Falso poder
CF-SPACE OPERA
 
     
 
 
 
 

FALSO PODER
Original
(2006)

Jaime Santamaría

Editorial:
Parnaso (2006)

Colección:
Hipocampo

Núm:
---

Páginas:
301

Lecturas relacionadas:
Sol de otro mundo



 
     
Falso poder

Falso Poder no es sólo la segunda parte de la trilogía Escena Final, si no también la consolidación de Jaime Santamaría como novelista. ¡Ojo! No nos engañemos, no es ningún autor revolucionario ni ha inventado un nuevo estilo literario; tampoco podemos considerar sus obras como excelentes pero sí que me gustaría incidir en el hecho de que esta primera obra suya, la trilogía Escena Final, y particularmente este segundo volumen, Falso Poder, son buenos ejemplos de libros cuidados y trabajados al máximo y que evidencian que el autor es capaz de mantenernos intrigados con una lectura interesante.

Como decía, Santamaría se desinhibe más en esta segunda parte y la lectura gana en fluidez y seguridad. Sin embargo, todavía dedica 1/3 parte del libro a introducirnos un nuevo escenario: El planeta Nadín, donde transcurrirá toda la acción de esta segunda novela. Por una parte esta nueva introducción me hacía temer que se repitieran las a veces tediosas descripciones que ofrecía Sol de otro mundo, pero el autor ha sabido concretar más y creo que esta vez no se ha sobrepasado demasiado. De todas maneras nos hacía falta una base para saber cómo era este nuevo planeta y Santamaría nos la ha ofrecido.

La gran diferencia con respecto a la primera novela es que aquí encontramos diversas tramas argumentales y por lo tanto a diversos personajes que llevan la voz cantante en este segundo acto. Estas diversas líneas de acción están bastante bien integradas en el libro y eso proporciona nuevos enfoques a los planteamientos del autor. Para entendernos, tenemos una visión mucho más amplia de los acontecimientos y de las posibles consecuencias. La trama principal aquí es tratada con un poco más de profundidad que en Sol de otro mundo de manera que ya no tenemos tanto la sensación que nuestro personaje principal se olvide de su pasado. Además, vemos cómo la estructura que planteó el autor en la primera novela empieza a tomar forma aquí y supuestamente estos hilos convergirán todos en la tercera parte.

Los personajes están más desarrollados y cuidados, aparecen nuevos y otros quedan relegados a unas líneas, pero el enfoque ahora es más preciso y con más carácter. Sin embargo, algunos de ellos cumplen demasiado los estereotipos marcados de manera que no sorprende demasiado los caminos que acaban tomando.

Así pues, nos hallamos ahora en la capital del Imperio donde Michael nuestro piloto perdido ha aterrizado para buscar respuestas sobre su padre y sobre cómo ha llegado a este sistema solar poblado por humanos con costumbres tan parecidas a las suyas. En la capital encontrará respuestas pero también muchas preguntas nuevas y complicaciones inesperadas pues la política imperial no es tan firme como parece en un principio, la amenaza de los Eutos, aquellos humanos que emigraron después de la última guerra interplanetaria es más presente que nunca y algunos misteriosos personajes que no se han revelado todavía tienen un interés demasiado especial con la figura de Smith. La combinación de estos hechos, así como la presentación de nuevos personajes, algunos de los cuales bastante interesantes combina en una novela que a partir de su ecuador aumenta sus revoluciones y nos proporciona una buena dosis de diversión.

Eso sí, una diversión que hay que matizar, pues algunos párrafos de acción desenfrenada nos recuerdan demasiado a ciertas películas y algunas situaciones también haría falta integrarlas de forma más adecuada; Parece que el autor haya colocado algunos tramos de acción para dar un impulso a la novela pero reservándose la artillería pesada para la conclusión. También habría que evitar algunas "casualidades" que nos hacen pensar en el viejo recurso de los escritores del Deux ex machina. No se que una novela no pueda tener casualidades y situaciones forzadas pero en algún caso éstas se notan demasiado y llegan a provocar que las especulaciones futuras sean previsibles.

En definitiva, una segunda parte que sigue la línea de la primera pero mejorada ostensiblemente a nivel argumental y de personajes y que abre las puertas en una -si me permitís el chiste fácil- escena final intrigante que se titulará El último amanecer. Espero que la progresión que apunta Santamaría en esta segunda novela se dispare en la última y nos haga disfrutar de un Space Opera bien completado. Y eso quiere decir cerrar todos los temas abiertos, tanto los de cariz político-militar como los que apuntan a la fantasía y dejarnos disfrutar de una lectura distendida y entretenida. No será fácil, pero Santamaría puede hacerlo; los recursos los tiene a su alcance.

 

Premios:

 

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: