FANTASÍA- ANIMALES
 
     
 
 
 
 

LA COLINA DE WATERSHIP
Watership down
(1972)

Richard Adams

Editorial:
Bruguera (1977)

Colección:
Libro Amigo

Núm:
530

Páginas:
534

Otras ediciones:

CATALÁN:
1989 Edhasa, clàssics moderns

ESPAÑOL:
1998 Seix Barral. Biblioteca breve

1986 Ultramar. Bolsillo, 116

1975 Círculo de lectores

 
     
La colina de Watership

Muy a menudo se han utilizado animales en diferentes historias para reflejar muchos rasgos del carácter humano, tanto las virtudes como los defectos. Desde las fábulas infantiles hasta críticas acentuadísimas a nuestra realidad como lo que realizó George Orwell con su Rebelión en la granja, los animales han sido utilizados como metáfora literaria sobre el comportamiento y la ambición humana.

Dejando de lado los moralizantes cuentos infantiles, mi primera incursión con una novela protagonizada por animales fue con La Señora Frisby y las ratas de Nimh (hace siglos... sic!). Poca cosa recuerdo de aquella historia juvenil excepto que me gustó por su originalidad (aquello de que hubiera ratas más inteligentes que los humanos me apasionaba). Años más tarde, y ya introduciéndonos en un terreno más épico leía La canción de Cazarrabo, una pequeña odisea romántica protagonizada por un gato que buscaba a su querida. Aunque me haría falta una segunda relectura para poder opinar como es debido de esta novela sé que me dejó sólo medianamente satisfecho. Y ahora ha llegado el turno a un clásico como La Colina de Watership, que he tenido oculta en la pila de libros pendientes desde que hace dos años la compré a un precio irrisorio en un mercado de segunda mano. Inconsciente de mí por no rescatarlo antes.

La Colina de Watership es una novela de conejos; una historia épica de supervivencia, raptos, asedios, exploración, persecuciones, batallas y mucha aventura... vista y sentida por conejos. Entendemos pues que para los conejos unos cuantos kilómetros cuadrados son todo el mundo conocido, que hablar con otros conejos lejos de la conejera puede representar escuchar otro dialecto y una nueva forma de pensar o que comunicarse con una gaviota puede querer decir que ésta no construya bien las frases - gran personaje el de Kejaar-. Es impactante ver como las situaciones más intrascendentes para un ser humano, como pueden ser atravesar un río de unos metros de ancho, desatar una cuerda o utilizar lo que ofrece la naturaleza para avanzar en un viaje puede resultar una verdadera epopeya para un conejo.

Un aspecto que me gusta destacar de la obra es que el autor no pretende explicar una historia humana encarnada en unos conejos. No se deja llevar por el romanticismo que podríamos encontrar en La Canción de cazarrabo, si no por el sentido común. Todo lo que hacen los conejos, todo lo que piensan y la manera en qué actúan está bajo su mirada y la mayor parte de sus descubrimientos están condicionados a su inteligencia. La escasa capacidad de razonamiento, el peso de los instintos más básicos como la supervivencia y la reproducción... todo es parte de la vida cotidiana de nuestros protagonistas. Adams, eso sí, añade unos cuantos toques personales: la creación de una cosmología propia con creencias en torno a la naturaleza y de leyendas de grande guerreros conejos del pasado que cuidaban de su pueblo que va intercalando sutilmente en el libro -las magníficas historias del mítico conejo El-Arairal- y que son ejemplos de cómo el autor quiere transmitir más profundidad a su obra. La visión de los conejos se basa pues en la experiencia y en las leyendas que arrastran con ellos generación tras generación. Estos cuentos pero no son un simple añadido del autor, son una base para entender el origen y la transmisión de las grandes epopeyas de todos los tiempos. El mismo libro es una.

La historia parte del misticismo pues un día, Quinto, un discreto conejo sufre unas visiones desastrosas sobre el futuro de la conejera donde reside. Sólo Avellano, un joven conejo llamado a realizar grandes gestas, Pelucón, un temerario guardián y algunos otros creen las profecías del visionario Quinto y huyen de la conejera para fundar una propia. El viaje para encontrar un buen asentamiento donde empezar una nueva vida, así como las aventuras ligadas a los instintos de reproducción de los conejos serán el plato principal de la novela. ¡Y qué plato! Degustarlo ha sido una experiencia fascinante... la mezcla entrañable que puede proporcionar cualquier saga épica y la añoranza por personajes y argumentos de cuando éramos (un poco) más jóvenes.

El autor nos ofrece pues, una extraordinaria novela de aventuras donde podemos vislumbrar muchas capacidades humanas (liderazgo, misticismo, tiranía) pero con el añadido de estar tratado bajo una perspectiva muy diferente, más a ras de tierra, más visceral y primitiva pero también con algún toque moralizador del que no se ha podido escapar el autor. Los personajes resultan muy próximos, y nombres como Avellano, Pelucón o el general Mostazo pasarán al fondo de nuestros recuerdos sin ningún tipo de dificultad. Incluso la existencia de un capítulo literalmente titulado como Deus ex machina, que normalmente es un recurso que despreciamos los lectores, en este caso casi está justificado.

Una historia imprescindible, apto para todas las edades. No os la dejéis perder. Encontraréis el equilibrio perfecto entre nuestras novelas juveniles y la épica más fascinante

 

Premios:

 

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: