Miasma 6
FANZINE
 

MIASMA 6

(2007)

Varios autores

Editorial:
Edicions Miasma (2007)

Colección:
Miasma

Núm:
07

Páginas:
74


   
Miasma 6

El sexto número en castellano de la revista Miasma apuesta por relatos bastante elaborados, de extensión quizás más elevada que en otros números. El nivel de éstos es bastante homogéneo y excepto en algún caso todos ellos te dejan un buen sabor de boca. Sin ser excepcionales mantienen una línea bastante interesante.

Chalala es un cuento de estructura clásica, de venganzas funestas, de pactos con el diablo, con el mal; pero ambientado en un lugar exótico, en una isla caribeña a finales del siglo XVIII. Es una historia típica de amores y desamores, que mezcla ritos vudú y pasiones descontroladas. Bien llevado pero quizás poco original. En todo caso un cuento narrado con la maestría que posee a David Mateo.

El cable es un relato que combina el terror con la ciencia-ficción. Se centra más en el miedo al desconocido, con no saber qué pasará en una situación de pesadilla. Todo empieza cuando una tripulación despierta de la hibernación atados con cables y colgados de un precipicio. Interesante.

Pura física es una historia que a través de un estilo hard nos hace plantear algunas preguntas más que interesantes entorno a los viajes en el tiempo y los universos paralelos. En algún momento puede parecer un poco enrevesada pero el autor se esfuerza para presentarnos una historia coherente. Quizás el final es un poco brusco pero el desarrollo de la novela lo he encontrado bien conseguido. Una historia que tiene un poco de todo: Una leve intriga, algo de aventura y sobre todo especulaciones enmarcadas en la pura física.

Aquí yace Arcadio Buenaventura es un relato de cariz clásico que juega con el terror sobrenatural entorno a la obsesión a que sufre el protagonista sobre un objeto combinado con su resentimiento hacia su hermano. Un estilo desigual que avanza a trompicones y que no acaba de atraparnos.

El mazo es un buen cuento de terror que usa con inteligencia la atmósfera solitaria de una casa que ha dejado en herencia un padre posesivo. El hijo verá cómo poco a poco el terror se irá apoderando de él. La prosa de Tamparillas te hace estar atento y concentrado en una historia que si bien no es muy innovadora, si es muy digna de pertenecer al género del miedo.

El paraiso perdido. Un cuento original que combina la mezcla de ficción y realidad que podemos encontrar en un escritor que escribe sobre él mismo. El hecho sin embargo, es que le falta énfasis al relato. El autor utiliza un estilo muy pausado, sin diálogos, poco vivo. La falta de ritmo provoca que el cuento no despegue, a pesar del toque de originalidad final.

La Charca. Leer este relato te traslada irreversiblemente al mundo macabra de H.P Lovecraft: Leyendas de civilizaciones antiguas, seres deformes que andan en la oscuridad de los pantanos y de los sótanos más oscuros, ritos salvajes de adoración ... en todo caso Antonio M. Arbonés no creo que se esconda de dichas influencias y nos presenta un relato que no creo que busque nada más que entretenernos en una vorágine de acción y aventura aliñados con alguna dosis de intriga. Quizás la lástima es que el autor no haya acabado de ligar los elementos de esta intriga y se haya dedicado más a mostrarnos las luchas entre el protagonista y los seres sobrenaturales. El estilo es a veces algo cargante sobre todo por la tendencia del autor a utilizar los diálogos integrados en medio de la conversación.

 

Premios:

 

 

Búsqueda:
  Creative Commons License
Este texto esta bajo licencia de Creative Commons.
Relatos que contiene esta antología:
Chalala (Tobías Grumm)
El cable (Miguel Ángel López Muñoz)
Pura física (Carlos de la cruz)
Aquí yace Arcadio Buenaventura (Miguel Ángel Julià)
El mazo (José María Tamparillas)
El paraíso perdido (José Carlos Canalda)
La Charca (Antonio M. Arbonés)