FANTASÍA
 
     
 
 
 
 

ISKANDER. UN VIATGE A LA MÀGIA DELS LLIBRES
(2008)

Alícia Gili & Sílvia Romero

Editorial:
Pagès Editors
(2008)


Colección:
Lo Marraco

Núm:
200

Páginas:
309

Otras ediciones:

No existe traducción al español

 
     
Iskander. Un viatge a la màgia dels llibres

Hace unos meses leía el primer volumen de la serie de Thursday next del autor Jasper Fforde: Un libro narrado en clave humorística -relatado como una ucronía fantástica- sobre un mundo que vivía para los libros y para la literatura, hasta el punto que incluso algunos protagonistas podían cambiar el final de algunos clásicos introduciéndose en las novelas. El libro que tenemos en las manos me lo ha recordado vivamente, no por las tramas argumentales - que no tienen nada a ver- si no por que tanto Fforde que escribió El caso Jane Eyre como Alícia Gili y Sílvia Romero que han creado a Iskander nos vierten toda su pasión por la literatura y por los libros. Hay que añadir, que ambas autoras se conocieron a raíz de una novela que también promueve el afecto y la pasión por los libros: el clásico Fahrenheit 451.

Nuestro mundo tal como lo conocemos ha muerto. Las civilizaciones de la Tierra se han extinguido, el conocimiento se ha perdido y nuestra memoria colectiva se ha desvanecido en el tiempo. En un futuro lejano el país de Iskander sobrevive bajo un nuevo sistema político basado en el único referente de nuestro presente que ha perdurado durante estos siglos de barbarie: Los libros. Pero el problema recae en que en Iskander nadie sabe leer ni escribir.

Iskander es un país indeterminado aunque algunos topónimos -por no hablar de ciertos apellidos y juegos de palabras- lo situarían claramente en el actual territorio catalán. Existen dos castas diferenciadas en este país: Los místicos, capaces de manipular mágicamente los títulos de los libros de forma que pueden invocar un efecto sobre la realidad proveniente del contenido del libro y los cuales se subdividen en diferentes jerarquías según el poder político que poseen (triunvirs, bibliotecarios, libreros ...), y encontramos también a los lectores, los cuales representan a la gran mayoría de la gente corriente que no saben invocar la magia de los libros y que viven sirviendo en los místicos.

Pero la situación no es tan simple: Existen también unos grupos llamados agnósticos donde desde la sombra del terrorismo trabajan para arrebatar el poder a los místicos y también nos encontramos con una comunidad de exiliados que después de siglos vagando por los límites desérticos de Iskander han aprendido a controlar parte de la antigua tecnología humana: Son los informáticos- también llamados cyborgs-, capaces de conectarse a redes neuronales para acceder a todo tipo de información, poseedores de implantes mecánicos que los hacen más perfectos y en definitiva salvaguardadores de la poca ciencia de la humanidad que ha quedado enterrada después de una guerra autodestructiva.

Éstos son los principales jugadores de la partida. Y las autoras les proponen un objetivo común: encontrar el Libro Único, un libro que según la leyenda dará la posibilidad de hacer libres a la gente pues les enseñará a leer y a escribir. Este hito, este premio, es perseguido por todas las facciones, obviamente por intereses diferentes: unos para continuar controlando el país, los otros para reencontrar la libertad.

Un planteamiento ciertamente original que además está escrito con soltura y con buenas maneras. El estilo de las autoras es fresco y te hace sentir cómodo en la lectura. Las autoras también incorporan nuevas palabras derivadas de la pasión por los libros -por ejemplo las medidas de tiempo- y sobre todo muchos refranes populares expresados también bajo esta obsesión por la literatura o la tecnología -dependiendo quién los diga, si místicos o cyborgs- que dan un aire diferente a la novela - aunque a veces se abusa de ellos-.

No notas en ningún momento qué parte ha escrito cada autora, cosa que evidencia que se han entendido a la perfección en cómo abordar la novela. Quizás en la parte argumental no ha habido tanta fluidez. Me explico: La trama gira obviamente a la búsqueda desesperada del Libro Único pero el argumento a medida que avanza en su parte central se vuelve disperso en algunos aspectos, no se centra y se tiene la sensación que hay demasiados personajes innecesarios, demasiadas conspiraciones y una indeterminación en la trama.

Por otra parte a la novela le falta un poco de profundidad a la hora de explicar cómo funciona la magia de los títulos de los libros: ¿Cuando se realiza una invocación por parte de los místicos qué parte del contenido del libro se manifiesta? ¿Cómo lo pueden saber los místicos si no conocen lo qué dicen las páginas interiores? Lo que al principio resulta enriquecedor para intentar adivinar que pasará al invocar cierto título - como nota curiosa diré que se invoca el mismísimo Necronomicon-, a la larga se vuelve en contra del mismo argumento pues uno tiene la sensación de que el efecto deux ex machine se cierne continuamente sobre la obra, o dicho de otra manera, las autoras pueden sacar un título en cualquier momento que arregle la situación. Y eso también puede aplicarse a ciertos artefactos de los cyborg-.

Con respecto a los informáticos-cybors también se echa de menos una mayor profundidad en su cultura. Son capaces de acceder a todo tipo de información pero no se especifica dónde está la fuente informática de este conocimiento - además resulta difícil de creer que esta fuente no aporte los conocimientos básicos para aprender a leer-. Es una lástima que no se haya explotado más esta vertiente de la historia. Un hecho curioso es que los cyborgs son los que salvaguardan el saber humano y en cambio los místicos se sirven de la magia para realizar cualquier trabajo de forma que han olvidado como realizar las tareas más básicas -eso me ha hecho recordar la novela La Mutació sentimental- donde esta enfermiza dependencia de los humanos provenía de la tecnología, el caso contrario pues.

Los personajes en general están bien trabajados, sobre todo los protagonistas, el bibliotecario Altafulla, o la repelente Myriam, pero también encontramos ejemplos del contrario: Hay algún personaje que no acabas de entender porque fue creado - cómo es el caso de Karim- pues tiene un papel no sólo secundario si no también poco interesante e innecesario. Tampoco la presencia de los agnósticos resulta un valor añadido como no sea que sirven como excusa para hacer todo un alegato contra el terrorismo. Las autoras han esculpido de forma lenta pero constante el carácter de los personajes hasta completarlos. Cierto que algunos nos parecen un poco estereotipados pero eso no saca calidad a la novela. La relación entre ellos ya es otra cosa: El complejo sistema político-social de Iskander no acaba de funcionar en la novela y las relaciones tan jerarquizadas no siempre quedan claras. Los múltiples engaños y jugadas a dos bandas acaban por confundir el lector hasta el punto que no entiendes qué han tramado algunos personajes. Eso resiente un poco la plácida lectura que las autoras nos ofrecen. Porque una cosa es que argumentalmente la novela se estropee en algunos momentos pero el pulso narrativo de las autoras se mantiene constante en toda la obra.

Nos tenemos que quedar pues con una agradable novela fantástica, original y bien narrada a cuatro manos, que sigue una idea básica como es -cito textualmente- que "la lectura nos hará libres". De hecho, el mensaje implícito de las autoras es que la falta de lectura y por lo tanto de conocimiento lleva irremediablemente a la barbarie. Una novela pues, que tiene un hito importante: Declarar la lectura como el principal camino para llegar al conocimiento, para establecer una cultura para en definitiva poder avanzar hacia el futuro.

Eloi Puig, 28/01/09

Premios:

2006 Premi Ciutat de Lleida

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: