La visita
REALISMO MÁGICO
 
     
 
 
 
 

LA VISITA
(2015)

Enric Virgili

Editorial:
Les males herbes
(2015)


Colección:
Distorsions

Núm:
---

Páginas:
18


 
     
La visita

Que una editorial como Las Males Herbas publique obras como esta evidencia el respeto que les tengo. No es fácil apostar por trabajos tan surrealistas y apasionados como este. Comportan riesgos innatos pues no están dirigidos al gran público. De hecho, la misma editorial cuando pedí el libro me dijo que tuviera en cuenta que más bien era una obra de fantasía poética. Supongo que querían curarme de espantos, con razón.

Es de agradecer pues poder leer en catalán obras de temática fantástica - aunque sea relativamente- y que profundicen bajo otras formas de meditar sobre lo irreal y poco tangible. Otra cosa es que nos gusten, claro. La visita es una novela sencilla en su estructura externa pero compleja en un interior que juega con la incertidumbre y el surrealismo a partes iguales. Podríamos decir que buena parte de su lectura está envuelta de ese realismo mágico que tanto gusta a ciertos escritores y que sinceramente los modestos críticos que nos nos adentramos a reseñar una obra de estas características nos funciona de coña por si nos apetece añadir una etiqueta.

Así pues, para centrarnos un poco, empezaremos diciendo que La visita, de Enric Virgili es una novela corta que encaja dentro del realismo mágico - al menos en parte-. Tiene dos partes bien diferenciadas: la primera, de aires más realistas, se curiosamente la más incierta. Virgili nos relata las vivencias y acciones de un anciano - o al menos de una persona delicada- por el bloque de pisos donde vive. Desde que sale de su casa hasta que llega a la calle. El autor utiliza un lenguaje barroco, cargado, pero muy intenso y con un vocabulario bastante envidiable para acercarnos al día a día del protagonista. En la segunda parte descubrimos que el abuelo al volver a su piso, llama y le abre la puerta a un desconocido - por decirlo de alguna manera suave-. Es esta parte segunda donde se entra de lleno con el realismo mágico, la paranoia y el juego del absurdo. La narración se convierte en una sucesión de hechos interconectados pero que parecen no llevar a ninguna parte. Aquí es donde el autor juega con el lector para llevarlo por donde quiere, eso sí, dejándolo plenamente hipnotizado por lo que está leyendo pues la prosa de Virgili es cautivadora aunque no entendamos su mensaje. Encontraremos connotaciones sexuales, metáforas de difícil interpretación sobre ciclos vitales, naturaleza, muerte y renacimiento, y una serie de imágenes perturbadoras que parecen haber salido de una mente enferma ... ¿La del protagonista quizás? ¿O la nuestra? ¿O quizás la del mismo autor?

La visita es un doble experimento - no se si poético o no- que al menos no nos dejará indiferentes. Parece que la primera mitad del libro el autor haya apostado por el realismo puro pero sin una finalidad clara, sólo con el afán de usar ese lenguaje retorcido y con el anhelo de buscar y describir situaciones banales y sin demasiada importancia, toda una paradoja literaria me atrevería a decir. En cambio la consecución del libro después de que se abra la puerta y se revele la naturaleza del visitante, es un intento de experimentar con una fantasía onírica y como decía anteriormente, muy hipnótica para el lector.

Me quedo quizás con el buen uso del lenguaje por parte del autor y con algunas imágenes que me han entrado en la cabeza realmente potentes y transgresoras. Ahora bien, la novela sólo la recomiendo para quien desee descubrir nuevos caminos literarios, a medio camino de un gag de los Monty Phyton y una novela costumbrista de aquellas que no entiendes hacia dónde van. No me ha entusiasmado pero reconozco el esfuerzo del autor y especialmente de la editorial para acercarnos un rara avis como esta novela de Enric Virgili que por cierto se puede leer en poco más de una hora. Ya me diréis.

Eloi Puig, 26/09/2015

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.