Witch Doctor
CÓMIC-TERROR
 
     
 

 
 
GUIÓN


DIBUJO
 

witch doctor
a golpe de bisturí
Under the knife
(2011)


witch doctor
MalA PraXIS
Mal Practice
(2013)

Guion:
Brandon Seifert


Dibujo:
Lukas Ketner

Editorial:
Planeta de Agostini
(2012-2013)


Colección:
---

Núm:
01 i 02

Serie:
Witch Doctor

Números originales:
Witch Doctor# 1-10

Traductores:
Witch Doctor #1
(Diego de los Santos)

Witch Doctor #2
(Nacho Bentz)


 
     
Witch Doctor

Ya he dicho en algún otro lugar que este mes de septiembre la he dedicado —sin proponérmelo— al terror cósmico Lovecraftiano o al menos a obras influenciadas por este concepto. Este es un poco el caso de este cómic, que me llegó a través de un regalo (¡gracias!) y que me ha sorprendido muy gratamente por la particular manera de enfocar los terrores más profundos de una manera que juega con la comedia y la espectacularidad gráfica

Vayamos por partes: Witch Doctor es una creación de Brandon Seifer -—al guion— y Lukas Ketner —al dibujo—  bajo el paraguas de un nombre tan emblemático como Robert Kirkman — el creador de The Walking Dead, una de las obras más icónicas (y lucrativas) de los últimos años en la casa Image Cómics. Pero Witch Doctor se trata de una mini serie separada en dos volúmenes donde seguiremos el peculiar trabajo del doctor Morrow y sus particulares ayudantes alrededor de todo tipo de enfermedades sobrenaturales, monstruos y situaciones perturbadoras. Y sí, en algún caso —como en el asunto de los profundos— se bebe directamente de la fuente lovecraftiana pero en otros el guionista tira de su propia imaginación o reutilizando varios mitos del terror fantástico para crear una obra original, divertida y provocativa visualmente.

Ya en el primer volumen, A golpe de bisturí, los creadores se encargan de dejar claras las cosas: Por un lado la apuesta directa por una dibujo perfeccionista y visualmente impactante donde Ketner ha dedicado mucho a los monstruos y seres sobrenaturales que pululan por cada página del cómic. Pero el guion no se queda corto y encontramos enseguida a los tres personajes principales muy bien perfilados para que encajen en unas historias de repletas de humor y terror. En primer lugar, hay que presentar al Dr. Vincent Morrow, un personaje peculiar que es el alma matter de la historia. Inteligente, algo despistado, implacable y egocéntrico. Le sigue Eric Gast, el nuevo, un ex-marine fuerte y algo inocente que no sabe muy bien dónde se ha metido para ayudar al profesor loco. Y en tercer lugar a Penelope Dreadful —Penny para los amigos— una chica que arrastra una maldición en forma de hambre desmedida por cualquier tipo de carne —humana o de monstruo— y con unos talentos innatos para ser una máquina de matar. Claro que también hace de anestesista trabajando por el doctor a cambio de poder saciar su criptofagia. Su doble personalidad dará juego y sólo siento que no se la haya explotado más.

Pero la relación entre Morrow y Gast será el motor de las historias. En primer lugar porque el rol que adopta Morrow es muy parecido al que podríamos encontrar en personajes como Sherlock Holmes. No sólo por su capacidad investigadora sino por su talante errático o por su carácter volátil. El lector —al igual que con  Gast— se enfrenta de repente a terrores que no sabe de dónde salen. La incorporación de nuestro enfermero —nuestro particular Watson— será el punto de partida para que Morrow vaya explicando en qué consisten los experimentos que realiza, o qué monstruo se están enfrentando. El doctor proporciona la información precisa para el momento que están viviendo y a menudo ésta es incompleta fomentando la incomprensión en nuestro querido enfermero para que se produzcan situaciones bastante cómicas en momentos de máxima tensión.

Hay que decir que Seifer y Ketner crean unas reglas del juego muy interesantes al dar un estatus de enfermedad y de infección a los monstruos que poseen a las víctimas o que se instalan simplemente en su interior. El hecho de que sean una enfermedad, pues, significa que se pueden erradicar o curar. Y aquí el punto fantástico diverge brutalmente de la fantasía terrorífica que proviene de leyendas oscuras y fantasiosas. En Witch Doctor, el objetivo es luchar contra unas enfermedades con magia y humor negro, sólo que estas dolencias suelen tener la forma de parásitos vampíricos o provenir de monstruos lovecraftianos. El punto místico —y al mismo tiempo ligeramente científico— la otorga, por ejemplo, el hecho de que el alma se convierta en un sistema de defensa de nuestro cuerpo contra los parásitos monstruosos.

Toda este conjunto de monstruos, prácticas mágicas y personajes alocados —y como no, estrafalarios y perturbadores— se vuelcan en una sola aventura el segundo volumen del cómic llamado Mala Praxis que apareció un par de años más tarde. Toda la historia girará sobre una infección que padece el mismo Dr. Morrow; una afectación, además, incurable que le llevará a dar vueltas por todo Arkham para buscar una solución y donde se integrarán personajes secundarios que serán una delicia tanto por su carisma como por el humor negro que destilan. Lukas Ketner estará más en forma que nunca y nos deleitará con unos monstruos espectaculares que acompañarán a un desesperado Morrow, un sereno Gast y una imprevisible Penny.

El universo de Witch Doctor se sitúa en EEUU, en una ciudad ficticia como Arkham —otra referencia a Lovecraft— y donde se establece que existen entidades ocultas a nuestra realidad digamos normal como La Junta de Magos Sin Fronteras, una especie de consejo que otorga licencias para la práctica de la magia o ferias donde se pueden comprar productos mágicos en un mercado negro. Todo ello ayuda a conectar con las historias que se presentan en Witch Doctor. Los creadores han utilizado todo tipo de influencias (aparte del mismo Lovecraft) y encontraremos muchos guiños en medio de tanta sangre, vísceras y risas.

Los personajes y las situaciones tienen un aire —hay que decirlo— muy cinematográfico. Podrían convertirse tranquilamente como referentes para una serie fantástica donde el humor y el terror se dieran la mano. Es un estilo que me atrae mucho pues me recuerda el género fantástico de serie B pero que hoy en día podría convertirse en una serie de culto. Sea como sea, esto sólo es una fantasía mía, viendo el talento que hay detrás de los guiones y el dibujo de un cómic como éste y que podría trasladarse a la pequeña pantalla con cierta facilidad pero lo que importa aquí es que Witch doctor me ha sorprendido gratamente con un guión desinhibido y una calidad gráfica impactante. Muy recomendable.

Eloi Puig,
28/09/2020

 

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.