Criptonomicón
THRILLER- HISTÓRICO
 


CRIPTONOMICÓN
Cryptonomicon
(1999)

Neal Stephenson

Editorial:
Ediciones B (2004)

Colección:
Byblos

Núm:
1362-1/2/3

Páginas:
1524

Otras ediciones:

2002 Ediciones B, Nova, 148, 151, 154

 
 
Criptonomicón

Mi experiencia personal con esta novela es ambigua. Es una historia de amor y desencanto. A finales del año 2000 leí Snow Crash. Me sorprendió bastante. Una novela que parecía puro entretenimiento sin más me deparó muchas sorpresas y me descubrió un autor nuevo que decidí seguir de cerca. La novela combinaba el humor con la ciencia y con la especulación histórica. Una mezcla explosiva donde todo tenía cabida. Más tarde me agencié La era del diamante: Manual ilustrado para jovencitas y aunque no alcanzó el nivel del primero vislumbré la mano de Stephenson en una novela muy original, aunque no muy bien ligada. Cuando me enteré que el autor había escrito un pedazo de libro como Criptonomicón y que se estaba traduciendo mis ojos se abrieron como si un dibujante de manga me hubiera hecho una caricatura. Stephenson me tenía cautivado y este libro se convirtió para mi en uno de los más esperados del año.

Y después vino la jarra de agua fría: Ediciones B publicaba el libro en tres volúmenes a un precio próximo (creo recordar) en los 20€ de ahora. Pocas veces he visto un libro supuestamente del género fantástico con tanta difusión como éste. En la entrada de la FNAC había centenares de ejemplares expuestos!!! Yo había visto la edición en inglés en casa de un amigo y en un solo volumen y me indigné. No exactamente porqué se dividiera el libro, si no por lo exagerado del precio (en inglés costaba en torno a 7€ el libro entero). Siento decir que en un acto de rabieta prometí no comprar el libro hasta que bajara de precio o saliera en edición de bolsillo. Eso pasó lel año pasado pero entonces las ganas ya no eran las mismas y finalmente me lo compré en un saldo a 2€ cada volumen.

Ahora que lo he leído me indigno con otro aspecto: Se ha vendido como una novela de ciencia-ficción (el editor lo intenta justificar muchísimo en el prólogo) cuando en realidad no lo es (según mi criterio): Que el autor se invente un país (cuándo tampoco hacía falta teniendo el sultanato de Brunéi al lado) y especule un poco en informática avanzada no me da la sensación de estar leyendo una novela de CF, como mucho un thriller histórico con algun elemento de CF. ¿Es eso un problema? De ninguna manera. Pero que Ediciones B haya colado Criptonomicón en la colección Nova se debe a criterios puramente comerciales: El autor es conocido por los lectores de CF y el libro tiene unas críticas y una |tirón que posiblemente lo conviertan en Best-Seller. Pongámoslo en la colección Nova, decimos que es un libro de CF y así vendemos más. Además si colocamos el subtítulo "La novela de culto de los hackers" además de los freaks de la CF/Fantasía también la leerán los freaks informáticos.

Bien, ya me he desfogado. No perdamos más el tiempo porque el libro se merece más de un comentario. Stephenson ha creado una novela ecléctica, un thriller histórico y científico muy ambicioso. Demasiado. La novela pretende ser una introducción a los sistemas criptográficos actuales y los utilizados durante la Segunda Guerra Mundial pero también profundiza en economía a gran escala, en historia y en temas sociales. Stephenson nos ofrece cuatro líneas argumentales entrelazadas en dos momentos temporales: Tres líneas ubicadas en la Segunda Guerra Mundial, tanto en la lucha en Europa como en la guerra en el Pacífico, que nos presentan a tres personajes muy diferentes: Waterhouse, un genio matemático especializado en criptología; Shaftoe, un soldado americano que no sabe en qué consisten sus misiones y Goto Dengo, un soldado japonés llamado a construir un "agujero" , un pequeño misterio que es el vínculo entre todos los personajes. En la época actual, la era de la informática y de las comunicaciones, tenemos a Randy Waterhouse, nieto del criptógrafo que luchó 50 años atrás, un nuevo yuppie de la era internet a través del cual podemos observar como se crean y se detruyen las nuevas compañías semi-virtuales de comunicaciones. Estas relaciones familiares quedan completadas por Amy Shaftoe (nieta del soldado Shaftoe) y de otras pequeñas sorpresas que prefiero no revelar. Hay que agradecer al autor que haya incorporado personajes del Eje, como el mismo Goto Dengo y también a alemanes que muestran su punto de vista durante la guerra.

Tenemos por una parte los hechos históricos de la guerra, enfocados desde el punto de vista de tres personajes y donde Stephenson nos instruye en cómo funcionaban algunos códigos criptográficos como la famosa Enigma, utilizada por el Eje, que fue descifrada por los aliados pero que provocaba la paradoja de decidir cuándo se utilizavan los conocimientos del código y cuándo no para que los nazis no supiesen que Enigma se había descifrado (en la divertida novela Por no mencionar en el perro también podemos ver esta controversia). Y por otra parte, la infomática más puntera (quizás incluso anticipativa) nos la muestra Randy Waterhouse: Los modernos sistemas de criptología y de ocultación de datos, el mundo de los hackers informáticos y en definitiva cómo ha evolucionado el cifrado y el descifrado de datos en sólo medio siglo. Una trama empresarial y de altas finanzas que no me enganchó y que creo que no conserva una buena estructura narrativa, que se hace pesada vaya. Stephenson idea un vínculo argumental entre los dos momentos de tiempo para mantener una coherencia. No encuentro que sea una mala idea pero creo que tendría de haber sido más conciso pues a veces la novela se pierde entre demasiadas subtramas y no se centra en los hechos importantes.

Como decía,Criptonomicón es una novela muy ambiciosa, basta, pero también elegante y muy bien escrita. Stephenson tiene el mérito de no aburrir durante casi 1500 páginas pero su ambición da lugar a que la tensión se vea reducida en capítulos y situaciones muy concretos (sobre todo hacia el final). O sea: La novela no engancha, la tensión es mínima. Nos encontramos delante de un tratado de criptología que intenta seguir una estructura narrativa, la cual consigue interesarnos mucho, pero que no provoca emociones ni tensiones. El hecho mismo de que no todos los personajes tengan el mismo peso en la obra ayuda en este sentido. Por ejemplo, al principio se nos describe mucho a Waterhouse (el mejor definido de todos: Entrañable, inocente pero terriblemente listo) pero en el último tercio de la novela casi ni aparece. Estas disparidades (que también afectan a los otros personajes de la Segunda Guerra Mundial) provocan una ruptura en el ritmo narrativo y en la estructura de la novela.

Eso sí: Stephenson es un virtuoso de la prosa, da la sensación que se pone a escribir y que no para ni para respirar, incorporando incisos y situaciones que parece que le venga por inspiración divina y que no tiene nada a ver con la novela. A menudo, estos incisos en la trama que escribe el autor son divertidos y amenos, narrados con aquel tono irónico que ya utilizó en Snow Crash y utilizando referencias tanto del mundo freak que lo sigue (lectores de CF/fantasía) como del mundo informático; parece querer contentar a ambos tipos de seguidores (aunque muy a menudo son los mismos). Pero estos incisos tienen un doble cara. Sí, a menudo son divertidos y curiosos pero otras veces son más pesados, y más cuando ves que todos ellos no tienen nada a ver con la trama, y eso da lugar a que la tensión que mencionaba antes desaparezca y que el argumento cueste de avanzar.

Una buena novela que queda lejos de ser perfecta salvada en buena parte por la habilidad narrativa de Stephenson y porque este se mete en temas bastante interesantes. Peca de larga y de falta de tensión narrativa. Prefería el Stephenson más conciso de Snow Crash, aunque le reconozco un gran talento narrativo.

 

Premios:

2000 Locus

 

Búsqueda:
 
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en :