El nombre del viento
FANTASÍA HEROICA
 
     
 
 
 
 

EL NOMBRE DEL VIENTO
The name of the wind.
The kingkiller chronicle: Day one

(2007)

Patrick Rothfuss

Editorial:
Plaza & Janes
(2009)


Colección:
---

Núm:
---

Páginas:
872


 
     
El nombre del viento

Empezar una nueva saga de fantasía tiene dos peligros: uno evidente y uno oculto. La amenaza evidente es que ésta nos puede dejar indiferentes o incluso aburrir. Es de todos sabido que las series de fantasía épica y heroica tienen poco a ofrecer de original hoy en día. Sólo se salvan aquéllas que están escritas bajo una calidad literaria indiscutible o que ofrecen un entramado argumental muy atractivo. En cambio la inquietud que nos esconde, que nos oculta una nueva serie hace referencia a todo el contrario, a que ésta nos guste tanto que no podamos dejar de leerla y que necesitamos comprar los siguientes volúmenes de forma inmediata y casi compulsiva... pero con el handicap que éstos no estén todavía ni escritos (yo a eso le llamo el síndrome Martin por razones obvias).

Pues todo esto es lo que pasa con El Nombre del viento. Por un lado tiene una calidad literaria mayúscula y por otra sólo tenemos en venta un solo volumen. La novela ha tenido críticas fabulosas y una campaña publicitaria que pocas veces había visto anteriormente. Cuando recibí el libro de la editorial quedé sorprendido por el volumen -y el peso- del paquete (y no me estoy refiriendo a las casi 900 páginas del libro): un dossier explicativo a todo color, una presentación exquisita... si incluso había hojas secas de roble para otorgarle más ambientación!!!

Pero todo esto al lector no le interesa. La gran pregunta es: ¿El nombre del viento es una novela más de fantasía épica/heroica o tenemos ante nosotros un nuevo autor comparable a Tolkien, Martin o Sapkowski? Es bastante evidente que Patrick Rothfuss se inspira mínimamente en estos maestros pero a quien más creo que hace un homenaje explícito es a Úrsula K. Le Guin, sobre todo por la continúa referencia al poder de los nombres (al igual que en la saga de Terramar). Pero no nos engañemos: Patrick Rothfuss tiene su estilo propio y sus ideas... no le ha hecho falta copiar a nadie para llevarlas a cabo.

El autor no tiene ninguna prisa sin embargo: dicen los rumores que se ha pasado 10 años escribiendo la novela. Y hay que decir que le ha salido prácticamente redonda. Nuestro protagonista, Kvothe, nos narrará durante tres días -uno por volumen- su vida a través de enormes flashbacks mientras dicta con paciencia su biografía en un presente que se vislumbra tumultuoso. Es difícil, pues, comentar una novela cuando ésta más que nunca es sólo una tercera parte de la obra total -Crónica del asesino de reyes-. Al presente volumen sólo reviviremos su infancia y adolescencia hasta los 15 años. Así empieza su evocador relato:

«He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y escrito canciones que hacen llorar a los bardos.

«Me llamo Kvothe. Quizás hayas oído hablar de mi.»

La novela derrama poesía por sus páginas, vierte realismo mezclado con magia y supersticiones, ofrece muestras de amor a la música y sobre todo nos presenta a un personaje carismático y lleno de vida: Kvothe, un héroe de leyenda a quien todo el mundo cree muerte y en torno al cual se han creado y se distorsionado todo tipo de historias. La naturalidad de los diálogos contrasta con la vertiente más literaria y poética de su prosa que te envuelve y te sumerge en la lectura.

Hay que decir, sin embargo, que la gracia del libro no recae en su originalidad. El nombre del viento es una mezcla de novela de aventuras con toques fantásticos que se van acentuando a medida que el libro avanza. El autor ha escrito una novela fantástica pero bajo unas directrices que la conducen y guían por diferentes caminos a los cuales no estamos acostumbrados. Sin embargo, en el fondo no dejamos de asistir a un viaje iniciático de un chico hijo de la farándula que se tiene que valer por si solo a partir de un momento dramático de su vida.

La trama quiere romper tópicos pero usándolos como excusa argumental: Me explico, en la novela encontraremos mil y una situaciones que hemos leído antes en otras obras pero el autor quiere ser coherente, realista, de manera que cada acción, cada decisión de Kvothe se aleja de los cánones típicos de este tipo de literatura. Las venganzas, los primeros amores, los estudios universitarios... todo sigue un patrón conocido pero todo resulta diferente a cómo lo habíamos pensado. Kvothe se tiene que ganar cada paso que da por la vida... tanto si tarda un mes como tres años. Eso también significa que en algunos capítulos pasan pocas cosas pero nunca estropeando el ritmo de la novela; no encontraremos aquí los cliffhangers a que nos acostumbró Martin en la saga de Canción de Hieloy Fuego... pero sí toparemos con una lectura tan fluida y amena que nos llenará igualmente.

El autor ha hecho un trabajo a conciencia, pero no tiene prisa a abrirnos las puertas en el mundo donde transcurre la acción pues poco sabemos de éste: ni su política, ni casi nada de sus reinos y costumbres... porque lo que importa es lo que le pasa a un chico de doce años pidiendo limosna en una ciudad de perdición. Lo esencial para él es que se enamora de una chica misteriosa con un talante alegre pero que esconde una gran tristeza. Lo que es crucial es como unos seres de leyenda, desmitificados por el folclore y las canciones infantiles cambian de forma brutal la vida de este chico. Lo que valora Kvothe es sobrevivir en un mundo que se convierte en hostil cada día y olvidarse de los cuentos de hadas y de venganzas heroicas y por lo tanto los asuntos ajenos a su difícil supervivencia no se muestran a la novela.

Desconozco si El nombre del viento alcanzará las cuotas de seguidores que han tenido otras sagas como Canción de Hielo y Fuego o Geralt de Rivia; lo que es cierto es que ante de este magnífico primer volumen, las expectativas que eso sea así son altas.

Tenéis en vuestra manos una gran lectura. No os privéis en absoluto de disfrutarla.

Eloi Puig, 23/07/09

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: