Quimera
FANTASÍA JUVENIL
 
     
 
 
 
 

QUIMERA
(2018)

Margarida Aritzeta

Editorial:
Onada Edicions
(2018)


Colección:
Maremagnum

Núm:
22

Páginas:
194

Traductor:

Lecturas relacionadas:
Sol de otro mundo


Otras ediciones:

No existen ediciones en castellano

 
     
Quimera

El título de esta fantasía juvenil escrita por la veterana Margarita Aritzeta parece sencillo y conciso pero esconde significados y sutilezas que a primer golpe de vista son difíciles de discernir. Porque una Quimera es un monstruo de la mitología griega pero también una palabra que nos puede llevar a perseguir una ilusión inalcanzable o quizás también un mundo más allá de la razón que juega con nuestra percepción a fin de otorgarnos lo que más deseamos. Trataré de explicarlo mejor a través de la trama argumental:

Yubley es un chico cubano que llega (supuestamente) a Barcelona invitado por unas familias. Tiene la ilusión de conocer Europa, de disfrutar de los parques de atracciones, de bañarse en un mar diferente, en definitiva de experimentar y vivir la adolescencia como nunca antes había soñado. Pero al poco de entrar en el metro es víctima de un robo y de rebote se ve inmerso en una trama repleta de perjuicios por los ciudadanos que lo rodean. Al mismo tiempo vislumbra una chica de la que se enamora perdidamente a simple vista y de repente aparece en túneles del metro sin casi darse cuenta. Sí, es un comienzo vertiginoso pero que nos atrapa rápidamente.

A partir de ahí su vida cambia de forma inexplicable pues parece que se encuentre en otra ciudad a pesar de compartir elementos de la que acababa de aterrizar, se encuentra en otros túneles donde los hitos de sus habitantes están condicionadas a escapar, a liberarse. Pero allí encuentra la amada de la que se ha enamorado y no sabe si querer volver a su mundo real o continuar experimentando en este espacio tan extraño; como es lógico Yubley sufre para entender a qué realidad extraña ha ido a parar. Y nosotros también.

Aritzeta juega con Yubley porque en ningún momento el chico se da cuenta de lo que pasa a su alrededor: Se trata de un mundo similar donde en la misma ciudad viven personas brillantes, como modelos extraídos de la mente de un programador y de otros que se hacen llamar quimeras y que parecen sublevados y poseen el anhelo de huir, de cambiar el status quo. Yubley se plantea qué es la realidad y poco a poco la novela se convierte en una parábola dickiana donde los sentidos de en Yubley parecen engañarle y la percepción de esa realidad se vuelve confusa. El hecho de mezclar de forma explícita personajes de la mitología griega aún añade confusión y a los lectores nos deja más perplejos.

Decía que nosotros como lectores tampoco sabemos por donde la mente de la autora nos lleva de forma subrepticia. Aritzeta también juega con el lector pues no explica en ningún momento cuál es o cómo funciona este mundo alternativo donde ha traspasado en Yubley. Sólo ofrece algunas pistas que podemos interpretar como queramos. Quizá las más claras son las referencias a los dos únicos libros que se pueden encontrar en los quioscos de la extraña ciudad: Un mundo feliz de Aldous Huxley y especialmente Introducció a l’ombra de Manuel de Pedrolo. Pero sin embargo el lector le costará abrir la mente a este extraño universo donde la realidad se comparte con elementos propios de los videojuegos.

Es posible que nos cueste captar el objetivo al que la autora vallenca quería llegar pero para compensarlo encontraremos una prosa fluida, dinámica y llena de vida que no nos dejará tiempo a pensar demasiado. Sí, Aritzeta escribe con oficio y empuja con ritmo la extraña trama argumental. Hay que pensar, sin embargo, que ha tejido un argumento insólito en torno a la palabra "Quimera", uniendo los hilos de sus significados hasta presentar una fantasía que sí, a veces nos recuerda a Dick, otras a Pedrolo o Huxley pero que no deja de ser un guiño a un punto de nuestra vida tan alterado y perturbador como la adolescencia y las contradicciones y anhelos que representa.

Lectura, pues, intensa; historia narrada con ganas pero demasiado rocambolesca que deja a Quimera como una novela difícil de etiquetar y de asimilar. Quizás lo más fácil sería definirla como una lectura desinhibida que bebe de la fantasía y mitología griega y que pretende alternar con los universos paralelos sin olvidar la dura realidad de aquellas quimeras que llevamos todos en nuestra cabeza, aquellos deseos inalcanzables. Cada lector tendrá que decir la suya.

Eloi Puig
29/06/2019

 

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.