Embassytown
CF- CONTACTOS
 
     
 
 
 
 

EMBASSYTOWN
Embassytown
(2011)

China Miéville

Editorial:
Fantascy
(2013)


Colección:
---

Núm:
---

Páginas:
446


 
     
Embassytown

China Miéville es una debilidad para mí. Desde que degusté su primera obra traducida al castellano, La estación de la calle perdido, que sigo boquiabierto del estallido de imaginación y la calidad literaria que vierte en sus novelas. Es cierto que después de la trilogía dedicada a Bas-Lag me he saltado un par de traducciones que aún tengo pendientes en la pila, pero precisamente por este motivo, cuando me enteré de que el sello Fantascy abría fuego con su nueva línea editorial precisamente con una novela de China Miéville no pude esperar, no podía ser que me siguiera perdiendo la creatividad de este autor.

Inaugurar una colección con nombres tan conocidos como Miéville o Bacigalupi tiene mucho mérito y es una andanada espectacular para los seguidores de la buena ciencia ficción. Y Embassytown evidencia que detrás del sello hay gente bien enterada de lo que se mueve por estos mundos del fandom tanto extranjero como estatal.

Embassytown no decepciona. Después de leerla no puedo hacer más que seguir aplaudiendo la genialidad del inglés ante nuevos retos. Si con la serie de Bas-Lag ya evidenció una capacidad única para sumergirnos en un sentido de la maravilla esplendoroso, visceral, caótico y único, ahora toca contenerse y entregarnos en bandeja una historia que no renuncia para nada al sentido de la maravilla que hablábamos, pero sí apuesta por seguir un camino más contenido, más planificado, más dirigido, para convertirse en una de las novelas más originales de los últimos años.

Embassytown, la ciudad embajada es un puesto de avanzada en un planeta muy lejano, en los confines del universo conocido. Una ciudad colonizada por una humanidad que se ha expandido por la galaxia y que ha conocido otras formas de vida y razas inteligentes; una de las cuales, los ariekeis, es la raza dominante del planeta. Una raza pacífica con una particularidad importante: Es esclava de su Idioma (así, con mayúsculas); su capacidad de comunicación es única en el universo y hasta muchos años después del primer contacto, los humanos no han hallado la manera de establecer conexión con ellos y comunicarse a través de los Embajadores, humanos preparados para poder hacer de puente entre ambas culturas y establecer relaciones comerciales.

Miéville nos ofrece una historia digna de la mejor ciencia ficción especulativa. No es la primera vez que la lengua o la comunicación son los protagonistas principales de una historia de ciencia ficción: Desde clásicos como La persistencia de la visión de John Varley o las obras de Jordi Solé y Camardons, siempre explorando la comunicación como vía para desarrollar nuevas ideas, la ciencia ficción en cualquiera de sus formatos ha tenido muy en cuenta la comunicación. Quizás la obra que me ha impactado más en este aspecto es el cuento "La historia de tu vida" de Ted Chiang que da el título a una de las mejores antologías de ciencia ficción de todos los tiempos pero Embassytown no se queda corta y también nos ofrece una grandísima historia.

La novela está narrada por Avice, una chica que regresa a su planeta natal justo en un momento crucial: Durante el relevo de un nuevo embajador llegados por primera vez desde el planeta madre (no, no me he equivocado con la ese de "llegados"). Un cambio que producirá un efecto demoledor entre las relaciones hasta ahora pacíficas de los Ariekeis (también llamados Anfitriones) y los humanos. El autor nos traslada durante la primera mitad del libro a los antecedentes del momento actual a través de flashbacks sobre la infancia y madurez de Avice que nos permiten entender la complejísima sociedad montada en La ciudad embajada para poder entender y comunicarse con los Anfitriones . La segunda mitad de la novela transcurre ya toda en tiempo presente y desarrolla una crisis nunca vista en el planeta causada precisamente por la comunicación entre especies.

Como decía, el argumento (que no destriparé más) es sobretodo original, la trama adictiva y la resolución impecable, además la historia está repleta de detalles sobre la forma de vida de los Anfitriones y su fauna que siguen el hilo de la obsesión orgánica que tiene Miéville por las formas de vida que aparecen en sus obras. El autor nos plantea una trama argumental in crescendo aunque quizás le falta un poco de agresividad en algún momento, de emoción; una trama engullida por la originalidad y la puesta en escena del verdadero protagonista del libro: el Idioma que hablan los Anfitriones y que especula una vez más en nuevas formas de comunicación y por tanto nuevas formas de entender la realidad que nos rodea.

Un gran comienzo para Fantascy y un nuevo éxito para Miéville. ¡No os la perdáis!

Eloi Puig, 10/07/2013

 

 

Premios:

2012 Locus

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: