FANTASÍA
 
     
 
 
 
 

PUENTE DE PÁJAROS
Bridge of birds
(1984)

Barry Hughart

Editorial:
Bibliópolis (2007)

Colección:
Bibliópolis fantástica

Núm:
52

Páginas:
244

Serie:
Crónicas del maestro Li/ 1

Lectures relacionades:
La leyenda de la piedra
Ocho honorables magos



 
     
Puente de pájaros

"Una novela de la antigua China que nunca existió". Éste es el sugerente subtítulo que nos presentó la colección Bibliópolis fantástica hace unos meses en su número 52. La Novela se llama Puente de Pájaros y se trata de una de las propuestas más originales de los últimos tiempos aunque la novela no es precisamente una novedad, pues ya tiene a su espalda 13 años desde que se publicó en inglés y además un World Fantasy Award para presumir - el máximo galardón dedicado al fantástico-. Tampoco es una ucronía, aunque este subtítulo pudiera hacerlo pensar. Se trata de una encantadora novela de fantasmas ambientada a la China mitológica.

Puente de Pájaros puede resultar a priori desconcertante pues no sabemos como tratarla, donde ubicarla. Barry Hughart, nuestro autor, pasó muchos años viviendo en el Reino del medio, China, y suponemos que se zambulló bastante en su cultura y leyendas. La cuestión es que la obra mezcla la mitología popular con hechos reales - como es la existencia de la dinastía Qin (1) y el destrozo cultural e histórico que realizó el emperador del mismo nombre el año 221 ac. y que dio paso a la formación de la China primigenia, o la mención de ciudades tan conocidas como Pekín-. El autor nos lleva por un viaje, pero no el típico viaje iniciático donde el alumno se acaba convirtiendo en maestro, si no un viaje porla fantasía y la imaginación popular de una nación que nos lleva siglos de ventaja en la mayoría de aspectos.

"Mi apellido es Li y mi nombre personal es Kao, y hay un ligero defecto en mi carácter ". Ésta es la frase de presentación que suele hacer uno de los protagonistas de Puente de Pájaros, el maestro Li Kao. El otro es Buey Número Diez, un buenazo que acompaña al maestro por toda China para buscar La Gran Raiz de Poder, que según dicen los textos antiguos podrá ayudar a curar a los niños de la aldea de Buey Número Diez que han sido envenenados. Pero esta búsqueda es una excusa para que el autor nos ofrezca una novela bastante memorable donde menudean las escenas irónicas, el humor sutil, la cultura china y sobre todo su envidiable mitología que aflora por cada capítulo y a cada momento. El folclore y las leyendas son la base de esta mitología, muy rica en su repertorio de monstruos y seres sobrenaturales. Y si China tiene devoción por ciertos seres fantásticos éstos son los fantasmas que tomarán un papel protagonista en diversos capítulos del libro.

El hito del viaje de Li Kao y Buey Número Diez es encontrar la raíz de ginseng que antes mencionaba pero poco a poco descubrirán que detrás de esta panacea se esconden secretos muy importantes que se han convertido en cruciales en la historia alternativa de esta China mágica. Durante su periplo se tendrán que enfrentar con monstruos y laberintos, disfrutarán de tesoros y amantes pero para superar todos los retos tendrán como único recurso la imaginación y la inteligencia del maestro Li kao, a pesar de su ligero defecto en el carácter. Hughart se aleja de las historias épicas y en cambio nos acerca al mundo de la picaresca y el engaño donde el cerebro y la intuición juegan un papel más importante que la fuerza bruta o el honor.

El estilo de este autor es travieso, tanto nos puede describir en cuatro líneas un bullicioso barrio de Pekín, narrarnos con cierta parsimonia un relato dramático de fantasmas como añadir diálogos con un marcado acento teatral para arrancarnos una sonrisa ya que normalmente su vocecita interior le hace soltar un chiste, una pequeña frase lapidaria o una idea sutilmente oculta para que el lector disfrute todavía más de la lectura. En estas ocasiones me recuerda los mejores momentos de Terry Pratchett - por cierto que el inglés también tiene una muy buena obra dedicada a China, Tiempos interesantes, una de las mejores de su Mundodisco-.

En momentos, la disposición de hechos y las resoluciones que nos presenta Hughart pueden parecer poco desarrollados, facilotes y realizados con escasos recursos argumentales. A menudo nos preguntamos si no estamos leyendo una novela de aventuras del mítico Salgari mezclado con algunos ingredientes malsanos de la imaginación de Poe pero lo que es cierto es que hace falta tener paciencia y saber esperar. Hughart no da ninguna información gratuita, no escribe ningún párrafo de más... todo tiene una explicación y el autor es capaz de cerrar todos los misterios con una eficacia notoria. Los últimos capítulos son especialmente bellos, pues la poética y la fantasía se cogen de la mano para ofrecernos un final de verdad precioso.

Tenemos que felicitar, pues, a los responsables de Bibliópolis para recuperar esta novela de aventuras fantásticas del olvido -al menos en este país-. Una novela que a pesar de ser autococlusiva parece que tiene un par de continuaciones todavía inéditas en español.

Si una cosa ha despertado en mí la novela es la idea de volver a visitar este país pero no antes de alcanzar un pequeño reto personal que es leerme las más de 2200 páginas de Viaje al oeste, la novela anónima del siglo XVI que podría compartir tranquilamente escenario y personajes con Puente de Pájaros. Algún día...

Eloi Puig, 05/03/08


(1) Nótese que Qin se pronuncia “Chin” que equivale al nombre de uno de los personajes de la obra, el Duque de Ch’in

 

 

Premios:

1985 World Fantasy Award

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: