La Mutació sentimental
CF- DISTOPÍA
 
     
 
 
 
 

LA MUTACIÓ SENTIMENTAL
(2008)

Carme Torras

Editorial:
Pagès Editors
(2008)


Colección:
Ciència-Ficció

Núm:
22

Páginas:
309

Otras ediciones:

No existen ediciones en español

 
     
La Mutació sentimental

Una bailarina danzando grácilmente con un robot provoca un efecto llamativo e inverosímil al mismo tiempo pues la delicadeza del paso de baile contrasta con la imagen rústica del androide. Ésta es la ilustración que nos ofrece el editorial Pagès para la cubierta del número 22 de su colección ciència-ficció. Probablemente la mejor ilustración que ha aparecido hasta ahora en la colección - en este caso a cargo de Cèsar Isern- y que para variar nos da motivos para interesarnos por el contenido del libro pues si de una cosa peca la mencionada colección es de no saber lanzar el anzuelo adecuadamente hacia un lector ávido de novedades de género en catalán. Y es una lástima pues la colección guarda dentro de sí unos cuantos grandes títulos.

La Mutació sentimental (ganadora del X Premio Manuel de Pedrolo-Ciutat de Mataró de narrativa de Ciència-Ficció) es la segunda novela de Carme Torras, robotista y profesora de investigación de la UPC y aficionada entre otras cosas a la ciencia-ficción. No es extraño pues que su primera novela de género trate sobre robots pero nos engañaríamos si pensáramos que el libro aborda de lleno la inteligencia artificial como temática principal. No es así; aunque los robots tienen un papel importante en la obra y a pesar de las referencias y homenajes que implícitamente hace la escritora al gran dinamizador del género, Isaac Asimov -sólo hay que ver el nombre de cierta científica o el nombre también del robot personal de uno de los protagonistas para tener claro que Carme Torras tiene al Buen Doctor muy presente-, La Mutació Sentimental es una distopía en toda regla, eso sí, con elementos próximos al ciberpunk y a la mencionada inteligencia artificial.

Nos encontramos 100 años en el futuro, a principios del siglo XXII. La humanidad ha evolucionado mucho tecnológicamente y ahora cada persona tiene un robot (ROB) que lo acompaña y que se adapta a las necesidades de su propietario (PROP). Los robots hacen las tareas difíciles pero también las más elementales: Pueden tanto conducir un aero'cle –una especie de coche aéreo-, como hacer masajes delicados; tanto pueden pedir mesa en un restaurante como resolver problemas matemáticos... los robots se han convertido en niñeras de toda la población protecno o lo que es lo mismo, de la parte de la humanidad - la mayoría- que se han lanzado a aceptar la tecnología como parte intrínseca de su vida. Los sentimientos se han ido desplazando y la sociedad ha disminuido notoriamente el contacto entre sí: Las escuelas son llevadas por programas o robots de manera que tanto la enseñanza como las relaciones sociales están dirigiendo la población hacia el autismo social, cosa que me lleva a recordar otra obra de Asimov: El Sol desnudo. Carme Torras sin embargo, analiza la problemática del exceso tecnológico de una forma más realista y creíble.

Pero en esta falsa utopía también hay diversos núcleos antitecno, agrupados en comunidades donde se trabaja para recuperar un nivel de vida que no implique depender de las máquinas y donde algunas terapias naturales intentan enderezar -sin demasiado éxito- un futuro que se prevé catastrófico para la humanidad, una involución no tecnológica pero sí de pensamiento y de creatividad. El despertar de Cèlia, una chica congelada un siglo antes debido a una enfermedad terminal que ha despertado ahora gracias a que los avances técnicos permiten su recuperación será el tiro de salida para que tanto los protecnos como los antitecnos la quieran estudiar para perseguir objetivos diferentes y que en el fondo son la clave de la novela: La lucha ideológica entre los que piensan que la tecnología permitirá que la humanidad evolucione incansablemente y los que creen que el mundo se está relajando peligrosamente a causa de la falta de los estímulos externos que la tecnología suplanta año tras año.

Ésta es la historia de Cèlia pero la novela no está estructurada entorno a ella exclusivamente: tenemos un trío protagonista que encarna tanto la visión protecno, como la antitecno aparte de Cèlia. Uno de los aciertos de la autora: Explicar una historia bajo diferentes puntos de vista sin que unos predominen sobre los otros. Otro acierto es también el hecho de mostrarnos un siglo XXII diferente al nuestro pero muy asumible, un futuro próximo donde el lenguaje ha variado un poco, donde las costumbres también, donde las multinaciones parecen coger las riendas de la sociedad - no se menciona ningún tipo de gobierno en este futuro próximo- y donde Cèlia tendrá dificultades para integrarse debido a las diferencias culturales. Otro punto a favor es la forma en que la autora presenta a los robots: Sirvientes dotados de multifunciones, algunos de los cuales con módulos de aprendizaje, que siguen una lógica y una forma de pensar exquisita. Siempre que habla un robot vemos una máquina que intenta complacer a su PROP utilizando todas las herramientas que tiene a su alcance. La autora no tiene que utilizar leyes de la robótica para hacernos entender los procesos y los protocolos con que han estado dotadas las máquinas.

El estilo de Carme Torras no tiene nada a envidiar a nadie: La narración está expresada en una estricto presente, lleno de dinamismo y de recursos literarios. Encontraremos reflejada la frialdad innata de los protecno, pero también los sentimientos de Cèlia o la curiosidad retro de los integrantes de la comunidad. La autora sabe transmitirnos los diferentes modos de pensar de forma impecable. Utiliza tanto la descripción y el diálogo como los pensamientos interiores de los personajes para mover la novela aunque en este punto discrepo - no se si es cosa del editor o no- en la forma de expresar gráficamente las mencionadas inquietudes de los personajes: Sin diferenciarlos del texto en tercera persona, cosa que a veces te hace perder el hilo de la narración momentáneamente.

Por otra parte y como puntos negativos echamos de menos una ambientación más esmerada de este siglo XXII pues no sabemos qué ha pasado en los últimos 100 años, ni tampoco en qué situación política se encuentra la Tierra. Sólo conocemos el modus vivendi de algunos personajes pero no sabemos cómo es el mundo exterior ya que la acción de la novela se ubica exclusivamente en algunos edificios de una ciudad indeterminada. También podríamos decir que los robots, aunque magníficamente tratados están poco explotados... tienen un potencial enorme en una novela de estas características y a veces parecen quedar un poco olvidados en la trama principal.

La novela en definitiva tiene un planteamiento y un desenlace brillantes pero pierde un poco de fuerza durante lo que podríamos llamar "nudo" de la historia: Experimentos e intercambios de opiniones que enaltecen el mensaje que nos quiere transmitir a la autora pero que restan dinamismo a una historia como ésta. Le falta un poco más de intriga y emoción en los capítulos centrales y algunos de los momentos críticos quedan fríos sin que se hayan convertido en cruciales como quizás era la intención de la autora -especialmente cuando muere alguien-

La Mutació sentimental, como decía, tiene elementos de algunos de los principales subgéneros de la ciencia-ficción, pero su enfoque principal es retratar a una sociedad futura donde la tecnología - encarnada en los robots- ha tomado sutilmente la iniciativa y por lo tanto la creatividad humana se ha resentido de forma brutal. La autora nos ofrece un discurso sublime en forma de novela sobre los pros y los contras de esta dualidad tecnológica y sociológica de la Tierra del siglo XXII en una buena novela que a pesar de algunas carencias en su desarrollo se convertirá en un referente en la ciencia-ficción catalana, no sólo por su calidad literaria, si no por el mensaje y la capacidad de análisis y especulación de unas ideas que empiezan a rondarnos a muchos de nosotros por la cabeza, visto como está evolucionando la sociedad actual.

Muy recomendable para todo aquél que quiera disfrutar con aquella ciencia-ficción que toca más los temas sociales y comprometidos que la aventura o las ciencias más exactas.

Eloi Puig, 26/08/08

 

Premios:

2007 Manuel de Pedrolo

2009 Premi Ictineu

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: