El ciervo blanco
FANTASÍA ÉPICA
 
     
 
 
 
 

EL CIERVO BLANCO
The white hart
(1979)

Nancy Springer

Editorial:
Martínez Roca (1986)

Colección:
Fantasy

:
07

Páginas:
177


 
     
El ciervo blanco

No hay nada como que un libro te sorprenda positivamente cuando no te habías esperado prácticamente nada de él. Esta novela la compré en un mercado de segunda mano hará un año para tratar de ir completando la colección Fantasy de Martínez Roca - a un precio asequible que ciertas tiendas especializadas no me dan-. Desde entonces alimentó la base de la pila de libros que tengo pendientes sin que tuviera la intención de leerla a corto plazo. El argumento de la contraportada no invitaba demasiado a consumirla y además no conocía a la autora. Pero hace 4 días la empecé, me apetecía leer un poco de fantasía más clásica, y el resultado ha sido bastante sorprendente.

El Ciervo blanco recrea un mundo joven, que da la sensación de indefinición, como si todavía se estuviera formando o como si la autora no tuviera muy claro como cohesionarlo, donde los Dioses todavía tienen bastante influencia con las cuestiones humanas y caminan -o hace poco caminaban- entre ellos. Este punto no es innovador y lo podemos encontrar tanto en los clásicos griegos como en novelas de última generación como La Maldición.

Uno de los personajes principales es Bevan, uno semidiós, que baja el mundo terrenal de los humanos para acabar allí sus días como mortal. En el transcurso de la novela iremos viendo cómo se adapta y cómo interviene en los asuntos de los hombres donde los señores feudales luchan y se alían entre ellos intentando alcanzar el gobierno total de la Isla (que se sepa toda la tierra conocida está en dicha isla). Bevan conocerá el amor y el respeto, así como la envidia y la traición pero estos acontecimientos propiciarán que los hombres se conviertan en libres y alcancen su propio destino. Podemos hablar aquí de un típico camino iniciático que realiza tanto Bevan como su amigo y contrincante Cuin, el Heredero de la mayor casa de Isla que tendrá que luchar más con sí mismo que con otros enemigos para vencer los sentimientos opuestos que le provoca el semidiós.

No se trata de ningún argumento original. La forma de entender la épica que tiene la autora tampoco destaca por sus aportaciones: Reyes, espadas, luz, oscuridad… La sombra de la nostalgia de las obras de Tolkien pulula por muchas partes de la obra pero lo que marca la diferencia es la prosa de la autora. No había leído antes en Nancy Springer pero me ha encantado el estilo conciso pero poético que usa para describirnos los personajes y sus emociones. Este lenguaje gentil nos evoca a historias trovadorescas y el enaltecimiento de términos como el honor y la justicia. A la vez sin embargo, la autora concentra las palabras y los capítulos de manera que la novela puede definirse como dinámica, sensible y sobre todo concisa.

Esta épica descafeinada puede resultar poco fascinante para algunos lectores ya que la autora no se recrea en las batallas y las grandes gestas. Las narra con una sencillez que más de una vez causa estupor. ¿"Ya está?", "Ya se ha acabado?" piensas en más de una ocasión. Sí que es verdad que si cogemos por una parte un argumento no muy original, y le añadimos que a veces esta falta de pasión a la hora de ofrecernos momentos dramáticos y al describir las hazañas más épicas le sacan credibilidad a la novela, el resultado no es tan chocante como podría haber sido. Además la mitología que elabora la autora no es muy firme y queda diluida con unos pocos nombres propios. Sí que hubieran hecho falta aquí unos cuantos párrafos para informarnos mejor. Sin embargo, reitero que el argumento es redondo y cerrado -aunque deja puertas abiertas para las otras novelas de la trilogía que por cierto no han sido traducidas todavía.

En definitiva, una autora que ha creado una fantasía que sigue algunos planteamientos de la obra de Tolkien pero que ha conseguido inculcarle un estilo propio que la hace amena y enriquecedora, sobre todo a nivel literario. Un buen ejemplo de cómo una prosa sencilla puede despertar en el lector momentos de placer literario, dejando a un lado si el argumento nos gusta suficientemente o no -en mi caso tengo que decir que sí-.

 

Premios:

 

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: