El Núcleo del Sol
CF/ UCRONÍA/ DISTOPÍA
 
     
 
 
 
 

EL NÚCLEO DEL SOL
Auringon ydin
(2013)

Johanna Sinisalo

Editorial:
Roca Editoriasl
(2019)


Colección:
---

Núm:
---

Páginas:
334

Traductor:
David Tejera Expósito

 
     
El núcleo del Sol

A veces los editores saben hacer muy bien su trabajo. ¿Qué quieres que te diga? si en la contraportada de un libro del que no había oído hablar leo "Sexo, drogas y burocracia en una Sociedad orwelliana", al menos me intereso por saber de qué la trama. Y entonces es cuando los ojos se te abren de la sorpresa y te entran ganas de ponerte a leerlo.

Johanna SIninsalo, la autora, es finlandesa y ambienta esta ucronía distòpica en su país. Y eso ya es un primer mazazo para el lector. Al menos desde la perspectiva mediterránea, siempre hemos tenido a Finlandia como uno de los países más progresistas en cuanto a igualdad de género y educación. Pero Sinisalo, como si nada, nos presenta una Finlandia muy diferente a la que conocemos hoy en día: una nación que en los años cuarenta llevó a cabo un cambio drástico en la sociedad despreciando y denigrante el sexo femenino y creando una Eusistocracia, un estado aislado del resto del mundo y profundamente patriarcal donde la mujer es adiestrada desde que prácticamente nace para convertirse en una esposa perfecta: Sin educación y devota del marido, de los hijos, de la casa. Son mujeres elegidas para ser intelectualmente nulas, para sólo pensar en mantener un cuerpo deseable, una cara bonita y para servir a cualquier capricho del macho.

Son las llamadas elois, las mujeres que pueden llevar una vida familiar y a la que se les permite vivir con cierta comodidad siempre que no desobedezcan al marido ni al gobierno. De jóvenes deben estar siempre perfectas para captar la atención de los futuros maridos y sólo se les permite estudiar asignaturas básicas y las que las preparan para su vida de obediencia. Fijaos con este cita:

"Un hombre tiene que ver muy bien lo que va a pasar a ser de su propiedad".

Y es así, las elois son adquiridas, pero también pueden ser rechazadas por el marido si éste cree que no cumple con sus obligaciones. Lo curioso es que la inmensa mayoría de las elois están educadas para creer en eso. Por creer que su marido y el estado eusistocrático son lo mejor para ella. De ahí tal vez la referencia orwelliana.

¿Pero y las mujeres rebeldes? ¿Y las que no quieren ser un simple trozo de cráneo que sabe cocinar y criar niños? ¿Cómo sobreviven? Son las morlocks, los despojos de la sociedad. Estas son esterilizadas y empleadas como mano de obra barata para las tareas secundarias.

Huelga decir que los términos eloi y morlock están extraídos de la novela de H.G Wells y que resultan unas palabras paradigmáticas para definir el rol de las dos sub-especies del género femenino. (A mí particularmente se me ha hecho raro ver que mi nombre ha sido escrito decenas de veces en una novela que tiene un sentido tan peyorativo).

Sinisalo afronta esta magnífica ambientación de una Finlandia empobrecida, sin casi relaciones con el exterior y sin poseer la tecnología del resto del mundo (El país parece detenido en los años 50 del s. XX), de forma muy peculiar. El estilo que emplea la autora es muy fresco, sin pretender aleccionar sino simplemente exponer unos hechos que son dirigidos a mostrarnos la vida de Vanna / Vera, una chica que crece como una eloi pero que interiormente se siente una morlock. Su vida será repasada de forma ecléctica mediante cartas que escribe a su hermana desaparecida o de simples anuncios de periódicos, flashbacks de Jare (la pareja de Vanna / Vera), poemas o extractos de leyes y comunicados gubernamentales que nos hacen situar de forma gradual en esta ucronía (ambientada el último lustro) que decididamente tiene una estructura plenamente distópica.

Y luego tenemos las guindillas, claro.

La novela de Sinisalo tiene un punto de autoparodia. Quizás por el hecho de ubicarla en un país donde no nos imaginaríamos nunca que pudiera ocurrir, pero también por la estética elegida para que las elois se muestren en su esplendor (que podría equivaler a la mujer de clase media-alta de EE.UU. de mediados del siglo XX). Y también por ideas como esta: En una sociedad visceralmente cerrada donde está prohibido el alcohol, el tabaco y cualquier tipo de exceso, la sociedad acaba por estallar por algún lado. Necesita algún tipo de droga. Y la única que el gobierno finlandés aún no controla plenamente es la capsaicina, uno de los principales componentes de los guindillas y pimientos picantes que provoca el ardor en cualquier mucosa a la que se acerque.

La imaginación de Sinisalo, aquí, se dispara y se narra una trama en paralelo sobre el tráfico de diferentes tipos de guindilla y de cómo la resistencia actúa contra el gobierno modificando genéticamente todo tipo de pimientos para cruzarlos y extraer cada vez capsaicina más pura. Aquí entra otra rama de la ciencia ficción que podréis disfrutar especialmente hacia el final del libro.

Así pues ¿Qué tenemos exactamente? Pues una novela, como comentaba, muy desvergonzada y diferente que se enfrenta sin perjuicios a temas como las drogas en una sociedad distópica extrema de tipo patriarcal. Pero quizás a diferencia de otros referentes como El cuento de la criada, el tono aquí es una mezcla entre la fascinación por unas leyes que son tan ridículas que nos parece que nunca podrían existir en nuestra vieja Europa (aunque ya les gustaría a ciertos grupos de extrema derecha) con una trama que raya la novela de espionaje y con especulación genética que se acomoda dentro de la pura ciencia ficción.

Sí, es un batiburrillo de ideas, expresadas con mucha simplicidad pero sin renunciar a la calidad de un texto que nos hace devorar el libro en pocas horas y que nos deja un sabor ambiguo: conmocionados por las propuestas distópicas en contra del sexo femenino pero a la vez divertidos por como la autora le sale de maravilla tratar temas tan delicados con una trama abierta y muy entretenida.

Eloi Puig

17/07/2019

 

 

Premios:
Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.