CF- GENÉTICA
 
     
 
 
 
 

LA CHICA MECÁNICA
The windup girl
(2009)

Paolo Bacigalupi

Editorial:
Plaza Jané
(2011)


Colección:
---

Núm:
---

Páginas:
535

 
     
La chica mecánica

Uno de los retos a que se enfrenta cualquier escritor que apuesta por una novela de ciencia-ficción ambientada en un futuro próximo - en este caso unos 100 años- es que ésta resulte creíble para el lector, que proporcione una sensación de algo conocido pero que también se adentre a especular sobre alguna disciplina científica, sobre algún tipo de innovación que nos haga soñar ... o que nos provoque pesadillas. Paolo Bacigalupi lo consigue con creces con La chica mecánica, una obra especulativa que ha acaparado los premios de ciencia ficción más representativos del mundo anglosajón - Hugo, Nebula, Locus, Campbell- en los últimos años.

Tailandia, siglo XXII. El país sobrevive a los cambios climáticos, el progresivo agotamiento de los recursos naturales y al nuevo orden mundial: la manipulación genética de los alimentos básicos que ha propiciado nuevas plagas que han asolado a la humanidad. El autor nos menciona que Nueva York está hundida, que la Unión Europea se ha desintegrado y que los países vecinos han muerto de hambre o luchan desesperados por no hacerlo. Así pues, ¿El reino de Tailandia vive en una utopía? Según como se mire sí: El departamento de medio ambiente - los camisas blancas- velan encarnizadamente para que ninguna semilla contaminada, ninguna espora o ninguna mutación transgénica traspase las fronteras. Pero dentro, en el interior del reino, los asuntos de la población tienden más bien hacia a la distopía: Algunas plagas han destruido completamente a pueblos y familias enteras, miles de inmigrantes chinos - tarjetas amarillas- han llegado huyendo de las matanzas religiosas en Malasia, la electricidad brilla por su ausencia, como se suele decir, y la tecnología ha retrocedido - a pesar de la inventiva mecánica que vuelve a aplicarse para resolver los problemas- hasta límites insospechados.

Sólo la genética está salvando a Tailandia de caer en manos de los vendedores de calorías, las multinacionales alimentarias que de hecho ahora gobiernan el planeta. ¿Y por que? Por la sencilla razón de que en Tailandia hay uno de los últimos refugios de semillas no contaminadas del planeta. La genética lo ha revolucionado todo: Desde la creación de enormes megadontes - elefantes alterados que ayudan a realizar las tareas mecánicas de las fábricas- a la aparición accidental de los gatos Cheshire que se confunden con el ambiente y se convierten en invisibles. Pero en países tecnológicamente más avanzados -como Japón- la genética también ha propiciado apariciones más formidables: Los neoseres, humanos modificados genéticamente y creados para servir y obedecer.

Emiko es uno de ellos, una chica modificada, abandonada por su dueño y que sobrevive como puede, actuando en espectáculos sexuales para los que buscan el morbo y una obediencia extrema. Una chica que proporciona un título engañoso en la novela, como si ella fuera la única protagonista o como si sus problemas guiaran la trama argumental. Falso, la chica mecánica, Emiko, sólo es una parte más del puzzle genético en un momento dado en el reino de Tailandia. Le acompañan otros personajes que entre todos forman una novela coral: Anderson, un representante farang - extranjero- de una multinacional alimentaria que busca la solución a un enigma; Hock Seng, una chino exiliado de Malasia debido a la represión fundamentalista islámica y el tándem Jaidee y Kanya, agentes del ministerio del medio ambiente tailandés - una pareja que aporta además, el toque fantástico a la historia-. Todos ellos tienen puntos de vista contrapuestos y todos ellos luchan por lo que creen suyo o lo que creen justo. Cuatro puntos de vista que ayudan a entender la situación de Tailandia en el momento actual de la novela.

La ambientación es excelente. El autor ha sabido dar a cada página el punto justo de mezcla cultural y de historia futura, un equilibrio entre el bochorno desmedido de la estación seca-agravado por el cambio climático- y las vivencias del día a día en las calles de Bangkok donde transcurre prácticamente toda la novela. Sí es cierto que al principio esta fascinación nos invita a seguir leyendo pero poco a poco el lector reclama más trama argumental y menos bochorno en sus páginas. Los capítulos iniciales son largos y sirven para poner al lector en su sitio, pero a veces parece que el autor se olvide de la parte de la trama importante: la genética, las semillas.

Más adelante, Bacigalupi endereza la situación escribiendo capítulos cada vez más cortos que alternan las acciones de los 4 o 5 protagonistas principales. De esta manera la novela avanza con paso firme hacia un final interesante, aunque quizás un poco abierto. Lo mejor es que, al igual que en la vida misma, no todos los dramas personales se pueden resolver. Lo peor es la sensación que el autor se guarda algún as en la manga para seguir escribiendo.

La chica mecánica pues, es una novela con varias caras: El plato fuerte es la bioingeniería y la manipulación genética ambientada en un país que tiene la fama de nunca haber sido conquistado por las potencias extranjeras - recordemos que ni Siam ni Tailandia fueron ocupadas por los colonizadores europeos-, pero también interesantísimo es leer como la sociedad mundial- representada por los habitantes de Bangkok- ha sobrevivido a la falta de combustibles fósiles, a la regresión en la comunicación y relaciones globales debido a este hecho, a  la inventiva que han desarrollado los ingenieros para afrontar estos y otros retos. El autor además no aporta información detallada del estado actual del mundo ... y resulta tanto o más estremecedor pensar en lo ocurrido en el planeta durante el siglo XXI que en lo que están viviendo los tailandeses en un mundo que pugna por descontrolarse y destruirse definitivamente.

Una visión distópica sobre nuestro mundo, centrada en los pros y contras de la manipulación genética a gran escala. Muy recomendable.

Eloi Puig, 07/08/2011

 

 

Premios:

2010 Hugo
2010 Nebula
2010 Locus
2010 Campbell

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.
Podeis buscar vuestro libro en: