CF- MANIPULACIÓN GENÉTICA/ CATASTROFISTA
 
     
 
 
 
 

HERBA NEGRA
(2016)

Salvador Macip &
Ricard Ruiz

Editorial:
Fanbooks
(2016)


Colección:
---

Núm:
---

Páginas:
321


 
     
Herba negra

Si algo tienen en común Ricard Ruiz y Salvador Macip es su experiencia a trabajar las novelas a cuatro manos. Aunque este es la primera vez que colaboran juntos, previamente ambos han publicado novelas con otros autores.

Herba negra es una novela que llega avalada con el Premi Ramon Muntaner 2016 de literatura juvenil bajo el brazo. Naturalmente todos sabemos que la frontera de la literatura juvenil a menudo es muy tenue y poco estricta. En este caso me gustaría pensar que la han catalogado así por la forma en que está expuesta que No por su temática claramente inmersa en la ciencia ficción.

Pero vamos al grano de una vez: Herba Negra es un ejemplo de esas novelas que tanto echamos de menos en catalán: Novelas de acción, de género, que te mantengan clavado en sus páginas sin complejos y sin querer pretender ningún hito diferente que hacer pasar un buen rato al lector y también hacerle pensar un poco.

Ricard Ruiz y Salvador Macip nos acercan a una aventura sobre manipulación genética a través de una historia que bebe directa o indirectamente de otras novelas como El día de los Trifidos o la más reciente El año de la plaga. (Por cierto, ambas novelas mencionadas en sus páginas). O sea, estamos ante un problema con las plantas. Eva y Eli (Elies) se verán inmersos por casualidad en un thriller donde una simple planta, la fada, la artemisa absinthium para ser más concretos, está colonizando el entorno de muchas ciudades y pueblos de Catalunya. Es una planta que se regala a menudo y que está de moda. Es una planta que arraiga fácilmente y que se propaga sin problemas. Es una planta peligrosa. Esta es al menos la conclusión provisional a la que llegan Eva y Eli cuando conocen a Salvador, un chico sin ningún pelo por el cuerpo ingresado en un psiquiátrico y que parece tenerle pánico a la fada que cada vez más se puede encontrar por todas partes.

A partir de las primer escasas revelaciones de Salvador y después de las investigaciones que llevan a cabo los demás, comprobarán como de mortífera puede llegar a ser la fada que tan gentilmente acogen todos, a través de una road movie por Catalunya. Encontraremos, pues, varios elementos típicos de la ciencia ficción más catastrofista empezando por esta manipulación genética y continuando por la aparición de sectas que buscan el apocalipsis, o de teorías globales como la de gaia aunque alejadas de la armonía que podríamos pensar a priori. Unos elementos que por un lado ayudan a crear ansiedad y expectativas pero por otro lado también provocan la reflexión al lector.

Herba negra, no obstante, es mucho más que estos planteamientos: Es un tour de force entre sus cuatro personajes principales: La sensibilidad de Eva, la curiosidad y desconfianza de Eli, el comportamiento errático de Salva o la misteriosa cara oculta de Magda. Las interacciones entre estos personajes se convertirán en algunos de los mejores momentos del libros. Diálogos naturales, creíbles, que harán que nuestra atención se centre en uno u otro y que estos ganen simpatías o las pierdan. La tarea aquí de los autores es muy notable. Esta lucha intestina entre los cuatro para encontrar la verdad sin traicionar su talante es perfecta. Además, la novela es violenta, directa y si conviene desagradable. Como debe ser. Por muy juvenil que podamos encontrar el desarrollo de esta no aparta los hechos que tocan la fibra y eso es de agradecer.

El primer tercio de la novela, los autores juegan a despistarnos... a no ofrecer casi ninguna información sobre lo que está pasando (a pesar de poder hacerlo por boca de Salva) posiblemente para crear curiosidad, interés. Luego, hacia la mitad del libro nos muestran muchas respuestas que a su vez provocan nuevas preguntas, más curiosidad y especialmente suspense. Y sí, otro de los puntos fuertes es que se consigue cerrar el argumento para que quede bien atado, sin fisuras. La novela es autoconclusiva pero podría continuar en más entregas sin ningún problema.

Así pues, Herba negra es sinónimo de aventura, de buenos personajes, de buena literatura prospectiva en referencia a que nos muestra peligros posibles y nos remarca una moralina escondida entre sus páginas, un mensaje no sólo sobre los peligros de la manipulación genética sino también sobre cómo actuar ante personas que ven la actual humanidad como un problema para nuestro planeta, como un virus al que hay que eliminar. Quizás no de forma tan clara y natural como en novelas catastrofistas que también muestran un ataque natural como La Colera ni tan sutiles en este sentido como ciertos pasajes también autodestructivos que aparecen en obras recientes como El problema de los tres Cuerpos, pero sí es un tema que a mí me atrae: Este tipo de ecologismo radical que pone a la naturaleza y las plantas por encima de la humanidad ... incluso, si es necesario, enviándola a su extinción.

Muy bien, pues, para el dúo Macip Ruiz. Muy bien por plantearnos un thriller original y bien acabado, muy bien en definitiva por hacernos soñar con plantas asesinas que pueden hacernos mucho daño tanto física como psicológicamente. Esta es la literatura que echamos de menos!

Eloi Puig, 30/12/17

 

Premios:

2016 Ramon Muntaner de literatura juvenil

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.