Los 4 Fantásticos. Génesis
 
     
 
 
 
GUIÓN


DIBUJO
 

MARVEL GOLD
LOS 4 FANTÁSTICOS. GÉNESIS

(1961-1964)

GuióN
Stan Lee
(4F i TS)
Larry Lieber (TS)


DibuJO:
Jack Kirby (4F)
Larry Lieber (TS)
George Tuska (TS)

Editorial:
Panini
(2017)


ColeccióN:
Marvel Omni Gold

Núm:
1

Sèrie:
Los 4 Fantásticos

Números original3s:

Fantastic Four
#01 to #21

Fantasic Four Annual #1
Tales of Suspense (TS) #049 to #58

 
     
Los cuatro Fantásticos. Génesis

Hagamos un paso atrás. O más bien un paréntesis.

Como sabéis, estos últimos meses he estado reseñando de forma laxa y sin pretender analizar de forma especialmente seria los cómics de los primeros tiempos de los 4 fantásticos. Pero me había saltado el primero, este "Génesis" que presenta -entre otros- los primeros 21 números de la colección, por allá principios de los años sesenta.

Tengo que reconocer que me salté esta primera parte un poco expresamente. No porqué le reste importancia (pues la tiene, y mucha) sino por factores más mundanos: por un lado hay que decir que algunos de los números ya me los había leído antes (Siempre había querido saber cómo se originaban los 4 fantásticos) y el resultado no fue demasiado satisfactorio. Entendedme: Lo que crearon Stan Lee y Jack Kirby fue increíble, teniendo en cuenta que nuestra fantástica familia fueron los primeros superhéroes de la recién creada factoría Marvel (a finales del 1961) y que por tanto abrieron las puertas a todo el universo Marvel. También el hecho de presentar personajes tan diferentes, tan dispares y con mentalidades y talantes tan cotidianos fue un paso brutal para humanizar a los superhéroes. Este fue uno de los grandes revulsivos y aquí es donde se puede comprobar perfectamente.

Pero siempre he pensado que las primeras épocas son periodos de tanteo, de pruebas y errores, de descubrimiento de los mismos personajes. El propio Lee reconoce que tenía en mente que la antorcha humana fuera el héroe que marcara la diferencia y todos sabemos que finalmente el gran hallazgo fue la Cosa. Me pasa como a las Sit-Com: las mejores temporadas son la segunda, tercera, incluso la cuarta, cuando ya conocemos los personajes y cuando ellos ya se conocen a sí mismos. En estos primeros años de 4 fantásticos observamos algunos guiones especialmente flojos, también como Kirby aún no había encontrado el punto a su magnífico dibujo (sólo hay que ver cómo fue evolucionando Mr. Fantástico y especialmente La Cosa a través de los meses) aunque realizó portadas espectaculares como la del número 1 de la colección; y como Lee aún no sabía cómo sacar jugo de personajes como la chica invisible (que aporta más bien poco al grupo en esta primera fase).

También los villanos son poco interesantes en un principio (si exceptuamos quizá el Amo de las marionetas que me pareció muy bien diseñado y a Namor del cuando hablaré ahora mismo): Malvados exóticos (El hombre-topo, Dr. Doom, los tiernos Skrulls ...) pero también otros un poco ridículos (como el Fantasma rojo y sus súper simios soviéticos). Como decía el rescate de Namor de la editorial predecesora de Marvel, Timely, que junto con El capitán América y la Antorcha Humana -original- son los personajes más antiguos de Marvel, tiene un punto especial en estos primeros números. Por un lado su elegancia, altivez y sobre todo ambigüedad lo hacen un personaje mucho más trabajado que los demás. Su deseo de destruir las ciudades humanas tiene un fundamento y su amor por Sue Storm (y por tanto, siendo la competencia de Reed Richards al respecto) le da un aire entre noble y maléfico que provoca nuestra simpatía. Sí, es cierto que en estos primeros números se presenta también el enemigo por antonomasia del cuarteto. El Dr. Doom pero creo que hasta el especial Fantastic Four Annual # 2 donde se desvela su origen, no logra suficiente carisma. Aquí, el enemigo más interesante, como decía, es Namor, el hombre-submarino.

Más cosas: Podemos apreciar también como la relación entre el cuarteto a veces todavía no funciona como un reloj. Detalles como que los mismos compañeros de Ben Grimm durante muchos números le llamen todavía "Cosa" o se rían de él (especialmente un repelente Johnny Storm) son matices que el mismo Lee va corrigiendo a medida que pasan los meses . De hecho los famosos uniformes no llegan hasta el número 4 de la colección. Y aquí sí que debo quitarme el sombrero por el hecho de que unos súperhéroes no lleven máscara y todo el mundo sepa dónde encontrarlos. El genio de Stan lee en este aspecto fue completamente innovador.

Puede parecer que sólo esté resaltando aspectos negativos de este primer volumen recopilatorio pero creo que realmente hay que leerlo y situarse con la mente abierta y puesta a principios de los sesenta en un referente histórico como la guerra fría y la propaganda anti-comunista . Estos cómics son ya parte de la historia. A través de ellos se dieron a conocer multitudes de nuevos personajes. Parecía una plataforma de lanzamiento por la que todo el mundo pasaba: Desde Hulk, Spiderman, los vengadores o Daredevil. Y estos crossovers son el inicio de la expansión marveliana.

Así pues, he mirado hacia atrás y he releído estos primeros 21 números y no, no me arrepiento de haberlo hecho. Es posible que algunas de las tramas no me parezcan ahora atractivas pero esto no significa que en su momento pudieran despertar pasiones y crearan los cimientos de la casa Marvel. Sólo por eso ya merece la pena adentrarse en ella. Y también por el hecho de comprobar la evolución, numero tras número de aquella primera idea sobre cuatro súperhéroes que con el tiempo se desarrollaría por caminos llenos de maravillas y conformarían la familia más larga y espectacular de la casa Marvel... ¡y eso no tiene precio!

Bienvenidos a los 4 fantásticos, el origen de todo.

Eloi Puig

06/10/2019

Premios:

 

Búsqueda:
 
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.