Pequeños dioses y otros cientos blancos
FANTASÍA/ ANTOLOGÍA  

PEQUEÑOS DIOSES Y OTROS CUENTOS BLANCOS
(2002-2017)

Tim Pratt

Editorial:
La máquina
que hace ping
(2020)


Colección:
Incontinencia Suma

Núm:

Páginas:
216

Traductor:
Maria Pilar San Roman
Silvia Schettin
David Tejera
Roberto Pino Botella
Sergio Saldaña Royo



   
Pequeños dioses y otros cuentos blancos

Este año 2020 es quizás uno de los años que estoy leyendo más. Dispongo de más tiempo que nunca y he descubierto nuevos autores sorprendentes, pero por ahora ninguno como Tim Pratt, un escritor que no sólo me ha deslumbrado sino que me ha emocionado con unos cuentos maravillosos. Algunos de estos relatos ya habían sido publicados en castellano anteriormente pero finalmente ha sido la editorial La Máquina que Hace Ping quien ha realizado una selección casi perfecta.

Cuando leí el título Pequeños dioses y otros cuentos blancos me extrañó la parte final de este enunciado. ¿Qué significaba “cuentos blancos”? Ahora, después de haber terminado el que quizá sea la mejor antología del año para un servidor, entiendo el concepto de blanco: Cuentos que en términos generales no muestran la cara oscura de las personas, al contrario…, nos aportan no sólo luz sino un sentimiento de bienestar al leerlos. Aunque algunos sean tristes, aunque no siempre tengan final feliz.

Ciertamente el estilo de Pratt me ha evocado a imágenes y sensaciones que pocos escritores pueden alcanzar. Quizás mi referente más cercano haya sido Mike Resnick. Ambos son capaces de narrarnos historias que despiertan nuestras emociones porqué realmente hablan de sentimientos, impresiones, sólo que bajo un trasfondo fantástico. Los relatos son de todo menos oscuros, destilan aquella blancura que mencionaba en el título, sin convertirse nunca ramplones, sino todo lo contrario. Solo en algún caso, Tim Pratt he querido dirigirse de manera más cruda al lector pero incluso así nos deja con un mensaje tierno o con una visión esperanzadora.

En general los diálogos desbordan naturalidad. Son directos, firmes y te hacen sentir cómodo, aunque el escenario donde se desarrollan sea completamente fantástico, irreal o escondido bajo un concepto que nos puede parecido extraño. Es igual, porque los personajes y sus conversaciones son una delicia y bajo el amparo de la sencillez nos llevan estas emociones sutiles que todos sabemos interpretar porque también son nuestras en algún momento u otro de nuestra vida.

Empecemos por el relato que da nombre a la antología: "Pequeños dioses". Una obra maestra que nos hace caer la lágrima. Con una prosa clara, diáfana, y una sensibilidad contenida exploramos el proceso de duelo de una manera singular y extremadamente original. Los pequeños dioses de las sensaciones cotidianas (el olor del café de la mañana, el tacto suave de una toalla... y mil y una más) serán aquí un referente para nuestro protagonista que ha enviudado recientemente. Ella, alegre y vital ya le había hablado de estos pequeños dioses antes de morir. Un cuento narrado con un nivel de maestría que bien podría merecer la nota máxima.

"Tres peticiones a la reina del infierno" nos abre una nueva perspectiva del infierno en clave de humor pero también con mucha sensibilidad. Las reinas del infierno mantienen un matrimonio que ya se ha hecho aburrido y carece de estímulos. Una de ellas ideará un plan para jugar con su esposa a costa de los mortales. Este es un cuento que también me ha dejado un enorme buen sabor de boca y que cambia rotundamente el concepto que tenemos en la mente sobre el infierno y el sufrimiento eterno.

En "Siegaespectros o la vida despés de la venganza" nos topamos con un sentimiento visceral como es la venganza. Una historia con giros argumentales muy bien logrados que nos sorprenderá. Un hombre acaba de perder a su marido en un accidente de tráfico cuando se le presenta un ser que le promete venganza. La persecución del culpable no dará los frutos que esperaba y se topará con una espiral de muertes que parece no tenga que acabar nunca. Final poético y muy en la línea de horizontes infinitos por recorrer.

En cuanto a "El pez limpifondos" es el cuento que me es me ha trastornado por el hecho de que no he acabado de entender el mensaje final. Un cuento metafórico sobre la pérdida, sobre la esperanza, de un chico que busca vestigios de su hermano muerto en un estanque mágico.

"Carta" es un cuento ultracorto que también trata sobre la esperanza con un sentimiento de pérdida dolorosa.

La parte más épica se la lleva "La copa y la mesa". Un agente secreto tiene el don de poder ver el pasado —sólo por esta premisa, ya vale la pena el relato—. Pertenece a una organización que busca el Santo Grial que a su vez creen que los llevará ante Dios. Una narración que cuenta aventuras maravillosas con brutalidad y sin concesiones. ¿Qué le dirías si te encontraras a Dios? Esta es una de las reflexiones que nos aporta esta historia. Final precioso.

"Su voz en una botella" es un relato hipnótico sobre la relación de nuestro protagonista con una chica que aparece y desaparece de su vida como por arte de magia. Una cuento sobre los miedos y necesidades de uno mismo, una historia de cómo a veces nos apoyamos en una fantasía para salir adelante. Correcto.

La imaginación que desborda "El sótano del mundo" es increíble. La historia nos mezcla la fantasía y la ciencia ficción pero una vez más se centra en la importancia de sentimientos tan intensos como el amor. Una antigua novia vuelve de golpe a la vida de nuestro protagonista para pedirle un favor especial. Este tiene lugar en un sótano de una casa que se abre a un mundo insoldable lleno de objetos olvidados por la humanidad y vigilado, como no, por un dragón. Los giros de la trama son sublimes y el final es muy digno. El autor puede soltarse con uno de sus temas preferidos: Los universos paralelos. Sin embargo tienes la sensación de que el argumento daría por una pequeña novela si la alargara un poco más.

Como decía Tim Pratt es un entusiasta de las posibilidades que ofrecen los Universos alternativos. Y una buena muestra es "Resultados inesperados" donde se incluye él mismo en un relato que gira sobre este tema. Además introduce hechos puntuales históricos como el atentado del 11S Nueva York. El día de la tragedia no todo sucederá como todos conocemos. Una gran sorpresa llegará a toda los hogares del mundo. Un cuento que es una pequeña genialidad.

"Romance científico" es más una curiosidad: Se trata de diferentes poemas y versos sobre el amor en diferentes escenarios posibles de ciencia ficción.

Y acabamos con el segundo mejor cuento de la antología: "Sueños imposibles". Un relato divertido sobre —también—  universos paralelos y cine pero que esta vez el autor, además, tira de la nostalgia: Un chico descubre un videoclub en una calle que nunca antes había estado allí. El establecimiento desaparece cada noche. Allí encuentra una serie de maravillas cinéfilas: películas jamás filmadas, otras que han sido rodadas con diferentes directores o actores, parte de largometrajes que en nuestro mundo se han perdido u olvidado... Tim Pratt juega con la especulación cinéfila pero también nos acaba ofreciéndonos una bonita historia de amor. Imprescindible.

Pocas veces he visto tanta calidad en formato corto reunida en una antología como ésta. Pero lo que más disfruto es que he conocido a un autor excelente que no tenía fichado. Una recopilación imprescindible con historias que nos harán soñar pero que sobre todo nos emocionarán —en su mayoría— haciéndonos adorar este sentido de la maravilla aplicado a la fantasía que Pratt nos transmite. No os la perdáis.

Eloi Puig
09/10/2020

 

Premios:
2007 Hugo por "Sueños imposibles"
Búsqueda:
  Creative Commons License
Este texto esta bajo licencia de Creative Commons.
Relatos que contiene esta antología:
Pequeños dioses
Tres peticiones a la reina del infierno
Siegaespectros o la vida después de la venganza
El pez limpiafondos
Carta
La copa y la mesa
Su voz en una botella
El sótano del mundo
Resultados inesperados

Romance científico

s/v
Sueños imposibles