CF- CIBERPUNK
 
     
 
 
 
 

UN FUEGO EN EL SOL
A Fire in the sun
(1989)

George A. Effinger

Editorial:
Martínez Roca (1991)

Colección:
Gran Super Ficción

Núm:
---

Páginas:
318

Lecturas relacionadas:
Cuando falla la gravedad

El beso del exilio

 
     
Un Fuego en el sol

Un Fuego en el sol es la continuación directa de Cuando falla la Gravedad, aquella novela negra con toques de ciencia-ficción donde George A. Effinger nos conducía por el interior de los barrios bajos de una ciudad sin nombre del mundo islámico y nos presentaba un futuro poco prometedor marcado por los caos nacionales en buena parte del mundo y por la pujanza de una tecnología que permite a la humanidad volver la espalda a la realidad.

Esta tecnología es la que da pie a que la trilogía escrita por Effinger sea uno de los pilares del movimiento Ciberpunk pues los implantes y los hardware que todo el mundo puede enchufarse en la cabeza permiten pequeñas maravillas como conocer idiomas al instante o modificar la propia personalidad siguiendo alguna estrella del porno o a algún personaje literario famoso. Claro que también permite que se te fría el cerebro si resulta que el software es de mala calidad ¿Pero quien ha dicho que vivir en el Budayén sea fácil?

Mârit Audran sigue siendo el protagonista en una historia que comparte el mismo escenario descrito a la novela predecesora: El Buyadén, la definición de barrio de mala reputación por excelencia donde las prostitutas, los travestis, las drogas y las mafias se combinan con los cafés, las muestras de cortesía, las llamadas de los muecines, las mezquitas y la religión. Este último punto es interesante pues el progresivo respeto que Audran siente por algunos de sus amigos o colegas de profesión lo hace abrazar cada vez más la fe mulsulmana; la personalidad de Audran cambia poco a poco a raíz de las malas experiencias que sufre en el Budayén y el islam es una vía que cada vez lo atrae más. En este sentido Effinger hace evolucionar al personaje de Audran de forma lenta pero progresiva en una especie de crecimiento interior más o menos serio no exento de momentos humorísticos conducidos de forma sutil.

En esta segunda novela, el autor nos hace seguir la evolución de Audran por el entramado de la organización mafiosa liderada por Friedlander Bey, su protector. Audran se encuentra atrapado en la red del mafioso y no sabe liberarse. Haciendo un símil cinematográfico, Effinger parece que haya diseñado el argumento y las peripecias de Audran en una línea paralela a la de Michael Corleone del film de El Padrino, pues Audran nunca quiso adentrarse en ninguna organización pero sin darse cuenta está llevando las riendas poco a poco.

Por una parte quiere volver a su vida independiente pero por otra sabe que si se marcha sin más, no vivirá las siguientes horas para explicarlo. Además, ahora trabaja para la policía como agente infiltrado de Friedlander Bey y este hecho provoca que la mayoría de sus compañeros y amigos del Buyadén le vuelvan la espalda. Y encima está el pequeño problema de una madre reencontrada, una oleada de violencia en el barrio, un extraño archivo llamado Fénix y la aparición de un segundo mafioso que rivaliza con los intereses de Friedlander Bey. En definitiva un puñado de elementos típicos de la novela negra aliñados con los implantes futuristas que llevan buena parte de los protagonistas: Una combinación que si en Cuando falla la gravedad resultó efectiva, ahora se convierte en notable.

Effinger tiene una soltura impecable para narrarnos en la primera persona de Audran sus desventuras y hace que en esta segunda entrega las apreciemos todavía más y que la calidad final de la obra se vea recompensada. Los toques humorísticos, los personajes estereotipados de novela negra barata mezclado con los toques de ciencia-ficción hacen de la novela una muy agradable lectura para pasar unas horas. Una obra entretenida, divertida ye incluso exótica ... o ¿Cuántas novelas de ciencia-ficción habéis leído ambientadas en el mundo musulmán?

Eloi Puig, 31/08/07

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.