ANTOLOGÍA FANTASÍA/ CF
 

CUENTOS DESDE EL OTRO LADO
(2016)

Varios autores
(Compilado por
Concepción Perea)

Editorial:
Ediciones Nevsky
(2016)


Colección:
Fábulas

Núm:
---

Páginas:
265


   
Cuentos desde el otro lado

Dos eran los motivos principales por los que me he lanzado de cabeza a leído esta nueva antología publicada por Ediciones Nevsky. El primero es obvio: las ediciones que confecciona esta editorial son excelentes. Me gusta mucho el formato de sus libro, los detalles, los autores diferentes que promueve o simplemente las portadas, por ejemplo. La editorial es un punto a favor para dedicarle un atención especial en cuanto salen nuevas obras de su horno. El segundo motivo es que conocía a muchos de los escritores que participaban, aunque algunos sólo en formato largo y era una buena ocasión para también descubrirlos en el complicado mundo de los cuentos.

Lo primero que sorprende de esta antología es que se autodefine como "Antología de nueva literatura extraña", lo que a priori te hace sospechar que los cuentos podrían ser visiones muy personales en torno al género fantástico. Pero no. En el fondo es otra manera de decir que nos encontramos ante una recopilación de cuentos fantásticos escritos por autores de renombre muy actuales, aunque es cierto también que topamos con algunos cuentos de ciencia ficción e incluso alguno realista. En todo caso que nadie se asuste por eso de literatura extraña pues descubrirán relatos de más o menos originalidad pero especialmente enfocados a diferentes aspectos del fantástico.

En general todos los cuentos han sido elegidos, supongo, por poseer un buen nivel literario. Y así es, pero he notado que muchos autores no saben muy bien cómo terminar las buenas ideas que tienen en mente. Ya se sabe que escribir una historia corta es sinónimo de un mayor nivel de dificultad. En este sentido me he quedado un poco decepcionado de varios finales que no cierran el episodio, que no fulminan al lector con una idea última perturbadora; sino que quedan en el aire como si estuviéramos pendientes de cómo continuará. Esto es un rasgo que se repite demasiado en muchos cuentos - ni mucho menos en todos- y que me ha hecho bajar la valoración global. Vamos a repasar brevemente uno a uno:

El cuento que abre fuego es "Antes que el cine" de María Zaragoza, el primero que leo de esta autora. Un título, ahora sí, extraño, por un relato sobre fantasía sobrenatural con elementos típicos como el vampirismo o la licantropía pero enfocados desde un punto de vista bastante interesante: El recuerdo de una novia de presencia perturbadora el que persigue a nuestro protagonista hasta atraparlo en un final digno. Muy bien.

Seguimos con Tamara Romero y su aportación: "La ballena varada de Kabelbag", una narración sin elementos fantásticos pero que persigue una premisa curiosa: La lucha entre artística y gamberra que dos activistas ejecutan como un juego para darse a conocer bajo las reglas estrictas de un enigmático "comité". La idea me ha gustado y también su desarrollo y la ambientación pero he notado en falta demasiada información y el final que se queda un poco cojo.

El bazar de los deseos” de Nerea Rosco es quizás el cuento menos original de la elección. Quizás porque las historias de escoger tres deseos y que éstos tengan trampa detrás están muy vistas. Está bien escrito y tiene suficiente empuje pero me ha fallado también el final donde creo que se contradicen algunas reglas que se mencionan en los deseos y por tanto rompe el sentido de la credibilidad.

Tenía mucha curiosidad por conocer la obra corta de Aranzazu Serrano. Tras la excelente Neimhaim quería saber cómo se movía en las distancias cortas. "El fabricante de unicornios" es su primer cuento que leo en este formato. Un relato abocado a la más pura fantasía con final dramático y con moraleja incluida que ataca a los curiosos. En este caso una chica que acaba en una tienda de anticuario (Aquí me venía a la mente la tienda donde se compraban los gremlins) y coge un objeto prohibido expresamente por el extraño tendero. Un cuento con bastante intensidad y carácter. Quizás la temática no es mi fuerte pero le reconozco al menos un final acuerdo con lo esperado aunque demasiado brusco en mi modesta opinión.

Juan Cuadra nos presenta uno de los mejores relatos de la antología: "El reparador de almas". Una historia llena de desesperación, algo acuerdo con los mundos oscuros y depresivos que creó en El libro de Ivo por ejemplo. En esta caso una chica a la que han dejado busca desesperadamente una nueva alma gemela y para alcanzar su meta no dudará en contratar los servicios de un extraño personaje. Me ha gustado mucho la trama y la manera en que Cuadra nos muestra la intensidad de la pérdida de la protagonista. Un final excelente aunque en cierto modo previsible.

También "Ellos" de Luís Manuel Ruiz es un relato muy intenso, especialmente porque está narrado en segunda persona en un monólogo eterno sobre complots imposibles entre el protagonista y un interlocutor extrañamente callado. Es un relato que tantea la paranoia o la locura incluso. Me ha gustado su tono incisivo que no deja margen para respirar.

De "Manual para deshacerse de extrañas criaturas" de David B. Gil me ha satisfecho la trama central que rodea a una chica con conocimientos de brujería - o algo similar- y que de vez en cuando ayuda al otros alumnos. La temática no es del todo original pero Gil la trata de forma muy interesante. De hecho cuesta despegarse del relato. El final, no obstante, es demasiado abierto para mi gusto y parece poner el pie en una obra más larga. Podría ser la base de una buena novela

A Marc Pastor ya lo leí en formato corto por primera vez en el cuento "Camp Century". Dentro la antología Mañana Todavía. Ahora nos trae otro relato ambientado en el mismo universo (que de paso, según el mismo autor también enlace con la mayoría de sus novelas) y que Antonio Torrubia ha traducido del original en catalán. "Ефремов- Стругацки" (en caracteres latinos equivaldría a "Yefremov- Strugatski") es quizás el cuento más completo de la presente antología. Una historia enfocada a los viajes temporales que cumple con las expectativas. En este caso, un estudiante de medicina en una Rusia futura con aires distópicos es captado por entrar a una organización que viaja en el tiempo para tratar de arreglar casos concretos que el continum temporal permite reorganizar. Naturalmente, no todo será tan simple como se espera. Me han gustado las leyes y reglas que aplica Pastor, como si la misma Connie Willis le hubiera inspirado. Un cuento redondo tanto por su trama como por su efectiva prosa.

Continuamos fuertes pero a otro ritmo con "La segunda muerte del padre", una historia mucho más acompasada de Cristina Jurado que refleja los temores de una chica al morir su padre, una persona, pero, casi desconocida dado los pocos lazos que tenían en común. El ritmo como decía es un poco lento y provoca que leemos de forma calmosa, a pesar de las pistas o puntos que nos mantienen los ojos abiertos que equivalen a los momentos donde la protagonista parece ver a su padre después de muerto; lo mejor de todo es el final plenamente terrorífico. Quizás una de las mejores conclusiones de esta antología.

De Susana Vallejo ya conozco su obra corta. Desde los relatos que presentó en la revista Catarsi al magnífico "Gracia" que pudimos leer en Mañana Todavía. Pero esta vez Vallejo le inspira más crear un cuento melancólico que destaca más por la ambientación en la ciudad de Oporto, para hacernos partícipes de su decadencia en una historia también de aires distópicos - aunque nunca concretados al detalle - Hablo de "Los mansos". La fantasía aquí fluye despacio por la prosa de la autora pero a un nivel casi subliminal. De hecho el final es bastante abstracto y deja al lector la elección de cómo interpretarlo. Un relato al que le reconozco más la buena prosa que la trama pues siempre he preferido historias más impactantes o concretas.

En "Menos 1890" de Juan Ramón Biedma reconozco que me he perdido. No tanto por la historia en sí: La búsqueda de un menor perdido en una ciudad de Gijón decimonónica, sino por el trasfondo que en todo momento el autor se encarga de recordarnos: Una sociedad masónica y el número quince que se repite sin parar. El relato es una crítica directa al sistema de clases de la época... pero no sé si se me ha escapado algo, no he acabado de entender toda la parafernalia masónica.

Guillem López es probablemente el autor que más ha sorprendido el último año. Sus dos magníficas novelas lo evidencian y el hecho de que haya ganado recientemente el premio Ignotus por Challenger, aún más. Así que por mi parte tenía un especial interés en saber cómo gestionaba el formato corto. "Nada que objetar" es su aportación a la antología. Este cuento esconde más de lo que enseña y eso López lo hace muy bien. Nos encontramos con una serie de soldados que están a punto de volver a casa dado que la guerra se ha de acabar en pocas horas, pero no en el sentido de finalización; sino más bien como si fuera un cambio de turno, como si ficharan para ir a combatir. Pero la llegada de una nueva general los manda a luchar a pocas horas del final. Y en las trincheras encontramos hombres, mujeres o niños. Un cuento inquietante que también parece beber de un futuro distópico pero a la vez también con elementos retrofuturistas que nos recuerdan las trincheras de Verdun. Es curioso e inverosímil. La única pega el final demasiado precipitado, como un resumen que choca con el estilo de las páginas anteriores.

