TERROR- ANTOLOGíA
 

CONTES DE TERROR
(2017)

Varios autores

Editorial:
Apostroph
(2017)


Colección:
---

Núm:
---

Páginas:
110

Otras ediciones:

No existe edicón en castellano

   
Contes de terror

En otoño de 2016 tuvo lugar en el pueblo de Torrebesses (El Segrià) un peculiar experimento literario. Una iniciativa fantástica que tenía como objetivo homenajear la noche de hace doscientos años en la que cuatro personajes se encerraron en un alojamiento en la orilla del lago Léman en Suiza, acosados por una gran tormenta. De aquel encuentro salieron la semillas de algunas historias que se han convertido en clásicos del terror (y la Ciencia-Ficción): como es El vampiro de Polidori o Frankenstein de Mary Shelley. Y en Torrebesses el experimento consistió en encerrar una noche a cuatro escritores en el castillo-palacio del pueblo- que ahora funciona como alojamiento de turismo rural- para que se inspiraran y escribieran cuatro historias de terror. El resultado es esta recopilación de título quizás poco original (Contes de terror) pero que quiere plasmar las sensaciones y las fantasías que Emili Bayo, Jordi de Manuel, Empar Fernández y David Marín sintieron entre las paredes del castillo-palacio de Torrebessees - y que nos contaron al día siguiente en el vermut literario confeccionado para la ocasión-.

Emili Bayo nos propone "Ones de líquid vermell” (Ondas de líquido rojo), un cuento de corte clásico que busca la confusión del lector entorno a lo que el personaje está experimentando. ¿Lo que ve es real? ¿Los recuerdos le juegan una mala pasada? Es un cuento sutil, muy bien narrado - quizás el de más calidad literaria de la antología- y el que más provoca sensación de incomodidad en el lector, especialmente por la mezcla de personajes, recuerdos y situaciones que un maestro de baja debe superar al pasar unos días alojado en el castillo de Torrebesses intentando superar un trauma.

Jordi de Manuel, como no podía ser de otro modo, nos introduce en el terror a través de un escenario de ciencia ficción post-apocalíptica que recuerda constantemente - incluso en la manera de expresar los diálogos de los dos protagonistas, sin guiones- a La carretera de Cormac McCarthy. No sé hasta qué punto es una sólo una inspiración o un homenaje a esta novela. La ambientación como es habitual en las narraciones de Jordi de Manuel es excelente. El autor ya tiene mucha experiencia en presentarnos ambientes fríos como los descritos en La decisió de Manperel. En "Els hostes” (Los huéspedes) encontramos a un padre y una hija que huyen de una Barcelona devastada y congelada para buscar el resto de la familia en la Catalunya profunda. Es un cuento, como decía, con una base de ciencia ficción pero que se detiene en Torrebesses para narrarnos un episodio claramente terrorífico en torno a la búsqueda de cobijo para sobrevivir a las bajas temperaturas y la falta de comida que sufren los protagonistas. Es sin embargo, un cuento que parece formar parte de una historia más grande, como si fuera sólo una avanzada de algo más importante. Como cuento está bien construido y narrado pero repito parece un fragmento de una obra mayor, como un capítulo aparte. Es poco independiente en este sentido.

El tercer relato se titula “La memòria de sang” (La memoria de sangre) y es obra de Empar Fernández. Este cuento es el que más ha aprovechado plenamente la historia del castillo para recrear una historia de terror o de fantasía histórica. Resulta que el actual castillo de Torrebesses donde los autores pasaron la noche, durante la guerra civil se convirtió en una especie de hospital de campaña donde murieron más de doscientos soldados italianos que luchaban por los nacionales. El cuento narra como una de esas situaciones ha repercutido hasta la actualidad dentro del propio castillo. El relato de Empar Fernández es quizás el mejor acabado de todos pero adolece de ofrecer demasiadas explicaciones que le eliminan la atmósfera misteriosa que se había creado en las primeras páginas. De hecho hay momentos del relato que parece que poseamos un libro de instrucciones sobre qué hacer cuando nos topamos con un hecho sobrenatural. Es este punto el que me ha aplastado un poco las expectativas que me había formado al empezar a leerlo.

Y si este cuento daba demasiadas explicaciones para que el lector se sintiera cómodo durante la lectura, David Marín hace todo lo contrario a "El bagul” (El baúl). Es un cuento también influido por el terror pero que no llega a ninguna parte. Utiliza elementos inquietantes (premoniciones, gatos negros, lobos descuartizados, fantasmas) pero no los sabe unir suficientemente bien para confeccionar una historia coherente. Yo al menos no lo he entendido. Y la técnica utilizada en los últimos párrafos - no haré spoliers- a mí no me gusta nada pues elimina completamente aquella sensación perturbadora que ofrecía el relato en primera persona.

Cuentos de terror, es como decía, una enorme iniciativa, especialmente original, que espero se repita por muchos años. El resultado de este primer volumen es correcto pero algo descompensado.

 

Eloi Puig, 4 de junio de 2017

Premios:

 

 

Búsqueda:
  Creative Commons License
Este texto esta bajo licencia de Creative Commons.
Relatos que contiene esta antología:
Ones de líquid vermell (Emili Bayo)
Els hostes (Jordi de Manuel)
La memòria de la sang (Empar Fernández)
El Bagúl (David Marín)