La reina de picas
FANTASÍA
 
     
 
 
 
 

LA REINA DE PICAS
Пиковая дама
(1834)

Alexander Pushkin

Editorial:
Ediciones Nevsky
(2016)


Colección:
Nevsky

Núm:
33

Páginas:
81

Traductora:
Marta Sánchez-Nieves

Ilustradora:
Sandra Rilova


 
     
La reina de picas

Una vez más Ediciones Nevsky nos acerca lo mejor de la literatura rusa, en este caso un clásico del siglo XIX firmado por Alexander Pushkin. A pesar de su vertiente fantástica que exhibe el cuento en su parte final, este relato largo se ha incluido en la colección genérica quizás para enfatizar que se trata más de una obra con más vertiente costumbrista que no fantástica.

Sobre Pushkin poco puedo decir como lector. Mi escasa experiencia con él se reduce a versiones en cómic de Ruslan y Ludmila, una obra plenamente situada dentro del romanticismo fantástico y de Dubrovsky más afín con la novela de aventuras. Pero como analfabeto que soy en literatura rusa clásica me encanta poder descubrir estos autores aunque sea tarde. La reina de Picas es un obra que se adentra en el terreno del costumbrismo y de las ansias de poder y dinero de la sociedad decimonónica de San Petersburgo. Hermann es un oficial respetado por su templanza y sangre fría y por no caer en vicios que lo pueden perjudicar como el juego o la bebida, pero un día se entera de que una vieja condesa tiene un método infalible para ganar a las cartas. Todo hubiera podido quedar así pero de golpe toma la decisión de conseguir la fórmula a toda costa. Y si para ello tiene que seducir el ayudante de cámara de la vieja aristócrata, mentir o amenazarla no se detendrá.

Tenemos pues un cuento que quiere transmitir una cierta moraleja en contra de la obsesión por el dinero y sobre la avaricia que lleva a la perdición de las personas respetables. El colofón de la historia es precisamente el punto fantástico del libro, bastante conseguido - teniendo en cuenta que hablamos de una novela que tiene más de 180 años- aunque para los estándares actuales la encontraríamos con poca sustancia. Quizás el hecho de que no entendamos demasiado cómo funciona el juego de cartas al que juegan los personajes no ayuda a que el clímax de la historia sea especialmente llamativo pero no deja de ser loable.

En definitiva, La reina de picas nos acerca al relato de fantasmas nacido en la Rusia zarista contemporánea de otras grandes plumas de la época. Y aunque la afirmación de Dostoievski de la contraportada (La obra cumbre de la fantasía) es al menos exagerada y algo desproporcionada, sí nos aporta un rato de buena lectura para un cuento que pudiendo resultar más intenso, cumple de forma notable con el lector, especialmente si saboreamos el relato con calma y contemplando los dibujos e ilustraciones que lo acompañan.

En todo caso hay que felicitar una vez más a los responsables de la editorial por el detallismo y la magnífica edición que han realizado a traernos esta Reina de picas. Salta a la vista que una de las protagonistas involuntarias de esta edición del relato de Pushkin es Sandra Rilova, la ilustradora que ha complementado el cuento con grandes ilustraciones perfectamente integradas en el texto. Esto le da un valor aún mayor en el libro.

Eloi Puig, 24/10/2016

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.