FANTASÍA ÉPICA
 
     
 
 
 
 

EL VIAJE DE HAWKWOOD
Hawkwood's voyage
(2010)

Paul Kearney

Editorial:
Alamut
(2010)


Colección:
Serie fantástica

Núm:
25

Páginas:
347

Serie:
Las monarquías
de Dios/ 1


Lecturas relacionadas:
Los reyes heréticos

Las guerras de hierro
El segundo imperio
Naves del oeste



 
     
El viaje de Hawkwood

Con el amplísimo abanico disponible en castellano de novelas que se aventuran en la fantasía epica no es de extrañar que de vez en cuando alguna obra se nos escape del control, que alguna novela pase desparcibida a lectores que , como yo, cada vez tienen menos tiempo para leer y disfrutar de una buena historia épica.

Este fue uno de los casos. Hace un año que Alamut publicó el primer volumen de la pentalogía Las monarquías de Dios, un primer libro llamado El viaje de Hawkwood, un título poco atrayente pero que esconde una de las sagas que se adivinan más épicas e interesantes de seguir de los últimos tiempos. Paul Kearney, el irlandés que forjó esta serie -por suerte totalmente finalizada- también es un escritor del que no sabía nada. A partir de ahora habrá que tenerlo presente pues la serie de Las monarquías de Dios promete aventura, drama, sexo, sangre y épica ... y todo narrado con una prosa valiente, eficaz, distendida y con un ritmo ágil como pocos que recuerdo.

El viaje de Hawkwood nos introduce a las tierras de Normannia, un continente integrado por reinos que siguen la religión ramusiana y que de golpe ven como el estandarte del continente, la ciudad más poderosa, el baluarte de la fe, es asediada y destruida por los merduks, la otra gran corriente religiosa que avanza de forma implacable hacia el interior de Normannia. Mientras tanto, los reinos ramusianos también tienen problemas internos, concretamente con su iglesia, con las persecuciones que aplican los prelados que intentan borrar de la faz de la tierra cualquier vestigio de magia o de cualquier persona de dudosa fe. Y también a su vez un primo ambicioso del rey de una de las naciones ramusianas, Hebrion, prepara una expedición en búsqueda de un supuesto continente occidental que teóricamente se halla al otro lado del océano.

Sí, no os equivocáis, estáis leyendo un resumen escueto sobre la Edad Moderna europea. Pero tampoco Paul Kearney se equivoca pues esta alegoría a la Europa que todos conocemos es uno de los puntos importantes de la trama. Claramente podemos hallar imágenes evocadoras y paralelismos entre Normannia y nuestra historia pasada: La caída de Constatinopla, el mítico sitio de Viena, el descubrimiento de América, la cisma papal, la inquisición, la caída del imperio romano ... El autor traza una línea paralela con muchos hechos históricos de nuestro viejo continente pero aportando significativamente nuevos elementos que hacen de este mundo parecido al nuestro, más interesante, tanto por su situación político-religiosa, como por los importantes toques fantásticos que encontramos.

Kearney nos presenta un abanico de personajes corales que actúan en los más diversos escenarios: desde los palacios reales de algunos reinos, las bibliotecas escondidas de la Santa Sede ramusiana, el frente de la guerra o la cubierta de los galeones en busca de la terra incognita. Precisamente los capítulos dedicados al viaje del capitán Hawkwood son los que dan título a la novela. Kearney hace gala de poseer buenos conocimientos de navegación i de argot marinero hasta el punto que en ocasiones te parece estar leyendo una novela de Patrick O'Brian ... de hecho diría que es en estos capítulos donde se ha esforzado más por mantener una tensión y una intriga que acompaña a los personajes durante toda la travesía.

La fantasía, como decía, está muy presente, pero está bien integrada en la narración, tiene sus reglas, no sobresale desproporcionadamente, más bien acompaña a la trama argumental aunque en ocasiones se convierte en protagonista.

En definitiva, El viaje de Hawkwood sienta las bases de un mundo cercano, claramente influenciado por la historia real pero que condensa lo mejor y lo peor de unos cuantos siglos en cinco novelas. Esta primera entrega nos abre muchos caminos a seguir y otas incógnitas por descubrir, desde las más puramente físicas (¿Existe el continente occidental?), Las bélicas (¿Como se resolverá el asedio de los merduk?) o las espirituales (¿Qué papel jugarán los santos pontífices en la gran partida para controlar Normannia?). Todo ello incorporando obviamente los propios dramas personales de una serie de personajes, quizá no del todo grises, pero que nos parecen tratados con suficiente meticulosidad como para resultar creíbles.

Espero con deleite leer la continuación (que ya tengo sobre la mesita de noche) de esta apertura a la aventura y a la épica: Los reyes heréticos. El escenario está servido, ahora sólo falta desarrollar la acción de forma que los cuatro libros que faltan mantengan el nivel.

Eloi Puig, 16/03/2011

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: