Negorith
FANTASÍA JUVENIL  
     
 
 
 
 

NEGORITH
(2018)

Ivan Ledesma

Editorial:
Bridge
(2018)


Colección:
---

Núm:
---

Páginas:
285

Otras ediciones:
No existen ediciones en castellano

 
     
Negorith

No es habitual que en catalán encontremos una novela que trate sobre ángeles y demonios. No es nada normal que en nuestra lengua se premie una obra que juega a hacer equilibrios entre el terror y el humor, entre la novela juvenil o young adult y la de género o que arriesga con una temática fantástica típica de una serie de éxito de la plataforma de moda. No, no es habitual; incluso es extraño. Por ello que Negorith, la apuesta de Ivan Ledesma no sólo haya publicado sino que haya ganado un premio como el Joaquim Ruyra es una muestra de que estamos haciendo las cosas bien, que los géneros fantásticos empiezan a decir la suya en este estancamiento perpetuo que tiene la literatura catalana al respecto.

Y es que si unos autores ingleses como Terry Pratchett y Neil Gaiman escribieron en su momento Buenos presagios (Tomad nota que pronto se estrenará la serie God Omens en Netflix), de la cual compruebo que la reseña que escribí hace 20 años es algo escueta (por usar un eufemismo y no fustigarme), casi me atrevería a decir que Negorith es la respuesta catalana a aquella divertida aventura con ángeles y demonios luchando (y aliándose) para no perder protagonismo en el mundo de los humanos. Viene a ser como las aventuras que podías diseñar en aquel divertido juego de rol llamado In Nomine Satan / Magna veritas. Porque en Negorith ciertamente aparecen demonios malos, pero también de otros con una maldad más sutil y como no, un ángel maquiavélico y humanos con capacidades extrañas. Y también persecuciones, intrigas, diálogos con aires pulp y mucha aventura (sin olvidar un poco de romanticismo de cajón).

Me ha gustado el estilo de Ledesma: Capítulos cortos, un abanico de personajes radicalmente diferentes, varios escenarios. Todo está pensado para que el lector lo pase bien un buen rato. Pero además, la prosa es efectiva, engancha y te mantiene alerta. Es imposible aburrirse y como mucho hay que estar un poco al tanto de no perderse entre las diversas facciones celestiales y demoníacas que luchan por imponerse en este tipo de batalla épica donde los humanos siempre son los que acaban recibiendo más.

Vayamos por partes: Gris ha sido secuestrada por una sombra que no aventura nada bueno Y el hombre de la maleta (Abraham) y el chico sin brazo, (Half) son llamados para rescatarla. Esto no es problema pero durante el proceso comprueban que Gris es una Negorith y que los poderes que posee son codiciados por toda bestia sobrenatural con una mínima ansia de dominar el mundo (o los mundos) que exista en nuestra realidad. A partir de aquí Ivan Ledesma se dedica a proyectarnos una aventura imparable con aires juveniles y totalmente pensada para disfrutarla donde donde la magia y especialmente los ritos demoníacos compartirán protagonismo con una trama sobre la existencia de varios reinos o dimensiones y de sus criaturas.

Me ha parecido que el autor tenía cierta debilidad por los personajes secundarios (ángeles y demonios), más que por los protagonistas principales. De hecho, estos a ratos desaparecen brevemente de la narración para abrir las puertas a los monstruos. Ledesma se siente más a gusto con el talante de los demonios. De hecho, uno de los personajes, Malvin, se gana el lector, se le pone en el bolsillo con su particular carisma, calidad que quizás los protagonistas más principales como la misma Gris, les falta un poco.

Si algo no he acabado de ver claro, sin embargo, es la interrelación de este mundo mágico con nuestra realidad, con los habitantes de la ciudad - sin nombre- donde transcurre la acción. La excusa de que la oscuridad y el malestar haga que la gente se quede en casa como si nada, la encuentro débil. No estamos hablando de un par de granjas aisladas, sino de millones de habitantes. Es sólo una estratagema para que nos olvidemos de la gente y nos concentremos con lo que es importante pero sin embargo creo que aquí el autor se hubiera podido esforzar más a describirnos esta confrontación entre el mundo real y el mundo mágico que tiene lugar especialmente los últimos capítulos. Sea como sea, la novela es todo aquello que hace tiempo reivindicamos: Una obra con una buena trama, con aventura, con personajes empáticos y con un poco de mala leche, una novela en definitiva que nos haga disfrutar del género fantástico sin complejos.

He quedado pues, más que satisfecho con Negorith. Puede que no sea una novela con una gran profundidad pero tampoco lo pretende. La meta es que el lector disfrute con una aventura fantástica, que se quede pegado a una historia que en algunos momentos coge aires muy épicos y en definitiva que encontremos un producto semi juvenil al alcance de todos y de forma natural en catalán que suficiente falta le hace. Me quedo con ganas de saber más de este particular universo que ha creado Ledesma.

Eloi Puig, 05/01/2019

 

Premios:
2017 Joaquim Ruyra
Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.