Aniquilación
CIENCIA FICCIÓN
 
     
 
 
 
 

ANIQUILACIÓN
Annihilation
(2014)

Jeff VanderMeer

Editorial:
Destino
(2014)


Colección:
Áncora y Delfín

Serie:
Southern Reach, 1

Núm:
1293

Páginas:
236

Lecturas
relacionadas:


Autoridad
Aceptación


 
     
Aniquilación

El miedo a todo aquello desconocido e inexplicable no es un argumento nuevo en el enorme abanico de la ciencia ficción. De hecho, filosóficamente hablando, la curiosidad para intentar comprender hechos que nos afectan a nivel individual o global es innata en la condición humana. Y nosotros, ensartados en nuestra sobervia, siempre pensamos que podremos comprender y racionalizar estos efectos que estamos observando.

Y no siempre es así. Jeff VanderMeer es un autor que quiere adentrarse en el laberíntico mundo de la psicología hacia lo desconocido. Y eso es complicado. Primero porque la novela debe estar muy enfocada a resolver un misterio que tal vez no sea desvelable y esto puede frustrar al lector - o abrir los ojos a una nueva maravilla del universo, claro-. Segundo, porque al envolver la acción y los personajes de una áurea profundamente vinculada con la psicología y la búsqueda de la realidad la novela  tiende a volverse confusa en algunos aspectos y esto también puede destrozar las espectativas del lector.

Así pues hay que escribir con mucha precisión y tacto para contar una historia que parece que a priori no quiere ser descrita con claridad, que parece ser un tubo de ensayo donde el autor pueda explayarse narrando en diferentes tonos una trama que se sustenta básicamente por la curiosidad. Tanto le interesa al autor mantener esta áurea de misterio que la novela  ya empieza inmersa en ella sin ningún preámbulo: El Área X es un territorio extraño, oficialmente afectado por un desastre medioambiental, pero que en realidad se trata de una zona donde las leyes de la biología y quizás de la física han dejado de tener sentido. Varias expediciones de científicos han sido enviadas para investigar y todas han fracasado: O han desaparecido, o la locura los ha marcado hasta el punto de matarse entre ellos, o han vuelto en estado catatónico.

Ahora, la duodécima expedición, compuesta por una psicóloga, una topógrafa, una antropóloga y la protagonista, una bióloga, son enviadas de nuevo a intentar descubrir las causas y misterios del Área X -Para comparar un poco el arranque de la novela podríamos hacer un símil con Picnic junto al camino, de los hermanos Strugatsky,  y la necesidad de exploración a pesar de la falta de información de un área donde los peligros potenciales son enormes-. Hay que decir que VanderMeer no especifica en ningún momento de esta primera novela qué gobierno o entidad estudia la misteriosa área, ni tampoco en qué país se encuentra. Son detalles que ayudan aún más a que la el punto de arranque resulte provocador y un tanto magnético.

En el Área X, las científicas se toparon con un medio angustioso, con una flora y una fauna enigmáticas que a pesar de ser reconocibles también aparentan comportarse de forma diferente. En este punto me ha recordado algunas novelas de J.G. Ballard como El mundo sumergido o El mundo de cristal. La primera por la angustia, el calor y el medio claustrofóbico que hacen cambiar el comportamiento del protagonista hasta límites insospechados; la segunda por el sentido de la maravilla que despierta estudiar fenómenos incoherentes en las profundidades de un área salvaje.

También tendremos que incorporar nuevos nombres a las influencias del autor. Lovecraft por ejemplo: Su capacidad de llevarnos por lugares oscuros y terribles donde parece que una mente o una entidad muy poderosa esté dictando el destino de todo lo que lo rodea y al mismo tiempo nuestra mente incapacitada para contemplar lo que no es posible sin trastornarnos y por tanto de entrar fácilmente en la locura o la esquizofrenia. ¡Puro Lovecraft!

Pero como decía antes, hay que tener no sólo un buen nivel literario - que está- sino también suficiente mano izquierda para que el lector se sienta cómodo con la lectura. VanderMeer intenta compaginar los largos párrafos de descripciones con flashbacks de la vida de la bióloga. Al principio entran bien, pero poco a poco se van haciendo pesados de manera que en vez de realzar la narración, la lastran, básicamente porqué el lector tiene enfocada toda su atención en lo que ocurre en el presente, en el Área X, y le importa relativamente poco el pasado de la protagonista.

Esto y el hecho de que el autor deja - supuestamente- la mayoría de respuestas para el resto de la trilogía hace que lleguemos al final un poco descolocados, sabiendo que todavía falta mucho por explicar pero sin ponernos de acuerdo con nosotros mismos al definir si la novela  nos ha gustado mucho o no. VanderMeer no es Lem y Aniquilación no es Solaris. En aquel clásico no importaba si al final no podíamos entender a la perfección la propuesta del autor. Sólo leyendo pura literauta ya quedábamos satisfachos. Aquí el autor deberá hacer un esfuerzo mayor que contentarnos, porque su nivel literario no es suficiente si nos deja sin respuestas en la trama.

Aniquilación es una novela  más que interesante y que abre esta trilogía de Southern Reach. Espero que los próximos libros no continúen sólo con este nivel sino que se consoliden y realcen. Veremos si al final la trilogía pasa del notable al excelente o por el contrario el autor no es capaz de aguantarla. Lo descubriré pronto.

Eloi Puig, 28/11/14

 

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: