Nightflyers
CF-CONTACTOS/
TERROR
 
     
 
 
 
 

NIGHTFLYERS
Nightflyers
(1981)

Geoge R. R. Martin

Editorial:
Gigamesh
(2019)


Colección:
Gigamesh breve

Núm:
08

Páginas:
200

Traductora:
Cristina Macía


 
     
Nightflyers

Nightflyers es una novela corta que escribió George R.R. Martin a principios de los años ochenta y que tuve el placer de leer hace unos años en la antología Híbridos y engendros, dedidaca a la obra corta de terror del autor de Santa Fe. Lo cierto es que dejando de lado otros cuentos míticos que aparecían en ese volumen (Como "Los reyes de la arena" sin ir más lejos), esta quizáS fue la historia que más me cautivó. El porqué lo ignoro, pero seguramente una trama que ocurre en el espacio profundo y donde se mezcla de forma efectiva el sentido de la maravilla con buenas dosis de terror debía de entrarme bien de forma casi asegurada.

Empezaré recuperando la definición que escribí hace cinco años, cuando la leí por primera vez:

"(...) la gran sorpresa ha sido" Nómadas nocturnos”, una novela corta que recoge la esencia del misterio y el horror de filmes como Alien y nos aporta un argumento coherente y lleno de inquietudes en la espacio interestelar. Una nave de transporte cargada de científicos busca los trazos de una civilización que se pierde en la memoria del tiempo. Pero durante el trayecto una serie de misterios abrirán interrogantes en una historia magnífica llena de elementos tan intrigantes como telepatía, un capitán sólo visible a través de hologramas, alienígenas o sabotatges. Una historia redonda que me ha impresionado"

Creo que este párrafo define bastante bien lo que os podéis encontrar leyendo Nightflyers (o Nómadas nocturnos como se tradujo en su momento): Una apasionante aventura cargada de misterio, con personajes intrigantes y con dosis precisas de terror que no nos permite ni un momento de respiro y que transpira ciencia ficción y sentido de la maravilla por cada página.

Un punto que me gusta muchísimo es el espíritu romántico con que Martin se inspira para la trama principal: Romántico en el sentido de inmersión a ciegas hacia el espacio profundo, de sentido de la aventura para seguir el rastro de una civilización alienígena que acumula decenas de leyendas de diferentes razas extraterrestres y que suma misterios siglo tras siglo ... porqué resulta que hace milenios que se dice que los volcryn viajan por la galaxia dirigiendose hacia el exterior de ésta y obviando cualquier contacto o comunicación con ningún planeta habitado.

Karoly d'Branin, un apasionado científico que ha hecho de esta leyenda su obsesión, ha obtenido suficiente financiación para fletar una nave comercial que los transporte a él y a ocho científicos más allá del Velo del tentador, una región del espacio a la cacería de un mito, una leyenda, tal vez un fantasma: Los Volcryn.

Y de esta manera ya tenemos definido el escenario: Nueve científicos entre los que destacan telépatas, lingüistas, cibernetistas o xenobiólogos... varios entendidos en disciplinas que pueden ayudar a comprender este esperado primer contacto. Pero sólo poner un pie a bordo de la nave ya observarán elementos extraños que provocarán un juego de reticencias durante el viaje. Martin también trata de forma loable estas alianzas y traiciones y además tiene la enorme capacidad de rodearnos de elementos propios de la ciencia ficción tan golosos como la telepatía, el ciberpunk o la manipulación genética -entre otros- y todo en una sola novela de doscientas páginas. O sea, que tenemos una aventura con ingredientes fabulosos. Y que hace Martin con todos estos ingredientes? Cocinarnos una trama perfecta alrededor de la tripulación y su búsqueda... con el acierto de añadir dosis controladas de angustia y terror para mantenernos más que alerta.

Quizás se le podría reprochar que algunos personajes secundarios sean demasiado planos y que parecen destinados desde el principio a convertirse en carne de cañón de una historia que elimina pasajeros a un ritmo constante. Sólo Melantha Jhirl, la modelo perfeccionada genéticamente, el enigmático capitán Royds Eris y en menor medida el telépata Thale Lasameri poseen roles definidos que permiten que la trama se mueva convenientemente. El resto de los pasajeros se acomodan en pequeños papeles, en ocasiones estereotipados, pero en definitiva con poca trascendencia.

Sin embargo, el resultado es genial: Ojalá hubiera muchas más novelas tan cortas y concisas como esta en el enorme abanico de la ciencia ficción. Y aquí a la editorial Gigamesh hay que reconocerle el mérito de haber sabido sacar una edición espectacular de tapa dura aprovechando el reciente estreno de la serie homónima en Netflix. La traducción es la misma que realizó Cristina Macía hace pocos años y en cuanto a las ilustraciones tenemos doble premio: Por un lado la cubierta vuelve a correr a cargo del incansable Enrique Corominas y nos invita a abrir el libro a instante. Y por otro, el tesoro lo encontramos en el interior con ilustraciones de David Palumbo que me han parecido extraordinarias.

Al parecer, Gigamesh publicará a partir de ahora su colección Gigamesh breve en este nuevo formato en tapa dura... y ya me deleito, sinceramente, porque en las páginas finales de este Nightflyers hay anunciadas un montón de colecciones de cuentos de Martin que son excepcionales todos ellos y que si no pudisteis leer en algunos de los volúmenes de la trilogía autobiográfica que salió hace unos años, podréis hacerlo pronto... con títulos como "Una canción para Lya" , "Los reyes de la arena" o "Retrato de sus hijos" ...¡ Buf! Casi nada. La crême de la crême de la producción corta de Martin!

Pero antes centrémonos en Nightflyers. Os recomiendo leerla antes de ver ninguna serie. Serán doscientas páginas bien aprovechadas, os lo aseguro.

Eloi Puig,

03/02/2019

 

Premios:

1981 Locus

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.