Amanecer
CF- CONTACTOS
 
     
 
 
 
 

ALBA
Down
(1987)

Octavia E. Butler

Editorial:
Mai Més LLibres
(2019)


Colección:
Refugi 67

Sèrie:
Xenogènesi/ 1

Núm:
01

Páginas:
320

Traductor:
Ernest Riera

Otras ediciones:

Castellano:
1989 Ultramar. Grandes Ëxitos bolsillo

 
     
Alba (Amanecer)

Si hace pocos días reseñaba Els assassinats de la Molly Southbourne dentro de la colección Catxap de Mai més Llibres, hoy toca centrarse en otra colección que también ha salido a la luz en la editorial: Refugi 67 que pretende acercarnos obras clásicas que merecerían ser rescatadas y llevadas a una isla desierta. No son obras cualesquiera: Son novelas editadas de manera sublime con tapa dura, sobrecubierta y una ilustración (que en al menos en este primer caso) nos deja sin aliento. Además, los editores han comenzado esta colección con una obra de Octavia E. Butler que llevaba años descatalogada en castellano: Estoy hablando del primer volumen de la trilogía Xenogénesis: Alba (Amanecer, en castellano)

El nombre de la trilogía es completamente definitorio pero quizás hay que establecer un poco antes a lo que nos enfrentamos pues la trama tiene múltiples lecturas: Lilith se despierta desorientada en una celda donde el tiempo pasa sin que tenga conciencia de quien la ha atrapada y del porqué. Sí que recuerda que el planeta ha sufrido una guerra mundial devastadora que ha destruido la sociedad. El egoísmo de las grandes potencias armamentísticas ha provocado la práctica desolación de la Tierra (Pensemos que la novela fue escrita en 1987 cuando la Guerra Fría todavía andaba por el mundo).

Poco a poco Lilith descubre quién la tiene retenida y el porqué y progresivamente establece una relación cada vez más estrecha con los seres que la quieren ayudar pero que también pretenden obtener algo a cambio. Esta ayuda de parte de la Lilith es la que dará título a la trilogía y la que esconde más interrogantes para el lector.

Pocas veces me he topado con una novela tan delicada y tan elegante a la hora de plantear las interacciones entre dos razas completamente opuestas. Lilith, como comentaba, se verá sumergida en un proceso de aprendizaje en un lugar extraño. Su mente tendrá que cambiar para acostumbrarse a la presencia de sus captores, pero también de sus costumbres, de su manera de ver el mundo y la realidad. Sí, Lilith será una especie de embajadora de la humanidad que deberá aprender bajo circunstancias muy especiales pero sin renunciar a lo que ella cree que es ético y sin nunca perder de vista el significado de la palabra Libertad.

Las relaciones entre Lilith y otros humanos serán como cabría esperar pues los sentimientos que sufre nuestra protagonista los conocemos sobradamente: miedo, desconfianza, amor, nostalgia, amistad, superación etc. Pero las relaciones entre Lilith y los captores alcanzan un punto de interés más elevado, un desarrollo mucho más interesante. Fluyen y se estancan varias veces fruto de la desconfianza obvia entre especies; son intercambios que normalmente tienen más que ver con abrir la mente a otras posibilidades tanto de carácter cultural como científico (especialmente del ramo de la biología) pero que también poseen un estrato físico y empático difícil de describir. Creo (si mi memoria no me falla) que sólo en un cuento muy especial del maestro Robert Silverberg: "Thesme y el gayrog" que aparecía en Crónicas de Majipur he encontrar una relación íntima entre especies tan delicada y bien narrada como en esta Alba .

No olvidemos, sin embargo, que la narración de Alba puede leerse como una denuncia contra la intolerancia reinante nuestros días. Y más si pensamos que tanto la autora, Octavia E. Butler, como nuestra protagonista, Lilith, son afroamericanas y muy posiblemente nos estén demostrando a través de la novela la naturalidad en que dos razas, dos culturas, dos formas de entender el mundo, pueden convivir, aprender, respetarse, sin que los perjuicios iniciales desemboquen en decisiones unilaterales del más fuerte contra el más débil. La autora nos está diciendo a gritos que la diversidad cultural y científica (y también sutilmente, racial) no debe ser un obstáculo, sino una oportunidad de evolucionar. Pero al mismo tiempo y de forma muy inteligente la autora nos hace dudar constantemente (al igual que hace dudar a su protagonista) del verdadero papel desinteresado que parecen tener los captores de Lilith. Y es que en el fondo, desconfiar, mirar de forma prudente, cauta o incluso suspicaz al enemigo es una técnica más para sobrevivir. Esta incertidumbre o vacilación en las acciones de Lilith es un rasgo más que nos define como humanos. Cuando nos falta la seguridad total de lo que dominamos y entendemos nos azota el ataque de la confusión y la desconfianza.

La narración de Octavia E. Butler incide mucho en describir todo lo que Lilith va descubriendo al mismo momento que su percepción sobre dónde está y sobre cómo son sus captores va madurando. La novela está escrita bajo una estructura que pretende mantener cierta sensación de inseguridad en la protagonista en cada nuevo nivel de descubrimiento o de interrelación con otros seres. Si bien al principio esta inseguridad está dirigida a puntos esenciales muy determinados (quienes son los carceleros, donde se encuentra ...), más adelante Lilith debe experimentar voluntariamente esta inseguridad para demostrar hasta dónde puede llegar, para forzar la respuesta de los su vigilantes y maestros. Y finalmente ya con una Lilith más serena, eficiente y aplicada, la incertidumbre se muestra especialmente contra cómo reaccionará lo que queda de humanidad con la nueva situación, con esta génesis planificada por unos carceleros ambiguos.

Lilith se va superando a sí misma en cada capítulo y la autora nos define a una persona cada vez más consciente de su papel y de poseer un vínculo único que la une por igual a captores y a sus iguales. Y Octavia Butler nos describe esta gradación de forma soberbia, con un ritmo constante, sin excesivas sorpresas, que quiere profundizar especialmente en las relaciones que antes comentaba.

Poco más que decir, excepto que el título elegido para estrenar la colección Refugi 67 no me puede parecer más adecuado: una obra inédita en catalán y largamente olvidaba en castellano (la última edición es de hace 30 años), una novela la profunda, reflexiva y adecuada para llevarse a una isla desierta y muy satisfecho por el cuidado con que la editorial ha querido presentarnos estos tesoros que habría que llevarse a un refugio para ser preservados.

Eloi Puig,
04/08/2019

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.