Firmin: Aventuras de una alimaña urbana
FANTASÍA- ANIMALES
 
     
 
 
 
 

FIRMIN
Firmin: Adventures of a metropolitan lowlife
(2006)

Sam Savage

Editorial:
Columna (2006)

Colección:
Clàssica

Núm:
742

Páginas:
206

Otras ediciones:

ESPAÑOL:
2007 Seix barral

 
     
Firmin: Aventuras de una alimaña urbana

Es de agradecer que de vez en cuando aparezcan novelas como ésta: Frescas, cortas, intensas y que calan en la mentalidad colectiva sin ningún gran despliegue publicitario, sólo a través del infalible camino del boca-oreja.

Firmin es una novela fantástica protagonizada por una rata. De hecho, Firmin es el nombre de la rata. No es la primera vez ni será la última que nuestro querido vecino roedor -sea rata o ratón-protagoniza novelas o cómics en una clara alegoria al comportamiento y a diversos sentimientos humanos (ahora me vienen a la cabeza novelas juveniles como La Señora Frisby y las ratas de Nimh u obras gráficas como Maus y la más reciente Mouse Guardian). Parece ser uno de los animales preferidos por los autores a la hora de humanizarlos, quizás por su supuesta inteligencia, quizás por el rechazo innato que despiertan a menudo, cosa que los hace adecuados cuando se quiere atacar la vanidad humana.

La vida de la rata Firmin, su autobiografía, será nuestro hilo argumental de principio a fin. Firmin nos explica su infancia: hijo de una rata alcohólica y miembro pequeño de 13 hermanos tuvo que alimentarse de papel para no morir de hambre y entonces descubrió que aprendía a leer aquellas páginas de las que se alimentaba -y que cada libro tenía un sabor diferente- hasta al punto de conseguir empapar-se de los textos de la mayoría de los libros que había en su hogar, una librería de viejo. Nuestro protagonista - masculino por cierto- nos narrará, utilizando la nostalgia y el amor por la literatura sus desventuras por viviendas de una plaza de Boston de los años 60 y la relación con dos humanos: su venerado librero y la relación simbiótica con un escritor fracasado de ciencia-ficción.

Firmin es un romántico, un soñador, y a través de la literatura y el cine - es aficionado a los clásicos y a la pornografía- fantasea en ser un humano, en viajar a París, o en tratar de tú a tú a muchos hombres que no le llegarían a la suela del zapato en inteligencia. Éste es uno de los efectos mejor arreglados por el autor: La rata soñadora que quiere comunicarse con los humanos, que querría ser como ellos para experimentar la vida fuera de su mundo, la plaza; y explorar todo lo que sabe que se está perdiendo, todo lo que la literatura le ha permitido descubrir. Su amor por la literatura no es cómico como el que nos muestra Jasper Fforde en su saga de Thursday Next, no se trata tampoco de una simple devoción intelectual: es el camino para alcanzar la libertad de su mente, ya que su cuerpo delgaducho, su tamaño y sus cuerdas vocales no le permiten en absoluto nada más. Quizás en este sentido Savage ha sido demasiado realista, sólo ha dado a Firmin la capacidad de leer y entender, no la de comunicarse... su mayor regalo y su mayor maldición: tener el conocimiento y saber que no lo puedes utilizar... tocar el cielo para caerse más tarde, como diría Mike Resnick en aquel memorable relato "He tocado el cielo".

Firmin es una novela que combina el humor sutil con la tristeza que rodea a los protagonistas, es un retrato y una búsqueda de la condición humana. Se mueve en un estilo distendido pero profundo sin utilizar diálogos -normal si tenemos en cuenta que la rata no puede hablar con nadie- pero que en ningún momento pierde el ritmo. Una obra pues, amena, entretenida y fresca. Ideal para los bibliófilos y para todos los que los gusta refugiarse en la nostalgia de vez en cuando. ¡Ah! Ilustrada por Fernando Krahn con dibujos que acompañan a la perfección el aire retro y melancólico de la novela.

Eloi Puig, 04/06/08

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: