FANTASIA-
REALISMO MÁGICO
 
     
 
 
 
 

AFORES
(2017)

Ramon Mas

Editorial:
Edicions del 1984
(2017)


Colección:
Mirmanda

Núm:
161

Páginas:
139

Otras ediciones:

No existe edición en castellano

 
     
Afores

A menudo es difícil definir una novela o incluso intentar mostrar con unos cuantos párrafos de escritura meditada las sensaciones que te ha despertado su lectura. Ahora que hace ya un tiempo que terminé Afores, de Ramon Mas, me encuentro en la disyuntiva de no saber cómo empezar la reseña así que me he autoplagiado y copio / pego el twett que escribí cuando terminé de leer la novela y que decía:

"Una sublime prosa, pulida de extravagancias para envolver en un fix-up de historias que se ciernen en forma de realismo mágico. Tengo, sin embargo, reminiscencias de Lost, como me faltan datos, conceptos ".

Y ahora intentaré explicarlo:

Afores es una novela breve, que no llega a las 150 páginas, escrita, como comentaba, por Ramon Mas, la faceta del cual no conocía todavía pues para un servidor posicionaba al autor en su alter-ego de co-editor de la imprescindible Males herbes, la pequeña editorial que poco a poco está revolucionando el panorama del fantástico en catalán. Afores es también es un fix-up, un conjunto de historias o cuentos que se pueden leer por separado pero que unidas conforman algo más grande. En este caso, nos encontramos con una mezcla de personajes cotidianos y estrambóticos, pero sin embargo deliciosos, cercanos, con carácter, que viven en un pueblo imaginario pero que podría ser cualquier aldea de comarca- Lo comento con todo mi cariño, probablemente por haber vivido la mayor parte de mi infancia y adolescencia en un pueblo de 200 habitantes-.

En este pueblo, Puigsech, todo funciona como siempre pero se también atisban que hay elementos distorsionadores de la realidad cotidiana que a través de los diferentes personajes vamos descubriendo, pero de forma relajada y sin sobresaltos. De hecho, estos elementos son tratados por el autor (y por los personajes) con una naturalidad calmosa que nos lleva a adentrarnos en un pequeño universo de realismo mágico donde Ramon Mas juega a enseñar y ocultar lo que más le conviene para que el lector se deshaga con preocupaciones conspiranoicas sobre los secretos que esconde Puigsech. Así, encontramos cartas que son enviadas a gente que todavía no vive en el pueblo o misteriosas peluquerías que siempre están abiertas, estancias secretas que esconden rituales y escenas inverosímiles... da igual, sea como sea, el autor realiza un gran ejercicio de introspección de la vida rural que a la vez es una crítica huidiza al crecimiento desnaturalizado de estos pequeños núcleos de población, como si las nuevas calles, urbanizaciones, nueva gente que llega el fin de semana desvirtuasen algo el alma del pueblo y de sus habitantes.

En el fondo el pueblo, el núcleo antiguo se entiende, es el sinónimo de cohesión, de mirar hacia adentro y no perder una integridad que se deshace cuando uno atraviesa una calle y se encuentra en las afueras. Este tipo de encanto fugaz sobre la esencia del pueblo y su habitantes me recuerda (salvando las distancias culturales y geográficas) a aquella paradójica novela de Fritz Leiber llamada Nuestra Señora de las Tinieblas donde en el fondo el pueblo (o en ese caso, la ciudad) es un protagonista más de la novela, escondido, tímido incluso.

Las historias están narradas con una prosa más que notable que me ha llamado la atención. Tal como decía en mi twett el autor poda las frases de adjetivos superfluos y de paja innecesaria para convertirlas en palabras penetrantes que te mantienen ante las páginas como hipnotizado (hasta el punto de que me atrevería a decir que es de lo mejor que he leído en catalán este año). Sí, he disfrutado muchísimo del estilo de Mas, y esto se ve repercutido en la valoración del libro. Por otra parte, se puede comprobar que el twett también me hacía pensar que no lo entendía todo, que de hecho, la mayoría de aspectos turbios, fantásticos o simplemente que rompen la coherencia del pueblo, no están explicados y que este fix-up de historias no acaban de complementarse del todo, quizás faltaba un nexo más fuerte (o más distinguible). I eso que la idea de unir estas pequeños momentos íntimos de los habitantes del pueblo en una sola burbuja alrededor de Puigsech me ha encantado, me recuerda la tarea que comenzó a realizar Joaquim Casal con su antología ambientada en el Lluçanès: L'esperit de fum i altres relats. Pero sigo pensando que me faltan datos, conceptos, definiciones para que este entorno de realismo mágico cuaje y me proporcione una visión más holística del pueblo, su alma en forma de aldeanos, lugares y experiencias.

Me atrevería pedir a Ramon Mas que amplíe las historias, que escriba nuevas, siempre siguiendo este estilo particular suyo donde insinúa pero no acaba mostrando nada de lo que pensábamos. Afores lo veo más como una parte de algo más grande todavía pero sea como sea sigue siendo un gran texto donde perderse en este entorno de realismo mágico. Muy bien.

Eloi Puig, 24/10/2018

 

Premios:
Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.