FANTASÍA HISTÓRICA
 
     
 
 
 
 

LOS NOMBRES MUERTOS
(2013)

Jesús Cañadas

Editorial:
Random House
Mondadori
(2013)


Colección:
Fantascy

Núm:
---

Páginas:
572


 
     
Los nombres muertos

Nunca he sido un gran seguidor de Lovecraft aunque siempre me ha atraído su particular visión morbosa del terror. Pero entre la magnífica portada de Los nombres muertos que directamente reclama tu atención y la buena acogida que estaba tomando la novela dentro del fandom, no podía esperar más a leerlo. También influye una extraña alienación planetaria: Hace unas semanas leí de mano Ediciones Nevsky una de las últimas obras de Lovecraft: La sombra fuera del tiempo. Hace poco también me regalaron el cómic Lovecraft, un Homenaje en 15 historietas y como colofón me he comprado el juego En las montañas de la locura. Así que, ahora que estoy en racha, sigo profundizando en todo lo que le rodea. Y qué mejor para complementar este montón de casualidades cósmicas que leer una novela que habla sobre el mismo Lovecraft?

Jesús Cañadas tenía un reto mayúsculo, inmenso, casi sobrenatural. No se trataba de escribir una biografía o una historieta divertida donde apareciera Howard Phillips Lovecraft, si no de crear una novela que sí, respetara aspectos la vida del autor de Providence, su personalidad y su entorno, pero también que aportara algo más: Debía ser una novela que indagara sobre el autor para dar un origen a los mitos y a su obsesión por el terror cósmico pero que a la vez introdujera los elementos necesarios para crear una historia sólida que sustentara tanto su obra ficticia como la realidad donde se desarrolló, sin renunciar a la ambigüedad característica del legado literario del autor.

El planteamiento de la novela es tan simple como efectivo: En el año 1931 H. P. Lovecraft recibe la visita de su amigo Frank Belknap Long que le incita a partir en busca de un objeto imposible: El libro maldito llamado Necronomicón. Imposible porque dicho libro fue creado, inventado por el mismo Lovecraft en uno de sus cuentos años atrás. Ahora sin embargo, hay pistas que insinúan que el libro realmente existe.

A partir de aquí Cañadas se lanza a una sorprendente obra escrita con enorme talento. Una fantasía histórica al servicio de fans del pulp y de Lovecraft; una novela dinámica, divertida, entretenida y coral que rinde homenaje al maestro del terror cósmico pero que también incorpora otros escritores de la época como Robert E. Howard - creador de Conan - o el mismo Frank Long como parte del repertorio. Acompañados por Sonia Green, la ex-mujer de Lovecraft, que le da un toque diferente al conjunto ya que parece la persona más sensata en medio de un grupo de escritores frikis. Naturalmente, Cañadas, aprovecha la ocasión de manipular personajes tan conocidos en la literatura contemporánea - hasta el límite de crear serias ucronías - para añadir otros personajes ilustres del momento, con papeles puntuales, cameos. A quién no le suenan nombres como Alesteir Crowley, Fernando Pessoa, J.R.R. Tolkien o el mismo Adolf Hitler?

La historia que nos prepara Cañadas tiene más de aventuras que de terror, más de Indiana Jones que de Hitchcock, pero el autor tiene capacidad para alcanzar este equilibrio que comentaba para superar su particular reto; Cañadas nos ofrece capítulos llenos de aventuras desenfrenadas por un lado pero también pasajes más oscuros y tensos que insinúan un terror sin forma y del que no pondríamos la mano en el fuego que existe realmente, o sí. O sea, la constatación por parte de nuestros exploradores de la existencia de hechos tangibles pero también la insinuación constante, la mirada de soslayo, la sombra que se escapa, en definitiva una serie de pistas, de pruebas, que más allá de la mente de Lovecraft también hay algo que nos susurra en la oscuridad. Los hechos que ocurren en Berlín son un buen ejemplo. La aventura se retuerce alrededor del universo de los mitos de Lovecraft de tal manera que en ocasiones no sabemos diferenciar la fantasía de la realidad.

La estructura del libro es la de una descalabrada road movie - léase en el buen sentido de la palabra- donde todos los personajes tienen voz y voto. Un planteamiento y una serie de viajes donde este entrañable grupo de extraños escritores (y de la memorable Sonia Green) se trasladan a Londres, Berlín, Portugal o Siria en busca de este libro malsano forrado con piel humana y escrito por un árabe loco, que el mismo Lovecraft inventó... o no ? Una estructura que se sustenta con mucho acierto con un ritmo trepidante, con cambios de escenarios constantes, con muchos personajes y con un magnetismo que no sabría explicar .

Los personajes principales tienen un papel coral. No todo se centra en nuestro terrorífico autor, a pesar de ser obviamente el foco de atracción. Todos tienen una personalidad marcada, un carácter determinado que provoca situaciones muy divertidas. Desde la agresividad de Robert E. Howard, la serenidad de Sonia Green o la inquietante fachada que proyecta una persona a priori anodina y desvalida pero con una mente indescifrable como la de Lovecraft.

Si he valorado la novela con un excelente -aunque en mi opinión quizás habría que atar mejor ciertas escenas del final del libro y dar algunas explicaciones más concretas y menos insinuaciones - es porque creo que dejando de lado el talento demostrado al escribir la obra, Cañadas ha superado el reto que se había propuesto: ha escrito una muy buena novela donde se habla de Lovecraft y su entorno, aparece una de sus iconos más famosas como es el Necronomicón, ya Además se enlaza todo perfectamente con la vida real y cotidiana del autor. ¡Y todo ello sin dejarnos respirar ni un momento!

La gran sorpresa que me proporciona la novela es que Cañadas haya podido compaginar tantos elementos sin traicionar el espíritu de Lovecraft y a la vez sin desvelar nada que no sea necesario sobre los mitos de Cthulhu, sobre monstruos primigenios y seres sin forma que esperan su momento. Todo queda en la duda, en la insinuación, pero también hay un pequeño grado de certeza, desvelada al final, que nos hará surgir sonrisas... quizás de forma malsana y perturbadora. Quizá porque en el fondo todos quisiéramos ver emerger a cierto monstruo primigenio del fondo del mar.

Es cierto que los seguidores de Lovecraft estarán más deleitosos que los que no lo conocen para saborear la novela. Por una vez recomendaría introducirse, aunque sea superficialmente en todo lo que rodea a los Mitos de Cthulhu que creó Lovecraft, pues la novela está llena de guiños que harán las delicias de los más freaks de la casa pero que dejarán frío a quien no se haya acercado a la obra del maestro del terror cósmico.

Eloi Puig, 13/01/14

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: