Proyecto Marte
CF- EXPLORACIÓN
 
     
 
 
 
 

PROYECTO
MARTE

(2015)

L. J. Salart

Editorial:
El astronauta
imposible
(2015)


Colección:
---

Núm:
---

Páginas:
306


 
     
Proyecto Marte

Sería normal que cualquiera de nosotros, leyendo un título tan definitorio como el de esta novela, Proyecto Marte, pensara que L. J Salart ha escrito una aventura centrada en nuestro pequeño vecino rojo, una historia que probablemente trata sobre los esfuerzos de la humanidad para colonizar el planeta. Ah, Amigos! Pero esto no es así! Proyecto Marte no especula sobre la terraformación marciana, no. Lluís Salart nos acerca a otra idea más ambiciosa, a una mirada al futuro muy con línea de lo que proyectaban las novelas de Asimov posteriores a la Fundación: La expansión y posterior evolución de la humanidad.

¡Oh, sí! Salart nos ha engañado vilmente pero lo no ha hecho con malicia, sino que nos ha engatusado para ofrecernos algo mejor de lo que esperábamos: un título que presumiblemente apunta en una dirección pero dentro del cual encontramos también unas propuestas muy dignas de todo un universo por explorar. Proyecto Marte tampoco es una novela cualquiera a la carta. Se trata de unos serie de relatos estructurados en forma de fix-up, por lo que su conjunto nos aporta más información que sus partes por separado. Sólo tienen un escenario más o menos común: El planeta Marte. La lectura de estos fragmentos de historia marciana son ágiles y bien trabajados y nos animan a leer más a cada capítulo pero de forma cómoda, sin sobresaltos o clifthangers pero sí con cierto calorcillo que proviene de la quema de buena literatura.

La terraformación marciana es un hecho: La humanidad ha luchado durante milenios para adaptar el planeta a sus necesidades. Y de hecho el primer capítulo, la primera historia nos sitúa en el año 2.583 EM (Era Marciana), el momento en que Usha Leber respira oficialmente por primera vez el aire del planeta sin ningún tipo de filtro o traje espacial. A partir de aquí el autor de manera muy inteligente nos va aportando datos de esta Era Marciana, de este Proyecto Marte que ocurre tanto en el futuro como en el pasado de este icónico primer día de paseo bajo una atmósfera sometida al agrado de los terrestres. De esta manera cada historia nos traslada unos años al futuro o al pasado de este punto cero que comentaba y lo hace también de forma exponencial por lo que los primeros capítulos ocurren pocos años antes o después de este primer paseo por Marte pero poco a poco el tiempo entre los relatos expande hasta abarcar milenios... y de esta manera el autor nos puede explicar tanto el inicio de la era marciana como su final. Me quito el sombrero porque lo encuentro de gran originalidad. Pocas veces he visto una estructura similar que juegue con tanta destreza con la línea temporal; sólo recuerdo alguna novela como El uso de las armas de Iain Banks que se atreve a jugar de forma aún más atrevida con la estructura narrativa.

Pero por qué afirmo que este libro no especula sobre Marte o sobre su terraformación? Pues porque al autor le interesa plantear más un tema tan asimoviano como es la evolución de la especie humana (conste que él se declara ferviente admirador del Buen Doctor). Como comentaba, el acondicionamiento de Marte es un hecho, es una realidad, pero una realidad que esconde una historia detrás con nombres y apellidos llamada "Proyecto Marte" o dicho de otra manera: como la energía y la ilusión que vertió la humanidad en esta terraformación la salvó de ella misma. Así es, el Proyecto Marte es un sueño para la Tierra, un hito en común que une a las naciones después de una época oscura, un objetivo que hay que alcanzar para que nuestra mirada deje de centrarse en nosotros mismos y busque más allá de las estrellas.

Y aquí es donde Salart la clava: proponiéndonos una serie de imágenes, de instantes, de momentos claves en esta carrera por terraformar Marte pero también mostrándonos la posterior evolución de la humanidad una vez ya se ha alcanzado el objetivo y lo hace a través de aspectos sociológicos, religiosos pero especialmente a través del cambio en la mente humana. Y es que la mirada romántica del autor se transmite a través de decenas de personajes que aportan su granito de arena para que vayamos atisbando los problemas y las victorias de una humanidad que resta perdida en un planeta que se le hace pequeño y que siempre posee unas ansias innatas de expandirse y colonizar... aunque sea por su propio bien.

Como es natural no podemos hablar de grandes personajes en un fix-up donde los tiempos van más allá de la vida humana. No encontraremos pues, ningún protagonista memorable, pero esto es normal. Sí que detectaremos que muchos de los inputs que ayudan a saltar el siguiente obstáculo de la humanidad provienen de la simbiosis que los humanos realizan con las máquinas, los robots y en definitiva con las inteligencias artificiales. Naturalmente esta relación también conlleva riesgos como evidencian en algún capítulo. Salart vuelve a rendir homenaje al maestro Asimov y las relaciones entre robots y humanos. En otro tipo de planteamiento me vienen a la cabeza reminiscencias de la también civilización simbiótica de La Cultura que nos ha descrito Iain Banks en tantas novelas.

Sea como sea, Proyecto Marte es una notable novela que se adentra más en aspectos psicológicos y evolutivos que en tramas más impactantes. De hecho, los cuentos o historias que me han gustado más son estos primeros, los que especulan con la imaginación y los sentimientos, mientras que algún capítulo que se decanta más la intriga y la acción me ha dejado más indiferente.

Muy recomendable, y más siendo una primera novela, por la forma con que Salart nos aporta la información y la riqueza de una prosa más enfocada a hacernos sentir pequeños y raquíticos que a resaltar las virtudes de sus personajes o escenarios, un prosa que en nos hace soñar en las estrellas y en una evolución sin límites de la humanidad por la Galaxia .... y más allá.

Eloi Puig, 16/02/2018

.

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.