Twistanschauung
ANTOLOGÍA
 

TWISTANSCHAUUNG
(2009)

Víctor García Tur

Editorial:
Empúries
(2009)


Colección:
Narrativa

Núm:
345

Páginas:
???

Otras ediciones:

No existen ediciones en español

 
 
Twistanschauung

Hay muchas maneras de hacer una reseña literaria, de criticar el trabajo de otro en el ámbito de la literatura. Hay formas chapuceras - que intento evitar-, hay caminos más formales, pero en definitiva lo más importante de una reseña es que se vea claramente la opinión del que la ejecuta. Podría decir lo que quiero decir de dos maneras: la meditada y la espontanea, y como soy como soy lo haré de las dos. La primera de ellas sería algo así: Twisanschauung es una recopilación de cuentos ecléctica, trasgresora en las formas, de lectura sencilla, donde el autor ha experimentado más que narrado con diversos aspectos metaliterarios para ofrecer una aportación muy personal a la literatura. La otra forma sería: Al autor de la antología Twistanschauung se le ha ido la olla.

¡No! ¡No estoy despreciando la obra! Víctor García Tur tiene todos mis respetos por publicar estos cuentos, por arriesgarse, por hacer lo que le ha venido en gana. No seré yo quien se lo reproche, pero eso no significa que sus mensajes -si los hay- lleguen de forma definida a una mente como la mía.

Compré Twistanschauung después de haber leído una elogiosa crítica del gran Antoni Munné-Jordà. Una reseña que te predisponía a leer la mayoría de los cuentos que integran Twistanschauung. Y se lo agradezco sinceramente. Yo tal vez no seré tan exultante con la reseña pero me ha abierto los ojos a nuevas posibilidades literarias y eso siempre es bueno. Porque aunque no he entendido buena parte de los objetivos con que Víctor García nos regala con sus cuentos, debo decir que me gusta como escribe este señor. Y mucho. Y lo digo en serio.

Volviendo al tono formal de la reseña: Víctor García, como decía, escribe un compendio de cuentos bajo un título gratuito - él mismo lo resalta al final del libro- que no vamos a repetir por miedo a equivocarnos al escribirlo. Un título que según el mapa del inicio - sí, sí, tenemos un mapa- pertenece a una isla imaginaria lleno de nombres curiosos y donde se vislumbra parte de un continente que parece ser dará lugar a otra antología de cuentos -- el nombre de esta será Bildungsrobot-. Un mapa pues que invita a entrar en el universo pseudofantasioso de Víctor García de forma original. Después de esto lo que llama la atención es que todos los cuentos empiezan por la página 13 - suponemos que por algún chiste interno del autor- y más tarde observamos como algunos deben tomarse como metaliteratura pura, como una guiño entre el lector y el autor, como una -ahora sí- ida de olla caótica y entrañable a la vez.

Los cuentos tratan sobre todo de la vida cotidiana en pareja o familia, de pequeños dramas, de decisiones difíciles o no tan difíciles, en definitiva de todo lo que rodea las relaciones humanas, tanto en cuestión de sexo como de amistad o amor. En este sentido tenemos relatos como "# Re", o "Empantanegats"-los capítulos del cual son definiciones de crucigramas-, o la novela corta "puntsvermells.doc" que retratan estas vidas cotidianas de personas anónimas. Precisamente en "puntsvermells.doc" encontramos ya la primera de las excentricidades de Víctor García: A medida que se detallan todo un cúmulo de casualidades que tienen en común la aparición bajo diferentes formas de puntitos rojos, al final del cuento podemos ver la fotografía de muchos de ellos. Interesante, innovador e ideal si algún día el libro se publica en formato electrónico. ¿Y el cuento? Correcto, bien escrito, trabajado, pero sin un gran final.

Esta es una de las premisas que se repite en toda la obra de García Tur: Los finales son anticlímax, antisorpresa, antitodo. Simplemente termina el cuento ... y ya está. Es una lástima que con las grandes ideas que tiene este autor en cómo contar sus historias, la mayoría de estas te dejen un sabor amargo por no poseer un acabado adecuado, atrayente. Las historias recreadas parecen extractos de la vida de los protagonistas sin que estos breves momentos de existencia sean especialmente importantes o dignos de ser reflejados.

Una excepción de esta regla se encuentra en un cuento de ciencia ficción: "Apunts para un elogi de Qiuying Zhou" o lo que es lo mismo, cómo escribir un falso artículo biográfico sobre un gran innovador de la realidad virtual del futuro próximo y que resulte ameno, entretenido y bien acabado.

Continuamos: El primer experimento metaliterario se encuentra en un grupito de cuentos del medio del libro. "Las 7 diferències" es un cuento bien escrito pero sin ninguna gracia en la conclusión. A continuación nos llega "Antena" que es un relato escrito en catalán (como todos) que en las últimas líneas sufre ... una transformación. Esto quiere decir que las últimas líneas cambian de idioma y pasan a ser escritas en español. Pero es que después topamos con un cuento que se llama "Las 7 diferencias" que es el mismo que su homólogo catalán sólo que escrito en español y con sutiles diferencias en el texto (probablemente siete) ¡Mutación! ¡Mutación! Pero tranquilos, a continuación el cuento "Antena 1" vuelve las cosas a su sitio ya que parece que la mutación literaria remite en las últimas líneas y se vuelve a pasar del español al catalán en un ejercicio de bilingüismo fantástico. Por cierto, los cuentos de las antenas tratan sobre los repetidores y antenas de telefonía movil y su potencial daño sobre la población. Pero de hecho eso no importa.

Tras las transformaciones bilingües hay que respirar profundamente y tratar de entender lo que hemos leído. Sí, ha sido un guiño al lector; sí, el autor no nos lo quiere dar masticado y quiere que pensemos un poco por nuestra cuenta; sí, ha sido original y sí, lo hemos leído a gusto ... pero si los cuentos, además, hubieran estado a la altura, ya hablaríamos de otra manera.

La gran facilidad dialectal de sus personajes son una muestra de la enorme sencillez con que el autor conecta con el lector. Una espontaneidad en las conversaciones que me ha dejado la sensación de que escuchaba una conversación al otro lado de la puerta. Especialmente esto se refleja en "Empatanegats" o "Mozzaiku". Hablemos de este último: Otro experimento ... se trata de un relato costumista, de relación de pareja, de sexos ... relleno de vez en cuando por símbolos que sustituyen las letras ... de manera que a menudo nos quedamos sin saber qué pensaba aquel personaje ... o qué estaba diciendo. ¿El objetivo? Hmm ... (pausa, estoy pensando seriamente) ... lo siento, se me escapa. (Y el final también).

Y finalmente destacar la última experiencia metaliteraria que nos propone el autor. "El conte del fons i figura" es un relato intrascendente con moralina incluida, un cuento de aquellos que tienen mensaje moralizante hacia los más pequeños. Pero el hecho que nos llama la atención es la nota a pie de página (que comienza a raíz de la primera palabra del cuento) y que va creciendo y creciendo y acaba por comerse el cuento principal y ocupar todo el espacio disponible. Ésta, además, tiene dos notas anexadas por la editora y la traductora que acaban de poner la guinda a una propuesta muy original. No es que el cuento sea muy interesante -otra vez la relación de parejas y de familia sin un final decente-, aunque continúa con la buena línea de trabajo bien escrita, si no que aquí la gracia ha sido ver como una sola nota a pie de página se ha convertido en la protagonista absoluta de la narración hasta el punto que vemos dos relatos completamente diferentes integrados bajo un mismo título.

¿Qué más decir? Ha habido otros cuentos que no comento porque no me han gustado o no los he entendido demasiado -quizá "Los pájaros de Hithcock" merecería un inciso: Trata de dos críticos enfrentados que esperan desliz el uno del otro para demostrarse a sí mismo quién es mejor en su trabajo. No está mal, sutil y mesurado.

Pero tengo que decir que el resultado final ha sido frustrante. Repito: la calidad literaria y los experimentos de Víctor García Tur merecen una lectura -o más de una de hecho- y ciertamente valen la pena pero las tramas de los cuentos a menudo me parecen insulsas y que sólo ejercen de comparsa para el envoltorio que tan cuidadosamente ha preparado el autor. Si la próxima antología de nombre impronunciable, García Tur es capaz de dotarla de más contenido, a parte del continente, creo que será un autor a tener en mucho cuidado.

Eso sí, sí leeis el libro no os dejará indiferente, y eso ya es una gran éxito.

17/03/10 Eloi Puig.

 

Premios:

2008 Documenta

Búsqueda:
 
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en :