La insurrección de Rosalera
CF- CONTACTOS
 
     
 
 
 
 

LA INSURRECCIÓN
DE ROSALERA

The Rosewater Insurrection
(2019)

Tade Thompson

Editorial:
Alianza Editorial
(2020)


Colección:
Runas

Núm:
---

Páginas:
400

Traductor:
Raúl García Campos

Serie:
Trilogía del Ajenjo/ 2

Novelas
relacionadas:

Rosalera

La redención
de Rosalera




 
     
La Insurrección de Rosalera

Hace apenas un año y medio colgaba la reseña de la novela Rosalera, la primera de la llamada Wormwood Trilogy (Trilogía del Ajenjo), una atrevida trama sobre una peculiar invasión extraterrestre que se produce en África en un futuro próximo. Tade Thomson, a quien también conocemos gracias a Els assassinats de la Molly Southbourne, es un escritor brillante que ha sabido potenciar aún más aquella premisa inicial y nos propone una aventura más dinámica y tensa en esta segunda parte titulada La insurreción de Rosalera — también traducida por Raúl García Campos—  Una continuación que resulta una buena combinación entre la cruda realidad de la Nigeria futurista y una invasión sutil pero imparable.

La estructura de La insurreción de Rosalera difiere bastante de su predecesora. Ya no nos encontraremos aquí casi ningún flashback y los capítulos seguirán casi siempre una línea recta, un año después de los hechos descritos en la primera novela. Aparte, ya no nos centraremos en un solo personaje como fue Kaaro —que pasa a ser secundario— sino que el autor prefiere repartir el protagonismo entre varios roles, eclécticos y dispares, que ayudan a configurar y a atisbar todo el entramado de acción que de repente explota en la ciudad de Rosalera.

Así pues, nos encontraremos con viejos conocidos (el mismo Kaaro, o su ex jefe Femi Alaagomej) pero los capítulos nos darán una visión a través de los ojos de personajes como Alyssa, una mujer, madre de familia, que un día se despierta sin memoria y sin saber quién es y dónde se encuentra; también de Jack Jacques, el alcalde de la ciudad de Rosalera, que tendrá que tomar decisiones muy difíciles que provocarán muerte y destrucción; sumamos a Aminat, la novia de Kaaro, que trabaja por los servicios secretos nigerianos y finalmente, por primera vez, obtendremos el punto de vista del otro lado, el de Anthony, el avatar de Ajenjo, la entidad extraterrestre que forma la cúpula de Rosalera y que hace años que penetra lenta pero inexorablemente en los humanos. Especialmente destaca un capítulo largo explicado bajo el punto de vista de un escritor local, Walter Tanmola, que expone un punto de vista neutral y que pasa a convertirse en una parte memorable de la novela pues el estilo es diferente, narrado en primera persona, con lo cual podemos empatizar más con los habitantes de una ciudad abocada a una guerra civil.

Estos cambios, la acción lineal, los nuevos personajes, pero también los capítulos cortos y una prosa eficiente y que derrama sentido de la maravilla por todas partes, hace ganar a la novela, como decía, más dinamismo, un ritmo frenético y además una serie de sorpresas constantes que aún nos dejan más asombrados. Porque Thomson nos describe la Nigeria del año 2067 a través de una trama argumental tan integrada de elementos cyberpunks que nos deja más de una vez con la boca abierta. Pero esta tecnología, en un mundo altamente globalizado, pero centrada en Nigeria, convive también con las tradiciones fetichistas (brujería, chamanismo) y con las intolerancias que se arrastran del pasado, como la prohibición de la homosexualidad sin ir más lejos. La sociedad no ha evolucionado lo suficiente para desembarazarse de las viejas lacras primitivas. Y esta combinación la veo muy estimulante porque me hace pensar que por muchos avances científicos y éticos que podamos tener en los próximos años, siempre quedarán reductos de fanatismo y de ignorancia en el mundo.

Como comentaba, la acción de La insurrección de Rosalera transcurre un año después de los hechos que se narraron en la anterior novela. Por un lado, la cúpula de Ajenjo parece enferma y por el otro, una extraña planta monstruosa ha aparecido por varios lugares causando daños y provocando la incomprensión de las autoridades. Por si fuera poco, la S45, el servicio secreto nigeriano, no consigue saber, frenar, la lenta implantación de xenoformes en el cuerpo de los humanos (no pueden ni impedir que aumenten poco a poco ni tampoco extraerlos cuando ya alcanzan cotas significativas) y por tanto detener la lenta conversión de los humanos en... otra cosa. Por si fuera poco, la tensión política entre Rosalera y el resto de Nigeria estalla de repente. Un escenario, pues, convulso, por donde Thompson se adentra con seguridad. Encontraremos tanto la devastadora acción de la más alta biotecnología creada por el hombre como algunas batallas virtuales en la xenosfera; contrastes en definitiva que nos deslumbran.

Pero también tendremos ocasión de reflexionar sobre la esencia de lo que significa ser humano y esto es un elemento muy especulativo muy propio de la ciencia ficción, sólo que aquí se trata con una naturalidad sorprendente: Una IA de última generación que empieza a tantear las emociones humanas o la progresiva implantación y contaminación de los mencionados xenoformes extraterrestres en la humanidad nos pueden hacer pensar que la condición de la vida humana puede lograrse por vías artificiales pero también puede fusionarse bajo intervenciones foráneas. Porque al final... ¿Qué es en sí la humanidad? ¿Cómo podemos establecer dónde empieza y dónde acaba? Este es uno de los puntos que más se me interesan de la historia y que espero autor termine de desarrollar plenamente en la próxima novela.

Aunque Tade Thomson resuelve algunos enigmas, siguen habiendo aspectos políticos del mundo del 2062 sin resolver como por ejemplo qué ha pasado con América. Pero también la política local nigeriana necesita desarrollarse más para que el lector se sienta plenamente cómodo con los acontecimientos que provocan dicha guerra civil. Facciones, partidos políticos, mercenarios, intereses personales... la vieja lucha por alcanzar el poder, para conservarlo o para mantenerlo... creo que aquí Thomson se le ha escapado ofrecernos una visión más clara de todo ello.

Pero sea como sea, La insurreción de Rosalera cumple con las expectativas, tanto de ritmo, personajes y estilo, como de una trama que está plenamente preparada para el asalto final que llegará con La redención de Rosalera.

Eloi Puig, 31/10/2020

 

Premios:
Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.