El Dragón de su Majestad
 
     
 
 
 
 

EL DRAC DE SA MAJESTAT
His Majesty Dragon
(2006)

Naomi Novik

Editorial:
RBA/ La Magrana
(2007)


Colección:
Les ales esteses

Núm:
---

Páginas:
319

Serie:
Temeraire

Otras ediciones:

ESPAÑOL:
2007 Alfaguara

 
     
El dragón de su Majestad

Las siglas HMS son un acrónimo naval que se utiliza desde hace siglos ante los nombres de los barcos de la flota inglesa. Así, encontramos nombres como el HMS Beagle (el barco que llevó a Charles Darwin por medio mundo), o el HMS Terror (El desgraciado buque explorador que se hundió en el ártico). Las siglas significan "His Majesty Ship" (Barco de su majestad) con clara referencia a que la corona británica posee los navíos de la marina y que éstos y sus hombres se deben al rey. El título de esta primera novela de la serie sobre el dragón Temeraire, pues, no es casual. His Majesty's Dragon, el título original, hace referencia implícita a las siglas HMD de manera que la autora ha continuado con la tradición británica de vincular sus naves en la corona inglesa, sólo que esta vez la flota no es de la marina, si no del aire.

Nos hallamos a principios del siglo XIX, en una Europa devastada por las guerras napoleónicas, a punto de asistir -de lejos, pues la acción principal transcurre en el Canal de la Mancha- a una de las batallas más feroces de la guerra entre la flota británica y la franco-española ante el cabo Trafalgar. Pero a diferencia de nuestra realidad donde todo el mundo sabe cómo acabó aquella batalla -y posteriormente la guerra-, aquí tenemos un elemento distorsionador que convierte este universo en una ucronia fantástica: los dragones. La mayoría de las naciones del mundo tienen también una flota aérea de dragones, unos navíos del aire. Esta novela narra la historia de un dragón y de su capitán, las aventuras sobre el HMD Temeraire.

Podemos ver cómo la originalidad de la propuesta de Novik es evidente. Sólo recuerdo otra novela -si la memoria no me falla era la última parte de la trilogía fantástica La Espada de Joram- que leí en algún momento de mi adolescencia donde seres fantásticos como los dragones se enfrentaban a las máquinas de guerra humanas. No exagero cuando llamo a los dragones navíos del aire pues la autora, Naomi Novik, con un frescor innegable imagina estos dragones realmente como si fueran parte de una flota organizada: existen ejemplares pesados, pura fuerza bruta, otros de pequeños y veloces utilizados como mensajeros, otros que escupen veneno o fuego y que son la punta de la lanza de las escuadras aéreas... además los dragones voluminosos llevan encima un contingente de soldados y de mozos que realizan tareas muy diversas: desde francotiradores hasta cirujanos para curar las heridas de los dragones. Toda una tripulación perfectamente entrenada para combatir en el aire.

Para el capitán de la marina Will Laurence la vida cambia cuando en un asalto a un barco francés en el Atlántico capturan como parte del botín un huevo de dragón. Eso no tendría nada especial si no fuera porqué el huevo está a punto de oclosionar y según las leyes naturales de este universo alternativo, parece que el dragón queda permanentemente unido con la persona la cual le pone el arnés... en caso contrario el dragón se convertiría en salvaje y éste es un riesgo que Inglaterra no puede correr pues su flota aérea es mucho más débil que la de Napoleón. Así pues a medida que el libro avance podremos ver como el dragón Temeraire -nombre francés que quiere decir "Temeridad" - y su capitán van estrechando cada vez más unos vínculos y una relación empática que hace que lo que parecía un castigo para el antiguo capitán de marina Laurence se acabe convirtiendo en un regalo del cielo.

Este primer volumen -autoconclusivo- se basa mucho en esta relación casi simbiótica entre el jinete y el dragón; de hecho Novik nos muestra diferentes ejemplos de camaradería y también de indiferencia entre algunos jinetes y sus dragones y como este vínculo tan fuerte puede condicionar totalmente el carácter y la predisposición de un dragón. Es curioso cómo la autora nos presenta a dos seres totalmente racionales - los humanos y los dragones- que una vez se aceptan, al nacer el segundo, quedan vinculados de por vida. Pero además muy a menudo, los herederos de los jinetes humanos también pasan a servir/mandar al mismo dragón- éstos suelen vivir mucho más que los humanos. La mejor definición posible de esta relación proviene del mismo texto, cito textualmente: "A Nosotros [los humanos] nos crían para ellos casi de la misma manera que ellos se crían para nosotros". La simbiosis es pues total ya que no siempre queda claro quién es el dueño y quién el criado.

A medida que avance el texto, el contenido emocional entre dragón y jinete va subiendo de tono y también se va haciendo evidente que nos encontramos en medio de un conflicto bélico de grandes proporciones y que como tal, el dragón Temeraire se tendrá que entrenar y formar para tener un papel dentro de las próximas batallas. Toda la parte central del libro está dedicada a esta formación tanto del carácter del dragón como de diversas disciplinas militares. Mientras tanto la autora nos deja vislumbrar como pueden ser las batallas aéreas. Y éstas ciertamente llegan en la parte final del libro donde la espectacularidad se abre paso por encima la razón (quizás por este motivo Peter Jackson ha comprado los derechos para realizar una versión al cine) y podremos leer acciones tan sorprendentes como un preámbulo al desembarque de Normandía en sentido contrario y ¡por el aire!

La prosa de Novik es claramente funcional, con algunos toques juveniles y sin complicarse la vida; resulta amena y entretenida. Está rellenada de diálogos que tanto pueden mostrarnos cómo es un dragón joven, interesado por la vida, como el talante de un capitán de mediana edad, caballero y aristócrata. Una prosa pues que gustará tanto al público juvenil como al adulto y que recomendaría a mucha gente para entrar dentro del mundo de la fantasía literaria.

Una novela pues, muy agradable de leer, sin más aspiraciones que hacernos pasar unas horas agradables mientras tutea por igual a la historia conocida de las guerras napoleónicas y a la fantasía más fresca. La serie tiene hasta ahora cinco libros escritos en inglés, de los cuales se han traducido tres al español, publicados por Alfaguara y dos al catalán - que han pasado totalmente desapercibidos debido a su falta total de promoción por parte del editorial RBA/ La Magrana-. Estos últimos publicados en la colección "Les ales exteses" (1), un lugar ideal para ver dragones volando.

  1. Literalmente, “Las alas extendidas”

Eloi Puig, 05/03/09

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: