CF POLÍTICA- FICCIÓN
 
     
 
 
 
 

ESTRELLA DOBLE
Double star
(1956)

Robert A. Heinlein

Editorial:
Martínez Roca (1987)

Colección:
Super Ficción Segunda Época

:
108

Páginas:
174

Otras ediciones:

2001 La Factoría. Solaris ficción, 15

 
     
Estrella doble

Probablemente esta sea una de las novelas de ciencia ficción con menos elementos pertenecientes a este género. La ambientación en un futuro próximo y la presencia de algunos ingredientes propios del género son las únicas razones donde podría encajar en la ciencia ficción porque la temática principal de la obra apunta en una sola dirección: La política-ficción, y además tratada de una forma parecida a como una novela podría tratar un thriller político hoy en día, con personajes y situaciones propias de nuestra época.

Pero lo que me llama la atención de la obra es sobre todo quien la ha escrito. Robert A. Heinlein ha sido desde siempre un autor criticado y admirado por igual, sobre todo a raíz de sus supuestas inclinaciones políticas. Estrella doble es una novela que trata sobre la política principalmente, sobre el hecho de vivir y convivir con la democracia. Y en esta historia los personajes defienden la libertad de pensamiento, la tolerancia hacia otras culturas y razas y la expansión por el universo de forma controlada y pactada. Defienden, en definitiva un modelo político basado en la apertura y la libertad. Heinlein propuso todo lo contrario en la magnífica Tropas del espacio que viene a ser como la némesis de Estrella doble.

Esto evidencia una vez más lo que siempre he defendido sobre este autor: Uno puede expresar libremente ideas políticas en una novela que no tienen porque coincidir con las suyas. Mucha gente tilda Tropas del espacio de novela que exalta el fascismo y a raiz de esto se ha acusado también a su autor de poseer ideas muy retrógradas. Creo que la presente narración desvanece cualquier duda que se pudiera tener al respeto. Las ideas y las motivaciones pertenecen a los personaje, no al autor. Si un escritor vierte o no sus ideas o experiencias en un texto no lo sabremos nunca a no ser que él mismo lo confirme.

Y si pasamos a hablar directamente de la novela, me atrevería a decir -al menos según mi escasa experiencia con este autor- que esta es una obra menor de Heinlein. Efectivamente, está bien escrita, bien llevada y es amena y entretenida pero no aporta suficientes elementos para considerarla una obra imprescindible dentro su bibliografía. La novela se desarrolla de forma muy lineal a través de una narración en primera persona que impide que la poca acción que encontramos sea vista o tratada por otros personajes - y en un argumento que gira en el fondo alrededor de las relaciones y las ideas humanas creo que es importante, pues de esta manera sólo nos llega la información de una de las caras de la política-.

El argumentos gira alrededor de un actor - Lorenzo Smithey- que debe suplantar un alto cargo político en un momento crítico de su carrera. La interpretación de este papel le hará descubrir la política interplanetaria por dentro y los triunfos y frustraciones que se pueden dar en cualquier carrera política. Un ejemplo que es fácilmente extrapolable a nuestra sociedad actual -parece que las campañas que imagina Heinlein no son tan diferentes a las de ahora-. Pero el autor además nos presenta un cierta utopía política dónde el partido de nuestro protagonista actúa siguiendo unas pautas coherentes y alejándose de corrupciones y mentiras - esto sí que es una utopía política actualmente- de forma que promueve una figura pública que creo está realmente muy alejada de nuestra realidad… claro que la ciencia ficción está para eso: Para especular cómo podrían ser o evolucionar nuestras vidas en un futuro… aunque en este caso el medio por lograr este conocimiento sea a través de un asunto de origen político.

En definitiva, una novela que se deja leer pero que no pasará a la historia - como no sea por haber ganado un premio Hugo len el año1956- pero que nos puede ayudar a reflexionar mínimamente sobre el comportamiento de los nuestros políticos actuales, al menos si tenemos en cuenta características que todos deberían poseer y que obviamente no tienen: Integridad, sacrificio y sobre todo honestidad.

 

Premios:

1956 Hugo

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: