Los Premios Hugo 1973-1975
CF- ANTOLOGÍA
 

LOS PREMIOS HUGO 1973-1975
The Hugo winners
(1977)

Varios autores

Editorial:
Martínez Roca (1988)

Colección:
Gran Super Ficción

Núm:
---

Páginas:
333


   
Los Premios Hugo 1973-1975

Una antología dedicada a las obras ganadoras del Premio Hugo entre los años 1973 y 1975 en las categorías de novela corta (NC), relato (R) y relato corto (RC) -presentadas por Isaac Asimov- que resulta muy desigual.

Si me la compré fue por que aparecían obras como Una canción para Lya que me llamaban mucho lo atención. También he redescubierto autores como Úrsula K. Le Guin o Larry Niven que tenía algo infravalorados pero por desgracia la antología se sustenta con dos o tres grandes obras mientras que el resto es mediocre. Aún así, sólo por leer las novelas cortas mencionadas anteriormente vale la pena comprarla.

El nombre del mundo es bosque
He tenido que esperarme a leer tres novelas de la señora Úrsula K. Le Guin -aunque esta sea una novela corta- para quedar plenamente satisfecho con esta autora.

Los humanos están explotando el mundo 41, también denominado "Nueva Taití", un mundo virgen cubierto de agua y selvas con una raza humanoide que las habita: Los creechi. Las relaciones entre humanos y creechi se basan en la esclavitud hasta que un hecho provocará una revuelta que poco a poco se irá generalizando.

El nombre del mundo es bosque no me ha sorprendido porque sigue algunos esquemas que ya se daban en La mano izquierda de la oscuridad pero esto no significa que la valore menos, al contrario, la encuentro mejor que su obra insignia.

No es en vano que compare esta obra con La mano izquierda de la oscuridad. Las dos están ambientadas en el universo del Ecumen y las dos tienen como patrón principal el choque de culturas y las relaciones posteriores al "Primero contacto". Las dos tienen profundas implicaciones filosóficas sobre la vida y el clima extremo del planeta, sobre como vivir y dejar vivir, pero en este caso, esta novela corta creo que sale mejor parada. También es verdad que esta vez, la autora explota más la vena ecologista que da lugar a una mayor implicación del lector.

El nombre del mundo es bosque nos muestra dos maneras de pensar diametralmente opuestas: La de algunos humanos, empeñados en hacer las cosas mal y la del héroe creechi, que lucha tal cual Espartaco contra el invasor. Aquí creo que falla algo la autora por presentarnos personajes con una personalidad tan extremamente marcada. Los "buenos" son muy buenos y el malo es uno de los dementes más carismáticos (como demente) que recuerdo. Claro, que en medio, Le Guin nos col.loca el típico científico antibelicista. Pero l'autora tiene estilo, tiene mano izquierda (chiste fácil) y utiliza una prosa rica que nos introduce fácilmente en la obra.

Novela pues, muy recomendable, escrita a comienzos de los 70, bajo la influencia de la Guerra del Vietnam y quizás bajo los efectos de algún estupefaciente... en todo caso, una pequeña obra maestra.

El canto del chivo
El enfrentamiento futurista entre el Hombre y la máquina que lo controla todo y que vela por el bienestar humano no dejándolo tomar su propio camino es la base argumental para que el autor nos intente describir una historia entre un rebelde y el Dios máquina SUM.

El canto del chivo es una cuento confuso, que Anderson no encara bien desde el comienzo. Pocas veces me ha pasado que haya estado 3 o 4 páginas sin saber de qué va una historia. Más tarde se arregla e incluso Anderson muestra oficio en esto de narrador pero la desigual historia no acaba de enganchar.

La reunión
Cuento de carácter más moral que fantástico que nos describe la decisión que tiene que tomar un padre en cuanto a operar o no a su hijo, por instantes me recordó a Flores para Algernon. Bien narrado pero con poco contenido.

La maldición de Eurema
Simpático cuento corto que intenta reflexionar sobre las personas supuestamente con poco talento y/o estúpidas. No conocía a Lafferty de nada pero me ha gustado su estilo. Final algo pobre.

La muchaca que estaba conectada
Una aproximación a la realidad virtual es la base de este relato confuso y mal desarrollado. La historia de una chica que resta conectada a un aparato que le permite mover otro cuerpo a través de su cerebro. Una idea que se hubiera podido explotar de forma diferente y que acaba intentando ganarse al lector a través de sentimentalismos baratos. No me ha gustado.

El Pájaro de la muerte
Ellison nos habla metafóricamente de la religión, de la teoría de Gaia, la locura, la vida... pero de una manera curiosa, proporcionando las piezas de un puzzle que el mismo lector se tiene que construir para entenderlo, en cierto modo, este estilo me ha recordado a Gene Wolfe con La Quinta cabeza de Cerbero, escritos los dos con un estilo curioso que te exige pensar y construirte la historia cosa que a priori es un obstáculo para que la obra te guste pero que a la larga le acabas encontrando su sentido.

El autor nos da una visión onírica de la eutanasia más grande de la historia en este relato cargado de metáforas y significados ocultos. No siempre queda del todo claro que nos propone el autor pero el tema de trasfondo: Dios y su relación con el hombre es lo suficiente interesante como para que considere este cuento corto uno de los más originales que he leído últimamente pese a su composición caótica.

Los que se alejan de Omelas
Úrsula K. Le Guin nos presenta este relato corto, de matices filosóficos (como sólo sabe crear ella) y con carga sentimental y de culpabilidad. Un relato que me ha gustado y que parece más una crítica despiadada al mundo occidental. Quizás es aventurado afirnar esto, pero es la sensación que me ha hecho coger a mí: "Nosotros somos felices porqué hay gente desgraciada que sustenta nuestra felicidad". Es un relato metafórico, escrito con un buen estilo y con fluidez. Recomendado. También ganó el premio Nébula.

Una canción para Lya
Y llegamos a la crême de la crême de esta antología. Una Canción para Lya marcó el inicio de la exitosa carrera literaria de George R.R. Martin. Un argumento preciso y completo, unas descripciones esmeradas, unos personajes creíbles... toda una joya sobre la religión, los sentimientos, el miedo, el amor, envuelto en un argumento que gira entorno a la investigación por parte de dos telépatas de una religión extraterrestre que provoca que el 100% de la población natural del planeta Shkeen se suicide al llegar a cierta edad ofreciéndose a un parásito que los va chupando durante meses el cerebro... al fin y al cabo un rito respetable hasta que esta mística religión también empieza a tener adeptos humanos.

La calidad literaria de esta obra es asombrosa: Es capaz de hacernos reflexionar profundamente sobre temas tan candentes como la religión y el papel de las divinidades, pero también de atraparnos en una historia dónde se nos promueve la curiosidad para saber más, dónde los personajes nos hacen sufrir y dónde Martin especula como nunca sobre los sentimientos, no humanos ya, si no universales.

Martin no quiere darnos una visión simplista del problema, no proclama quien son los "buenos" y quienes los "malos", qué enfoque del asunto es el correcto... porque todos los sentimientos, todas las solucuines pueden ser buenas depende de como uno se lo mire.

En definitiva, una obra imprescindible para cualquier aficionado a la CF y para los que no lo son. Tanto por su simpleza a la hora de exponer los temas como por las profundas implicaciones de estos. ¡Chapeau!

A la deriva ante los islotes de Langerhans: Latitud 38º 54' N, longitud 77º 00' 13'' O
Una obra mucho metafórica que plantea un argumento casi fantástico para mostrarnos las peripecias del protagonista para encontrar su alma perdida... buscada en su propio cuerpo. Sinceramente, no la he acabado de entender y eso que el estilo de Ellison me ha gustado, es agradable, y bien estructurado... pero la línea argumental acaba siendo caótica y las explicaciones finales sin sentido aparente (por mí). Lástima.

El Hombre agujero
Niven no es uno de mis autores preferidos, pues dónde siempre me había esperado una grande historia (Mundo Anillo; La Paja en el ojo de Dios) me he encontrado con una pequeña decepción, en parte por su vertiente "Dura", en parte por tener una obra sobredimensionada, pero en este cuento, El Hombre agujero, la cosa es diferente: Niven especula sobre agujeros negros de tamaño de cuantos con gracia y con un argumento consistente por el tamaño del relato.

Un buen relato, que es capaz de despertar la curiosidad del lector por la física del universo, bien conseguido.

 

Premios:

Premio Hugo para todas las obras

 

Búsqueda:
  Creative Commons License
Este texto esta bajo licencia de Creative Commons.
Relatos que contiene esta antología:
1972 (NC) El nombre del mundo es bosque - (Úrsula K. Leguin)
1972 (R) El canto del chivo - (Poul Anderson)
1972 (RC) La reunión - (Frederik Pohl y C.M Kornbluth)
1972 (RC) La maldición de Eurema - (R.A Lafferty)
1973 (NC) La muchacha que estaba conectada - (James Triptree Jr.)
1973 (R) El Pájaro de la muerte - (Harlan Ellison)
1973 (RC) Los que se alejan de Omelas (Úrsula K. Le Guin)
1974 (NC) Una canción para Lya - (George R.R. Martin)
1974 (R) A la deriva ante los islotes de Langerhans: Latitud 38º 54' N, longitud 77º 00' 13'' O - (Harlan Ellison)
1974 (RC) El hombre agujero - (Larry Niven)
Podeis buscar vuestro libro en: