CF- HUMOR
 
     
 
 
 
 

BILL,
HÉROE GALÁCTICO

Bill, the galactic hero
(1965)

Harry Harrison

Editorial:
Gigamesh
(2010)


Colección:
Breve

Núm:
01

Páginas:
170

Otras ediciones:

1970 Dronte. Moebius, 2
1990 Ultramar. Ciencia-ficción, 115

 
     
Bill, héroe galáctico

Que la editorial Gigamesh nos sorprenda de vez en cuando con algún título no anunciado es una de esas sorpresas agradables que a uno le llegan, pero esta vez se han superado: No sólo han rescatado un título que guardaban bien secretamente, no sólo han comenzado una nueva colección (Gigamesh breve) sino que además lo han regalado.

Es sabido que la editorial siempre obsequia a la clientela con algún libro por Sant Jordi, normalmente eran fragmentos de capítulos de esperadas novelas que debían llegar o incluso algún pequeño libro de cuentos. En esta ocasión no se han ido con chiquitas y la sorpresa ha sido la reedición de Bill, héroe galáctico, una novela bastante mitificada de mediados de los años 60 de Harry Harrison. La pregunta primera que me hago ahora es si Gigamesh continuará publicando la serie de Bill que consta de 6 volúmenes (aunque todos ellos autoconclusivos creo)

Pero vayamos a lo que interesa: En una novela que en su momento dio mucho juego con el humor y que aún hoy puede resultar bastante vigente si no hilamos muy fino. Por un lado Bill, héroe galáctico es una crítica desmedida a las novelas clásicas de CF y por otro también es una novela antibelicista, pues los militares son la verdaderas dianas con la que Harrison se recrea cuando escribe las aventuras de Bill.

La novela está estructurada en tres partes, de las que la primera y la última se encargan de destrozar los estamentos militares, las grandes batallas espaciales y las conquistas planetarias (muerte a los Chingers!) Mientras que la segunda parte -mi favorita- es una parodia divertidísima sobre los planetas-ciudad que más de una vez hemos podido leer en novelas de CF - el caso más paradigmático sería obviamente el planeta Trantor-. De cómo se organizaría un planeta con estas características, de cómo una persona sin mapa puede verse rodeada de mil y un peligros inimaginables. Genial.

En general todo el libro es una parodia, un divertimento a costa de los militares y las guerras pues la trama gira en torno al reclutamiento forzado de un campesino - nuestro Bill- y de como este va descubriendo cómo funciona realmente el universo –aun me río cuando pienso en cómo se realizan los viajes interestelares, y cómo funcionan los crucero de guerra por dentro o la burocracia de un planeta-ciudad-. No es la mejor novela de humor que me haya encontrado ni mucho menos, pero entretiene lo suficiente - y también da un aviso al mundo bélico tan importante en la época, pues nos encontramos en plena precampaña de Vietnam - como para salir satisfecho de su rápida lectura.

Para quien quiera romper tabúes y adentrarse en la lucha encarnizada contra extraterrestres mientras aprende a cambiar fusibles de una nave de guerra, se pierde por las laberínticas calles de la ciudad más grande jamás imaginada o siente en su propia piel las selvas inhabitables de planetas donde la guerra por unos metros de territorio se salda con sangre, sudor y lágrimas. No estamos tan lejos de lo que pasaba en la I Guerra Mundial en las trincheras de Verdún o los reclutamientos de chicos inocentes del campo en EEUU para luchar en un país lejano llamado Vietnam donde aseguraban todo era gloria y victoria. Es la gracia de Harrison, saber reírse de hechos que fueron muy duros con un humor grosero y desenfrenado pero que esconde realidades muy contrarias.

Eloi Puig, 30/06/10

 

Premios:

 

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.