Jordi Noguera nos lleva uno de los escasos cuentos más alineados con la ciencia ficción clásica: "Susurros en la máquina". Tecnología punta y juegos on line que interactuan con los jugadores de forma muy especial y que nos aportan uno de los relatos más intrigantes. Bien desarrollado pero también adolece de un final demasiado poco definido. Es una de esas historias donde al terminar se descubre una visión más amplia de lo que estábamos observando pero no he terminado de asimilarla correctamente.

Otro gran cuento es "Casandra 38" de Concepción Perea. Un relato que liga perfectamente con uno de los males de la actualidad como es violencia machista. Una mujer entra a formar parte de un programa de seguimiento y control después de haber sido atacada por la pareja. Sólo que parece que este control dirigido por una IA es menos seguro de lo que le habían vendido. Toda la historia es fantástica y el final, pese a que cumple, quizás lo imaginaba más impactante.

Posiblemente el cuento más fascinante de la antología sea "El libro pequeñito" donde Sofía Rhey nos lleva a una vertiginosa historia de pura fantasía sobre una niña que puede hablar con sus muñecas. Un cuento que comienza de forma ingenua y termina de manera dramática repleta de una imaginación desbordante. También hay algún elemento que no me cuadra - como la presencia de la abuela a la que no le he encontrado la finalidad- pero es uno de los cuentos con el que he disfrutado más. Me ha transportado de forma extraordinaria.

"La piñata" de Jimina Sabadú, en cambio no me ha entrado bien. Se trata de un relato situado en un momento indeterminado donde los jóvenes presumiblemente ricos y sobrados tratan a otras personas del servicio de forma psicópata y sin miramientos: Torturas, vejaciones y todo tipo de actos que podríamos calificar de inhumanos pero que ellos aceptan como normales. Es como si estuviéramos leyendo una obra de realismo mágico sólo que aquí la fantasía se sustituye por la violencia gratuita. En todo caso el final también lo encuentro poco elaborado, como inexistente. Es como una fotografía de una sociedad enferma pero sin que podamos saber ni el origen ni su posible evolución futura.

Y finalmente Ángel Luis Sucasas, al que Ediciones Nevsky le dedicó una antología completa bajo el nombre de La tercera cara de la Luna (con algunos relatos francamente magníficos) nos presenta "El retratista" otra historia fantástica sobre el trabajo de un artista de retratos que parece poder plasmar los anhelos y deseos de sus clientes. Es un cuento curioso y bien elaborado pero que quizás le falta un poco de fuerza. En todo caso, correcto.

Nada más, Cuentos desde el otro lado se ha manifestado como una antología a tener en cuenta no para llevarnos literatura extraña sino por la calidad de algunos de sus cuentos o para poder comprobar cómo experimentan algunos autores a los que los tenemos ubicados en el relato largo. Tiene sus altibajos como todas las antologías. Especialmente dedicado pues para las personas interesadas en historias curiosas o inverosímiles sean de género o no.

Eloi Puig, 17/11/2016

Premios:

 

 

Búsqueda:
  Creative Commons License
Este texto esta bajo licencia de Creative Commons.
Relatos que contiene esta antología:
Antes que el cine (María Zaragoza)
La ballena varada de Kabelvag (Tamara Romero)
El bazar de los deseos (Nerea Riesco)
El fabricante de unicornios (Aranzazu Serrano)
El reparador de almas (Juan Cuadra)
Ellos (Luís Manuel Ruiz)
Manual para deshacerse de extrañas criaturas (David B. Gil)
Ефремов- Стругацки (Marc Pastor)
La segunda muerte del padre (Cristina Jurado)

Los mansos (Susana Vallejo)

Menos 1890 (Juan Ramon Biedma)
Nada que objetar (Guillem López)
Susurros en la máquina (Jordi Noguera)
Casandra 38 (Concepción Perea)
El libro pequeñito (Sofia Rhey)
La piñata (Jimina Sabadú)
El retratista (Ángel Luís Sucasas)