FANTASÍA HISTÓRICA
 
     
 
 
 
 

LA FUERZA DE SU MIRADA
The Stress of her regard
(1989)

Tim Powers

Editorial:
Gigamesh (2004)

Colección:
Gigamesh

Núm:
27

Páginas:
550

Lecturas relacionadas:
Sol de otro mundo


Otras ediciones:

1992 Martínez Roca, Gran Fantasy

1992 Círculo de Lectores

 
     
La fuerza de su mirada

Cuando Gigamesh anunció que rescataba por su colección esta novela me alegré mucho puesto que para mucha gente (el mismo Alejo por ejemplo) es considerada la mejor obra de Powers. Pensé en comprarla al momento pero todavía tenía el regusto agridulce de su última obra: Declara. Sus buenas ideas diluidas en una ambientación precisa pero que lastraba la novela, su carencia de ritmo pese a su originalidad… de forma que esperé algo y he acabado leyéndola un año después de su publicación.

¿El resultado? Sorprendente. Powers parte de una idea sencilla por ir tejiendo un argumento muy complejo alrededor de personajes históricos y ficticios de forma embriagadora. Este no es un adjetivo gratuito pues no podemos degustar la obra con calma,como un buen vino, debemos bebérnosla con continuidad y concentración para saborear todos los diferentes sabores, los diversos hilos argumentales que plantea el autor y si lo conseguimos (reconozco haber repasado algunas páginas más de una vez) habremos llegado a leer quizás uno de los mejor libros de fantasía histórica que se hayan publicado nunca, tanto por su rigor cronológico, por su ritmo trepidante, como por sus abundantes ideas innovadoras. Pero acabaremos algo bebidos.

Powers consigue hacer parecer real una historia fantástica ambientada a comienzos del siglo XIX, en un momento de máxima exaltación del romanticismo, a través de hechos y personajes históricos que intervienen profundamente en la obra. El autor nos introduce en el mundo de los poetas románticos, concretamente en parte de la vida de Byron, Shelley y de Keats (este último también muy homenajeado en un ya clásico de la ciencia ficción como es Hyperion). La relación que tenían estos poetas ingleses con sus musas es la clave de la historia: Las musas no eran más que vampiros, seres pertenecientes a un otra raza que alimentaban el intelecto y la inspiración de las personas a las que estaban vinculados pero de las cuales también cobraban un precio elevado. A las aventuras de estos poetas hace falta sumar las desventuras de Michael Crawford, el principal personaje (ficticio) de la novela, el cual se introducirá en este otro mundo esotérico y fantástico con una invitación involuntaria sin aparente importancia, para acabar formando parte de hechos políticos importantes propios de la época.

Esta es otra clave de la obra de Powers, empezar la historia con hechos sencillos para ir complicándolos a medida que avanza el libro. El argumento, como decía antes, es complejo y el autor se recrea mareando al lector, pero si tenemos paciencia iremos descubriendo los pequeños secretos que nos esconde el texto y el autor nos irá desvelando los porqués en los momentos oportunos. Otra característica de las novelas de Powers es que sus héroes las pasan canutas para cumplir sus propósitos. Este hecho es un paradigma en la Fuerza de su mirada, ¡Dios! ¡Nunca había visto a un personaje de novela sufrir tanto y de forma tan salvaje! Powers se encarniza de una manera tan desmesurada con el físico y con la mente de Crawford que a la fuerza arranca la complicidad del lector… ¡si se que tú mismo lo ayudarías si pudieras!. Es increíble, me encanta la manera que tiene el autor de mutilar, herir, perseguir y destrozar sus héroes (me recuerda a mis pobres jugadores cuando juego a rol). Creo que es una manera de demostrar que las cosas no son siempre fáciles, que para ganar hace falta pagar un precio y que el sufrimiento de los personajes nos hace parecer más real lo que leemos.

Al igual que en otras novelas suyas como Las Puertas de Anubis y En costas extrañas, Powers utiliza la magia por facilitar sus argumentos pero lo hace siguiendo toda una serie de reglas precisas, todo un listado de lo que pueden hacer los personajes y de lo que está prohibido y en qué circunstancias. Este es un detalle que valoro particularmente pues proporciona al lector un lugar a qué cogerse entre tanta magia y seres fantásticos, da forma a un universo propio dónde la magia existe pero de forma controlada y definida.

Añadir también que la obra sigue una coherencia extrema y que el ritmo es constante. Que los personajes estén, además, muy bien definidos y que su temperamento y personalidad se vea arrastrada por los estados en que se encuentran cuando existe el vínculo con los vampiros es un valor añadido a la novela. La meticulosidad con que Powers se documenta para sus obras es extrema y estoy convencido de que antes de escribir el libro absorbió las biografías de los poetas ingleses que aparecen. El único "pero" que le encuentro es que el autor podría haber dejado más claro el argumento en algunos momentos de la obra, el mareo constante de situaciones provoca que de vez en cuando te pierdas en la historia.

En definitiva una obra mayor de Powers, seguramente capital en su carrera como escritor, la segunda con más buenas críticas tras Las Puertas de Anubis, quizás esta es más original pero también resulta más embriagadora que la primera, más inesperada en muchos aspectos. Pero conseguir esta mezcla de fantasía, terror, erotismo y sobre todo buena literatura en medio de una aventura que transcurre entre Inglaterra, Suiza e Italia, o sea en lugares conocidos y físicos como Berna, Roma o Venecia es dificil, muy dificil, quizás el mismo Powers disfruta del favor de ciertas musas…

 

 

Premios:

1990 Mythopoeic Fantasy

1992 Ignotus

1993 Gigames
h

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: