fenómeno que da pie a la novela y sobre la neurología -una información bastante densa por el lector profano-. Una mezcla que no acaba de cuajar y que desemboca en un final trepidante pero rápido y fácil dónde las soluciones vienen envueltas en papel de regalo.

Mi opinión es que el libro hubiera ganado en consistencia y tensión si este se hubiera narrado en primera persona. Lo digo porque las experiencias traumáticas de nuestro profesor se podían transmitir mejor si las explicaba él mismo… como por ejemplo se hace en novelas con una estructura parecida como Muero por dentro o Flores para Algernon.

En definitiva, una idea muy interesante que se pierde paulativamente en una intriga que no viene mucho al caso

 

Premios:

 

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: