Valentine pontifice
CF FANTÁSTICA
 
     
 
 
 
 

VALENTINE PONTIFICE
Valentine Pontifex
(1983)

Robert Silverberg

Editorial:
Ultramar (1988)

Colección:
Grandes Éxitos Bolsillo

Núm:
66

Páginas:
423

Lecturas relacionadas:
El Castillo de Lord Valentine
El Laberinto de Majipur

Crónicas de Majipur



 
     
Valentine Pontifice

A veces pienso que las novelas de Robert Silverberg son prácticamente iguales. Tienen aquel tono pacifista, aquel cuidado en las descripciones y aquellos finales tan suaves, plácidos, optimistas.

Valentine Pontífice no es una excepción. La novela que cierra la serie sobre Majipur está diseñada como muchas otras de Silverberg, pero esta peca un poco de precipitada. Tanto en el primer libro de la serie, El Castillo de Lord Valentine como en los relatos que componían Crónicas de Majipur, Silverberg definió un mundo fantástico, exuberante, enorme, donde cada capítulo se te presentan nuevas meravillas, donde se establecen las bases de uno de los mundos más ricos en culturas, ecología y simbolismo que tenido el
placer de ver representado en una novela: Majipur. Pero en este cuarto volumen, Silverberg deja un poco de lado estas descripciones, ese sentido de la maravilla que envuelve al planeta para centrarse en una historia que parece que estuviera preparando des del comienzo de la serie.

El autor tiene una prosa más directa (aunque igualmente rica) y te lleva de un lado a otro del planeta para resolver los problemas que surgen en un mundo acostumbrado a no pasar hambre que provocan un estallido de violencia i hambre que no ha habido en los últimos 8.000 años, pus, parece ser que la guerra está a punto de verse en Majipur después de milenios de paz duradera, una guerra que no deja de simbolizar aquel sentimiento de redención clásico en casi toda la producción literaria de Silverberg: La búsqueda del perdón,
la no-violencia, el diálogo...

Por primera vez también utiliza más de un punto de vista para describirnos los avatares del planeta, tanto a través de personajes conocidos como Valentine o Hissune, como otros de más secundarios. Ello conlleva una visión más rica pero que se va precipitando a medida que la novela avanza hacia un final correcto pero demasiado rápido y fácil.

Un final que recuerda vagamente a otras obras de Silverberg como Regreso a Belzagor. Un final, como decía, sencillo, redondo, pulido, pero que te deja ese regusto de poco creíble, de demasiado optimista.

Pero en definitiva, una buena obra que equilibra la ciencia ficción y la
fantasía y que nos descubre parajes increíbles que pocos autores hubieran sabido exponer de forma tan delicada como Robert Silverberg. Una obra recomendada para todo aquel que quiera verse transportado a uno de los mundos más fascinantes y entrañables de la historia del género: Majipur.

 

Premios:

 

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: