Panteón
CF- CONTACTOS
 
     
 
 
 
 

PANTEÓN
(2013)

Carlos Sisí

Editorial:
Minotauro
(2013)


Colección:
---

Núm:
---

Páginas:
356

 

 
     
Panteón

La contraportada del Premio Minotauro 2,013 anunciaba una novela que mezclaba sabiamente la aventura épica propia del space opera con dosis de terror cósmico siguiendo influencias lovecraftianas. Con estos datos, añadido a una ilustración de portada inquietante, cualquier lector de ciencia ficción gira la cabeza hacia el libro, lo observa unos instantes y seguidamente empieza a leerlo sin pensarselo dos veces. Es lo que me pasó a mí, vamos. Que una vez recibida la novela pasó casi automáticamente sobre la pila.

Destapemos un poco más de la obra que ha ganado el premio mas bien valorado (económicamente) de ciencia ficción en castellano: Nos encontramos a miles de años en el futuro. La Tierra es un viejo recuerdo, ya inexistente, y los humanos se han desarrollado por toda la galaxia, terraformado planetas y establecido bases comerciales y gobiernos de todo tipo. Existen planetas autónomos, y piratas espaciales y mil y una cosas que descubrir entre las chatarras que inevitablemente son abandonadas durante las frecuentes batallas entre diversas facciones. Y a ello precisamente se dedican Ferdinand y Malhereux, a buscar baratijas caras, fragmentos de materiales, de robots, de tecnología puntera que más tarde pueden revender en el mercado negro. Pero esta vez, en un planeta sin nombre y sin interés comercial se toparán con problemas graves cuando debían comenzar el saqueo.

Cambiemos de escenario: Una nave inmensa, inconmensurable, poblada por un clan pirata con órdenes explícitas de recuperar un objeto que se encuentra en un planeta sin nombre. Lo comanda un ciborg, mitad máquina, mitad humano: Jebediah, que gobierna con mano firme uno de los clanes más salvajes y poderosos existentes, los sarlab

Y finalmente observemos la tercera parte en el conflicto: La Colonia, una civilización descendiente de científicos de la vieja Tierra con un poder tecnológico fuera de escala, que intenta equilibrar las facciones que se enfrentan a la galaxia para que ninguno se haga demasiado poderosa. Una controladora de La Colonia detecta una actividad inusual de una nave sarlab sobre un planeta sin recursos y sin nombre que la hace sospechar y preguntarse qué pueden querer de valor unos mercenarios como los sarlab en un planeta tan poco interesante.

Ya tenemos la puesta en escena y los tres sectores implicados. Carlos Sisí, después de un comienzo espléndido donde nos presenta a los personajes y su implicación con el planeta sin nombre, se dedica a construir un escenario majestuoso, espectral, misterioso: un panteón, un lugar que las diferentes facciones explorarán cada buscando sus propias respuestas pero descubriendo secretos de carácter cósmico. Aquí es donde se desarrolla el 80% de la novela. Después de un comienzo ágil y muy bien estructurado, Carlos Sisí cambia de registro y se centra en la descripción y en ralentizar el ritmo para envolvernos en una cuidada ambientación. Podríamos estar hablando de Cita con Rama, de Clarke, o de En las montañas de la locura, de Lovecraft.

Y finalmente, después de muchos misterios, un poco de acción y una interacción importante entre los diferentes personajes, la parte más oscura de la historia aflorará finalmente. En la mente me vienen reminiscencias de un Galactus devorador de mundos más afín al representado cinematográficamente hace unos años que al creado por Stan Lee y Jack Kirby. Sea como sea, la parte última de la novela nos presenta un apocalipsis en toda regla, golpeada por la precipitación y un exceso de adrenalina que acelera demasiado el ritmo de la novela.

Hablemos de esto último: El ritmo de la novela es variable. Tenemos un comienzo con un tempo perfecto y una parte central bien diseñada aunque algo desmesurada pero lo que se tambalea es un final precipitado donde en un capítulo se nos cierran demasiadas cosas y donde uno tiene la sensación de que falta algo más de historia . Si bien, el autor, sabe finalizar la parte principal de la trama argumental, deja sin atar algunos hilos importantes, algunas respuestas que creo merece el lector.

Quizás lo mismo ocurre con los personajes: algo desiguales. Ferdinand y Malhereux se llevan buena parte de la atención del lector porqué el autor les tiene una gran deferencia. En cierto modo es lógico pues estos son nuestros protagonistas: la pareja entrañable a la que más esfuerzos a dedicado Carlos Sisí. Sin duda los conductores de la aventura, los catalizadores de todo. En cambio, Jebediah es tratado demasiado poco y realmente tiene un potencial envidiable dado su carácter imprevisible. Y en cuanto a  Maralda Tardes, la integrante de la Colonia, tiene un papel un tanto frío, imprescindible, sí, pero poco desarrollado en mi opinión.

La combinación de una buena ambientación, del trato de ciertos personajes, de la trama argumental que si bien podría haberse redondeado mejor es muy interesante y en definitiva de la estructura y el buen hacer de la prosa de Carlos Sisí, dan a lugar a una novela muy recomendable, a caballo, como nos aseguraba la contraportada de planteamientos propios de la aventura estelar y los lugares oscuros e inexplorados más con acuerdo de la mente lovecraftiana.

Eloi Puig, 13/05/13

 

Premios:

2013 Premio Minotauro

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: