FANTASÍA HISTÓRICA
 
     
 
 
 
 

NUESTRA SEÑORA DE LAS TINIEBLAS
Our lady of darkness
(1977)

Fritz Leiber

Editorial:
Martínez Roca (1993)

Colección:
Gran Fantasy

Nº:
---

Páginas:
202



 
     
Nuestra Señora de las Tinieblas

¡Leiber! ¡Siempre Leiber! No puedo evitar que este buen hombre me caiga bien. No puedo evitar rendirme ante su prosa de la misma manera que necesito argumentos para defenderlo en otros aspectos de su obra.

Leiber es un gran escritor pero que no siempre es capaz de llegar al lector. Una persona capaz de crear una obra como Nuestra señora de las tinieblas y quedarse tan fresco tiene que ser un genio o un insentato. Porque esta novela es amena de leer pero compleja de asimilar.

Nos plantea un argumento oscuro, inquietante, con personajes bien construidos pero que parece que no encajen en una obra de fantasía. El libro se basa en las insinuaciones constantes, al inspirar un terror al desconocido sin mostrarlo abiertamente. En este sentido el autor hace un homenaje clarísimo a Lovecraft y a los autores de terror que trabajan más la insinuación que la descripión de el Horror físico, que se mueven entre la poesía del miedo y las sensaciones que nos aporta nuestra propia imaginación. Leiber es un erudito. A las continúas referencias literarias a Lovecraft o Poe, se le tienen que sumar sus conocimientos de los clásicos, de historia etc y eso nos da una obra culta, refinada, pero con una argumentación poco trabajada.

El argumento es sencillo pero sus repercusions complejas: Tenemos nuestro protagonista Franz que observa con unos prismáticos una figura extraña bailando en una de las colinas de San Francisco. La figura lo atrae lo suficiente como para ir a investigar sobre ella. A partir de aquí y en sólo un par de días, Franz se ve inmerso en una vorágine de insinuaciones fantásticas que lo llevan a estudiar libros perdidos y secretos, mitología popular y a descubrir la ciencia oculta de la megapolisomancia, que establece que las entidades paranormales existen en las grandes ciudades. El hecho de ligar estas ciencias ocultas con personajes escritores como Lovecraft, Smith o Jack London da un aire más morboso a la imaginación del autor.

Leiber realiza un homenaje a lo oculto, a todo aquello cotidiano que tenemos a nuestro alrededor pero que no hacemos caso, a los rincones oscuros de los edificios, al mar de tejados de las ciudades, a la esencia misma de éstas. Todo eso a través de una prosa que combina los hechos cotidianos de los protagonistas con el terror sutil. Muchas partes del libro (sobre todo hacia el final) provocan un efecto hipnótico en el lector. Aquel miedo insinuado con pocas palabras, su manera de hacernos partícipes de las sensaciones del protagonista, demuestran una vez más que Leiber es uno de los grandes; sin embargo vuelve a evidenciar que no sabe llegar al lector de forma sencilla, ya que la obra es una fantasía adulta donde no todos estamos invitados. Soy el primero al reconocer que sus argumentos podrían ser más redondos porque la historia es simple pero Leiber la hace compleja de manera que acabamos por preguntarnos si hemos entendido bien lo que el autor nos propone.

En definitiva, un libro que por su calidad literaria no puedes dejar de leer pero donde el autor no es capaz de alcanzar la complicidad que el lector busca. Sin embargo, sólo para disfrutar de la prosa del autor en las páginas donde se insinúa el miedo, ya vale la pena.

 

Premios:

1978 Word Fantasy

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: