CF- FANTÁSTICA
 
     
 
 
 
 

EL ARCHIVO DE ATROCIDADES
The atrocity archive
(2004)

Charles Stross

Editorial:
Insólita Editoial
(2017)


Colección:
---

Núm:
---

Páginas:
410


 
     
El archivo de atrocidades

Todos sabéis como me gusta que una novela combine la ciencia ficción y la fantasía. Y si además hay toques de terror como en esta, la felicidad es máxima. El archivo de atrocidades del británico Charles Stross incluye dos historias: la que da título al libro y una segunda, La Jungla de cemento, que ganó el premio Hugo. El conjunto es una combinación que a priori raya la perfección, al menos en cuanto a las expectativas.

Y si no oservad: Bob Howard es un experto informático que trabaja para un departamento secreto del MI6, una sección que espía y controla los asuntos paranormales que pueden ser un peligro para el Reino Unido (y de paso para toda la Tierra). ¡Ah! Y de qué asuntos paranormales estamos hablando? Fantasmas... zombies? No señores, estamos jugando en la primera división de los fenómenos extraños porqué nos enfrentamos a los más grandes demonios y engendros que pueblan los universos paralelos o que se ocultan en ciudades sumergidas. Sí, hablamos de los monstruos sin forma de Cthulhu o de mitos tan arcaicos como las gorgonas y otras cosas que es mejor no pronunciar.

A Charles Stross ya lo conocía por sus tres cuentos recogidos en Brecha nuclear, el último de ellos "En la loquería" también forma parte de esta serie llamada Los expedientes de la lavandería del que El archivo de atrocidades es el comienzo. La lavandería son las mencionadas oficinas del servicio secreto inglés dedicadas a salvaguardar la penetración de monstruos en nuestra realidad - entre otras tareas inconcebibles-. Charles Stross es un autor que aporta un estilo propio con el que plantea situaciones excepcionales bajo la mirada irónica de Bob Howard. Al autor le gusta reírse de la situación por muy dramática que sea. También disfruta, paradójicamente, dando un aire de normalidad en el trabajo cotidiano de los agentes de la lavandería aunque se estén enfrentando a cualquier locura arcana. Así pues, aparte de narrarnos unos horrores indrescriptibles, Bob Howard también tiene que lidiar contra la burocracia del departamento (desde las justificaciones por gastos de viajes, hasta los cursos de formación subvencionados).

Esta mezcla, extraña, que por un lado te introduce de lleno en una aventura de horror cósmico y por otra te refrena con escenas de sit-com es uno de los puntos a favor de la novela pero también un enfoque que te sorprende y que te rompe un poco las expectativas. Digo esto porque si bien, el lenguaje que utiliza el autor es muy ameno, lleno de ironías y capaz de sacarte una sonrisa en plena acción tensa, también es verdad que es capaz de ralentizar un poco el ritmo. Y es que el lector posiblemente espera más acción y más escenas que puedan alterar nuestra percepción de la realidad de las que encontramos en primera instancia.

El archivo de atrocidades es pues una gran idea que de forma irremediable nos recuerda a la fantasía historia que nos acercaba la novela Declara de Tim Powers (y en la que el mismo autor se refiere al apéndice). Quizás la ambientación en plena guerra fría de aquella aventura de Tim Powers estuviera mejor conseguida pero me decanto más por este estilo sardónico y medio humorístico que utiliza Stross (y que contrasta con otros homenajes a Lovecraft y los mitos de Cthulhu que he leído últimamente como la seria Agentes de Dreamland).

Quizás lo que me ha costado más entrar de lleno en el mundo de los demonios, de los portales dimensionales o los mitos de horror cósmico es la manera con que nos lo plantea el autor: Sin miramientos y sin explicaciones previas. Lo más frustrante, sin embargo, es que a medida que avanza la novela tampoco te resuelve demasiado estas dudas, simplemente las toca de forma superficial y lo que sorprende aún más es que continuamente se estén utilizando métodos tan convencionales como las matemáticas y la informática para ayudar a resolver los casos, conjuntamente con magia, o las invocaciones. Como decía, me entusiasma la mezcla pero también me hubiera gustado que el autor hubiera definido mejor algunas reglas o que nos hubiera puesto en situación de cómo se unen estas disciplinas tan diferentes. A veces la jerga informática puede resulta tediosa y no siempre podemos asociarla bien con la aventura que se nos está narrando.

Así pues, mi impresión es algo contradictoria. Por un lado el trabajo de la editorial Insólita para rescatar del olvido esta serie de cuentos y novelas, los llamados Expedientes de la lavandería, es fantástico. También quiero insistir que apruebo el concepto de mezclar horror cósmico, informática, magia, matemáticas y mucha ironía, pero también pienso que a este primer volumen le falta un poco de mano izquierda para con el lector por parte de un autor que ataca sin miramientos y que nos deja un poco sobresaturados. Sin embargo, creo que es una primer volumen notable y que gustará a todos aquellos a quienes no les de miedo enfrentarse a una mezcla de géneros tan diferentes como la fantasía, la ciencia ficción y las novelas de espías.

Creo que en inglés llevan ya siete u ocho volúmenes. Esperemos que la editorial continúe apostando por Stross y Los expedientes de la lavandería!

Eloi Puig, 11/06/2018

 

Premios:

2005 Hugo por "La jungla de cemento"

Búsqueda:
 
   
  Creative Commons License
Este texto está bajo licencia de Creative Commons.