CF- SPACE OPERA
 
     
 
 
 
 

pensad en flebas
Considerer Phlebas
(1987)

Ian Banks

Editorial:
Martínez Roca
(1991)


Colección:
Gran Super Ficción

Núm:
---

Páginas:
526

Serie:
La Cultura / 1

Otras ediciones:

2007 La Factoria, Solaris Ficción, 87


 
     
Pensad en Flebas

Cuando me dediqué un poco más profundamente a leer ciencia ficción y saltar de las novelas de Asimov a algo más, había una serie de mucho renombre, de la que oía rumores, críticas, y que para mí estaba recubierta de una especie de aura de misterio. Hablo de la serie de La Cultura naturalmente. Los tres libros publicados hasta entonces por Martínez Roca, ya estaban prácticamente descatalogados y sólo se podían adquirir a precios desorbitados en nuestra librería favorita de la Ronda de Sant Pere de Barcelona.

Años más tarde compré - no sé dónde- el tercer libro de la serie (las novelas son autoconclusivas): El uso de las armas, con la que me introduje en el universo de La Cultura. Más adelante también pude comprar en mercados de segunda mano El jugador y el volumen con que se inauguró la serie: Pensad en Flebas. Pero he tardado mucho en leerla, no se muy bien si porque me atraían obras más recientes o por miedo a que esa novela tan considerada por el fandom de los años noventa, me decepcionara o no.

No es nada de extrañar que la serie de La Cultura de Ian M. Banks haya fascinado tanto a lectores a los que les gusta la space opera. Especialmente Pensad en Flebas es una novela que vuela muy alto, que abre las puertas a un universo riquísimo, inmenso, desmesurado, lleno de lo que tanto nos gusta a algunos como es el sentido de la maravilla. La Cultura es una civilización utópica que consta de miles de planetas, razas y civilizaciones y que está formada tanto por seres vivos como por máquinas y androides conscientes que tienen el mismo grado de ciudadanía que los humanos por ejemplo. De hecho las mismas naves de La Cultura están vivas y viajan de un sistema a otro transportando humanos o cualquier otro raza alienígena integrada dentro de esta supuesta utopía.

Pero La Cultura también es una civilización con doble moral, que integra creyéndose superior a los demás y que si es necesario lucha y forma parte de guerras contra quien piensa le puede hacer sombra. Este es el escenario donde nos encontramos en esta historia: En medio de una guerra entre los idiranos, un pueblo muy religioso y combativo y La Cultura y sus ideas progresistas. Curiosamente, a diferencia de lo que ocurre en otros volúmenes donde el protagonista forma parte de La Cultura, por ejemplo en la sección de Circunstancias especiales - un eufemismo para no nombrar los espías-, aquí, Bora Horza es un enemigo de la Cultura, un humano cambiante - metamorfo- que lucha contra la utopía porque opina que los Idiranos, a pesar de sus defectos, al menos son seres vivos, no como las máquinas y naves conscientes de una civilización demasiado ambigua y fría por su gusto.

El autor, pero, nos plantea una premisa que no desarrolla inmediatamente: La liberación de Horza por parte de sus aliados Idiranos y la búsqueda de una Mente consciente de La Cultura, perdida en un planeta prohibido. La práctica primera mitad del libro son una serie de aventuras simples pero relacionadas entre sí donde Horza pasa por diferentes escenarios, cada cual más espectacular, sin que la trama argumental siga adelante. Creo que Banks pretendía abrirnos los ojos al universo de La Cultura: A sus planetas, orbitales, los billones de seres vivos - y máquinas- que la pueblan y a la casi infinita posibilidad que ofrece esta simbiosis entre humanos e inteligencias artificiales en una galaxia que aún tiene muchos secretos por ocultar. Es pues una primera parte densa, donde la acción se va sucediendo poco a poco, donde se van conociendo de forma muy medida los personajes secundarios y donde parece que al autor se le escape la trama de la novela. Hay momentos increíbles, fugas de naves interestelares del interior de naves aún más enormes; descripciones precisas sobre cómo funcionan orbitales artificiales más grandes que planetas ... toda una serie de información para hacernos brillar los ojos... eso sí de forma demasiado lenta y acompasada.

A partir de la segunda parte de la novela, sin embargo, Banks se vuelve a centrar en la premisa inicial y los acontecimientos vuelven a encaminarse a encontrar la Mente perdida de La Cultura. Una tarea que asume Horza y ​​un grupo de mercenarios que les llevará a buscarla a un planeta protegido por una inteligencia superior. Banks aquí suelta su potencial como escritor y nos lleva a un final muy tenso y exasperante- quizás demasiado largo otra vez- para finalizar la novela con un mensaje sobrecogedor: Somos poca cosa, y cualquier acto, guerra, destrucción o alzamiento de una civilización, es una nadería en la infinita memoria del universo, en el inabarcable inmensidad de la galaxia.

Pensad en Flebas es pues como una primera imagen de lo que representa La Cultura, sus integrantes y también las civilizaciones que se quedan fuera. Pero es también una obra densa, larga y pese a la maestría del autor, es una novela que podría haber sido resuelta de forma diferente, con menos páginas y más determinación.

Veo a Pensad en Flebas como una obra fascinante y llena de contenidos, tanto filosóficos como de entretenimiento; un primer paso, tal vez elaborado de forma desigual, ante lo que podría ser una serie de ciencia ficción increíble. Por ahora ya llevo dos volúmenes leídos de aquellos tres primeros libros que Martínez Roca publicó a principios de los noventa. Sólo me falta El jugador, que muchos consideran la mejor novela de las tres. Y si quiero, puedo continuar con la serie, que desde hace unos años publica La Factoría; de la que ya he leído Última generación, donde hay una novela corta sobre La Cultura. Las posibilidades están ahí. Sólo falta lanzarse.

Eloi Puig, 29/04/15

 

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.