TERROR
 
     
 
 
 
 

PRONTO SERÁ
DE NOCHE

(2015)

Jesús Cañadas

Editorial:
Valdemar
(2015)


Colección:
Imsomnia

Núm:
08

Páginas:
253


 
     
Pronto será de noche

Hay novelas que te atrapan de forma progresiva, a medida que avanzas las páginas y te acomodas al estilo del autor; también las hay que te retienen de forma eficiente desde el principio, sin dejarte respirar y consiguiendo tu máxima atención ... y luego está Pronto será de noche que es más que todo eso. Jesús Cañadas lo ha vuelto a hacer: ha logrado la excelencia con su última novela. Si bien, disfruté muchísimo de Los nombres muertos, esa divertida entrega entre un biopic de Lovecrat y una aventura de Indiana Jones, ahora Cañadas ha pasado al terror apocalíptico con una novela imprescindible: Pronto será de noche.

Una autopista llena de coches y autobuses, llena, congestionada. Un atasco que ya hace días que dura con cientos, miles de personas atrapadas huyendo del fin del mundo, del apocalipsis, de algún espanto suficientemente severo y terrorífico para que prevalezca un sentimiento, una voluntad unánime en la mente de los fugitivos: Hemos de partir, lejos, huir, como sea, con lo que lleves encima, no hay tiempo. Detrás está la muerte, la destrucción o algo peor. No hay salvación pero el instinto nos dice que nos alejemos... deprisa.

Cañadas nos plantea una visión del ocaso de la civilización en los últimos momentos de lo que parece el final del todo, una historia claustrofóbica aunque ocurre al aire libre, con siete u ocho personajes perfectamente definidos que deberán colaborar entre ellos para no convertirse en almas solitarias sin esperanza pues incluso ahora, cuando todo acaba, la humanidad intenta socializarse, buscar un equilibrio, unas reglas para huir de la barbarie. Somos animales sociales, aunque nos pese. Un policía, un yonqui, un taxista facha, la profe de religión que se escapa en un bus lleno de niños hambrientos y asustados, la embarazada sarcástica, un abuelo enigmático, un escritor frustrado ... incluso un hippie. Son el mundo humano que explora Cañadas en el atasco infinito en que se ha convertido la autopista. Ellos son ejemplos de personalidades acabadas, de espíritus vencidos, que huyen por hacer algo aunque saben bien cuál será el final. Personas que nos explicarán el terror que sienten por lo que se acerca por detrás de forma implacable; pero también son personas que sentirán la necesidad de protección y de buscar justicia por los asesinatos que se están produciendo en su parte de autopista. Porque ahora el mundo parece reducirse a tres carriles asfaltados y ocho o diez vehículos parados al lado, delante o detrás. Los coches delimitan el espacio y la socialización del mismo. El policía investigará, hará su trabajo, como una terapia para no volverse loco, el policía quiere encontrar al asesino aunque sea lo último que haga en este mundo maldito. Un mundo con el cielo amarillento, de un color indefinido y enfermizo que presagia que lo peor puede ocurrir en cualquier momento.

¡Oh sí! Cañadas lo ha clavado. Nos ha regalado una historia de personajes, donde no importa tanto las causas como el desarrollo de las relaciones entre ellos - en este sentido recuerda claramente a Fín de Monteagudo- y con una sobria prosa nos acerca al terror y la desesperación de éstos. Frases cortas, contundentes y directas narradas en presente, lo que todavía da más sensación de inmediatez. Diálogos meditados que reflejan el estado de ánimo de los que son quizás los últimos supervivientes de la ciudad de Madrid huyendo hacia el sur, o hacia donde puedan.

Chapeau de nuevo señor Cañadas. La novela no me atrapó, más bien me secuestró en el sillón de casa y prácticamente no me dejó escapar durado dos días. La terminé el mismo 31 de diciembre a cuatro horas para el fin del año. Necesitaba saber. Pronto será de noche, dice la novela. Pronto se acabará todo, vaticina. Hundios en su lectura, saboreadla. Releedla incluso. Y disfrutad de alta literatura. De terror bien confeccionado, bien narrado, sin florituras y descripciones innecesarias. Y colocadla en un lugar de prestigio, donde se pueda contemplar la no menos magnífica portada y excelente edición que ha realizado la gente de Valdemar.

Eloi Puig, 22/01/2016

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.