El marciano
CF- EXLPORACIÓN
 
     
 
 
 
 

EL MARCIANO
The martian
(2012)

Andy Weir

Editorial:
Ediciones B
(2014)


Colección:
Nova

Núm:
---

Páginas:
407


 
     
El marciano

Parece que los editores deberán estar cada vez más pendientes de los autores que autoeditan. Los recientes casos de Hugh Howey y de Andy Weir evidencian que podemos encontrar obras de gran calidad entre la enorme oferta de autopublicaciones que circulan por la red. Efectivamente, parece que Andy Weir, el autor de El marciano, comenzó a vender su novela por su cuenta hasta que una editorial importante se fijó en ella. Ahora es un best seller mundial al que ya le han salido pretendientes para realizar la versión cinematográfica, pretendientes de la talla de Ridley Scott según se dice.

Pero vamos a lo que interesa. ¿Qué tiene El marciano que la reafirme por delante de otras propuestas similares? Para empezar una trama original y un poco fuera de lo normal: Mark Watney es un astronauta en el que dejan involuntariamente a su suerte nada menos que en el planeta Marte. Pero no en un planeta semi terraformado con posibilidad de sobrevivir etc. No. A Marte sólo se había llegado dos veces anteriormente, con las misiones Ares, y sigue siendo una enorme roca roja sin atmósfera y con temperaturas impracticables por la vida y Mark sólo dispone del equipo de la NASA que sus compañeros y él mismo pudieron montar y descargar durante los primeros seis días de la misión espacial Ares 3. Y no hay previsión de volver a enviar una nave al planeta hasta después de cuatro largos años. La supervivencia con los escasos recursos disponible es definitivamente imposible... o no.

Esto sería un breve resumen de la premisa inicial que ya nos atrapa por la atención que enfocamos a saber cómo puede salirse de esta el protagonista. El otro gran acierto de la novela ha sido que a través de una prosa muy fiel a la ciencia ficción dura se nos narra una historia muy amena y adictiva de cómo el astronauta Mark Watney va consiguiendo sobrevivir haciendo uso de los sus conocimientos científicos de botánica e ingeniería en un entorno completamente hostil. Entendemos como ciencia ficción dura que la narración que se decanta por explicarnos científicamente hechos y hazañas que deberían poder realizarse, al menos de forma teórica, con los conocimientos actuales.

La novela  está parcialmente estructurada en forma de diario personal y por eso dictada en viva voz por el mismo protagonista, aportando datos técnicos que se nos escapan pero también con un toque humano que suaviza las tensiones, una voz que se transforma en insultos o eurekas, dependiendo de si la supervivencia se complica o parece salir adelante aunque sea por unos días. Esta mezcla de ciencia ficción hard con toques muy humanos es deliciosa pero también se convierte en el motor de la novela. El marciano destila un optimismo vibrante, casi exagerado, pero muy contagioso, pegadizo; un canto de amor a la ciencia y a la superación personal –l la verdad es que viendo la cara sonriente del autor en la solapa interior, uno no puede evitar pensar en él como si fuera Mark Watney-. Cierto es que a veces podemos pensar que una visión tan positiva de los problemas es incongruente con la precaria situación de una persona que no tiene esperanza de sobrevivir más allá de unas semanas pero al tratarse de un diario también podemos pensar que en éste sólo se han incluido los pasajes más positivos.

Weir tiene talento para escribir sin cansar al lector, pese al abuso de tecnicismos. Cuando ya parece que tanta ciencia dura tenga que pasar factura, cuando uno diría que el autor se dirige hacia el peligroso camino de resultar pretencioso y algo ególatra por exponer tantos conocimientos, el argumento hace un giro, u observamos otros puntos de vista y entonces renace la ansiedad por saber qué pasará, como se resolverá - o no- cierto problema.

El marciano tiene fuerza para convertirse en un clásico a pesar de algunas deficiencias que también arrastra. Pero es que Weir escribe de forma tan fluida que se le perdona cualquier lapsus dedicado a explorar más a fondo el alma del astronauta Mark Watney. Y tiene el mérito, repito, de acercar la ciencia ficción dura a todo tipo de lector, cosa nada fácil.

Una apuesta muy acertada por parte de Ediciones B y la reciente refundada colección Nova.

Eloi Puig, 26/11/14

 

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: