Lago negro de tus ojos
TERROR CÓSMICO
 
     
 
 
 
 

LAGO NEGRO
DE TUS OJOS

(2019)

Guillem López

Editorial:
Alianza Editorial
(2019)


Colección:
Runas

Núm:
---

Páginas:
133


 
     
Lago negro de tus ojos

Este hombre me volverá loco. Sí, sí, estoy hablando de Guillem López, el autor de Castellón que hace muchos años entró de golpe en las tranquilas vidas de los lectores de género con aquella grandiosa Challenger. También me refiero al mismo autor que nos adentró a las profundidades de la miseria con La polilla en la casa del humo y que más tarde nos hizo saltar la cabeza con Arañas de Marte. Y ahora, no contento del mal que ha hecho, nos suelta como quien no quiere la cosa Lago negro de tus ojos, una novela que tampoco es lo que parece y que nos dejará con los ojos muy abiertos

Me volverá loco. Pero me gusta.

Si es cierto que en Arañas de Marte, López nos manipuló con una narración que sobreponía varias capas de realidad a la vez, aquí el autor va más allá y nos ofrece una historia contada por un narrador diferente, una persona supuestamente partícipe de los acontecimientos pero que no podemos creernos al 100%, que no podemos fiarnos de lo que nos dice. Quizás porque está loco, o tal vez porque en su mente le llegan imágenes nítidas que nos transmite a menudo como si describiera un cómic. El hecho es que este sugerente punto de vista narrativo es un añadido más a una trama que López conduce con mucha maestría en la que parece que tengamos que encontrar las  migas, las pistas que necesitamos para entender un final que nos golpeará fuerte.

Ya veo que voy demasiado deprisa. Os estoy confundiendo y no se trata de eso. Aunque pueda parecer que Lago negro de tus ojos sea una lectura extraña, esto no es del todo cierto. Es una obra para consumir de forma lenta y relajada y extraer las oportunas conclusiones. De hecho, me leí íntegramente este libro en unas vacaciones en la ciudad de Haarlem (Holanda) y buena parte de sus páginas las degusté junto a una buena cerveza (Sí, de acuerdo, no era belga pero también era convincente) mientras el camarero me preguntaba de qué iba la novela. Yo al principio le dije sencillamente "Ciencia ficción". Y sí, pero no. Guillem López nos ha ofrecido un homenaje, también una visión particular sobre un fenómeno que hace décadas que arrastra la literatura de terror y ciencia ficción. Y lo cierto es que ha plasmado perfectamente aquel espíritu que muchos otros autores han perseguido anteriormente sobre dicho fenómeno literario (estoy utilizando eufemismos para no hacer spoliers). Un espíritu y una trama que ya se desvelan de forma clara al leer la última frase en la página 110 (no miréis, sed pacientes).

Vamos un poco al grano: En El Clot, País Valenciano, ha aparecido una extraña laguna, un piélago oscuro de grandes proporciones. De hecho, este incidente se ha repetido por muchos lugares del planeta, pero el de El Clot es el más grande. Desde hace años que el gobierno y ciertas agencias de carácter reservado los estudian. Los turistas vienen a manadas, atraídos por la singularidad y el morbo que provocan las lagunas y los insectos se acumulan de forma excepcional haciendo que la vida de los autóctonos se vuelva cada vez menos soportable. A El Clot llega Carla, nacida en el mismo pueblo y donde todavía tiene muchos vínculos a pesar de haber vivido muchos años en el extranjero. Es periodista y busca la pista de una famosa desaparecida cerca de la laguna. Y se encontrará a Bernat, nuestro protagonista, nuestro narrador que destapa poco a poco el entramado de lo que ocurre en el piélago negro y sus alrededores, pero también nos induce a pensar como él que por algo es el narrador. Claro que tal vez las percepciones del Bernat a posteriori deberían hacernos reflexionar más y no sólo dejarnos pensar que ha enloquecido, quizás ha pasado por un trauma tan extraordinario que se piensa que nos describe la verdad, que su percepción de la realidad es la correcta y no un invento del subconsciente. Lo más fácil es creer esto último, claro, pero las novelas de Guillem López no nos ponen nunca las cosas fáciles.

La novela es un ejercicio introspectivo donde el protagonista narra de forma omnisciente pero a la vez parece que también forme parte de ella desde una perspectiva holística, como si la contemplara de lejos. La narración a menudo es visual, extremadamente cinematográfica, que incluso bebe sin esconderse del mundo del cómic. La visualización de esta narración de la que no te puedes fiar, pues, parece un descenso progresivo a la locura de Bernat. O no, porque recordad que estamos leyendo una historia del Guillem López.

Sea como sea, Lago negro de sus ojos es una gran apuesta para vincular un terror profundo y demasiado perturbador para describirlo con una trama simple y que ata sentimientos reencontrados y una ambientación angustiosa, cercana y vibrante. A destacar unos capítulos finales con reminiscencias sinestésicas que son una delicia.

¡Ah! ¿Que no me acabáis de entender? Casi mejor, así leeréis la novela sin perjuicios y sin expectativas. Quizás tampoco debáis fiaros de este humilde reseñador que os habla, total leí la obra mientras bebía cerveza holandesa y estudiaba la ciudad de Haarlem por si aparecía una laguna negra. Así que vosotros mismos… pero leedla.

Eloi Puig

05/27/2019

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.